Navegación – Mapa del sitio
Évènements

Coloquio Internacional: «Extremo Occidente y Extremo Oriente. Herencias asiáticas en la América Hispánica y huellas latinoamericanas en el Extremo Oriente»

Lima, 5 y 6 de julio de 2012
Georges Lomné
p. 311-316

Texto completo

1Este coloquio se dio lugar el jueves 5 de julio en el Instituto Riva-Agüero de Lima y prosiguió el viernes 6 de julio en el Instituto Raúl Porras Barrenechea. Fue convocado y coordinado por Axel Gasquet, en nombre de la Universidad Blaise Pascal de Clermont-Ferrand, y Georges Lomné, en nombre del IFEA (UMIFRE 17, CNRS-MAE). Logró reunir a 9 conferencistas y moderadores de 3 países, y contó con el auspicio del Instituto Riva-Agüero.

2Georges Lomné explicó primero cómo la idea del encuentro había resultado de unas conversaciones con Axel Gasquet, en Lima, unos tres años atrás. Axel Gasquet tenía el afán de abrir hacia el Perú sus reflexiones sobre el Orientalismo (Gasquet, 2007) y Georges Lomné, vinculado al equipo de trabajo de Serge Gruzinski y Carmen Salazar sobre la «americanización del mundo» (MASCIPO, UMR 8168: «Mondes Américains, Sociétés, Circulations, Pouvoirs (XVème-XXIème siècle»), contemplaba la posibilidad de un coloquio en el cual se tratara más específicamente de los contactos e hibridismos culturales entre la América andina y el Asia nororiental. En rigor, la idea de abrir el diálogo entre estas dos áreas culturales cobra sentido dentro del contexto de deslice del epicentro del «espacio-mundo» hacia el Pacífico. Sin embargo, no cabe duda sobre la antigüedad de estas interacciones (Iwasaki, 2005; Gruzinski, 2012), ajenas a la sempiterna valoración del espacio atlántico. En el marco de este congreso se decidió limitar la problemática a los siglos XIX y XX.

3El director del IFEA recalcó que, en noviembre de 2008, con ocasión del congreso: «A contracorriente: Europa tributaria de América», ya se había reflexionado en el Instituto sobre el paso del paradigma de una historia de las «influencias» y «modelos» al paradigma de una historia de las «transferencias» culturales (Lomné, 2008) que enfatizara mediadores y actores. Por ende, se quiso asociar esta vez disciplinas muy diversas que nutrieran una renovada historia cultural del nexo transpacífico. La dificultad residía en las asimetrías que brindaban los estudios disponibles. Si existen numerosos trabajos sobre el impacto de la presencia nororiental en el Perú —la migración china y japonesa ha sido ampliamente estudiada, en su dimensión humana y material— pocos se interesan en la introducción de estilos musicales o literarios. Tampoco se dispone de suficientes trabajos sobre los relatos de viajes hispanoamericanos a Asia. Empero, existen mayores vacíos aún en cuanto al estudio de la influencia hispanoamericana en el Asia nororiental. O en cuanto a la visión que tuvieron chinos y japoneses del mundo andino, ya que la mayoría de trabajos existentes han rastreado sobre todo la percepción de México por los japoneses desde la Edad Moderna. En suma, Georges Lomné subrayó la amplitud del campo de investigación: convendría, por ejemplo, estudiar el impacto cultural del Tango y el Bolero en el Japón de los años 1930 a 1950 como en el cine de Wong Kar-Wai.

Instituto Riva-Agüero. Ponencia de Oswaldo Reynoso Díaz. De izquierda a derecha: Oswaldo Reynoso Díaz, Rosa Núñez Pacheco, Elza Hatsumi Tsuzuki

4Axel Gasquet recalcó luego la antigüedad de los contactos entre el mundo andino y el Extremo Oriente gracias al galeón de Manila. Este lazo comercial permitió un verdadero intercambio cultural a partir de 1565, que logró instalar a la América hispana en un rol de mediador entre Asia y Europa. De esta suerte, el «Extremo Occidente», tal como Blaise Cendras ya lo nombró en los años 1920, daba la cara a un «Extremo Oriente». La interrupción del galeón de Manila a partir de 1815 cortó este lazo e hizo ajenas, nuevamente, estas dos partes del mundo. No fue sino a mediados del siglo XIX que el contacto fue reanudado, ignorando gran parte de su historia pasada y siendo regido por marcos culturales elaborados en Europa: el japonismo, entre otros. Axel Gasquet propuso luego tres premisas para la reflexión: 1) Estudiar estas relaciones desde una perspectiva de Sur a Sur, que permitiera sustraerse al debate poscolonial; 2) contemplar a los fenómenos de «americanización» de la Asia nororiental, en la vena de los trabajos de Serge Gruzinski; y 3) volver a pensar las nociones mismas de Extremo Oriente y América en el contexto de una nueva historia cultural. Axel Gasquet terminó subrayando que se debía evitar el carácter demasiado comunitarista de los análisis de los cuales ya disponemos, muy en particular acerca de chinos y japoneses en el Perú.

5Como primer ponente, el escritor arequipeño Oswaldo Reynoso Díaz brindó un testimonio personal sobre: «La enseñanza del español en China». El autor de Los Eunucos inmortales narró su estadía de 12 años en China, de 1977 a 1989, al servicio de la agencia de noticias Xinhua (Nueva China) y como profesor de español en Pekín. Para empezar, describió el contexto de la enseñanza del español en aquel entonces. Muchos de los docentes que oficiaban en los «institutos de idiomas extranjeros» eran antiguos republicanos españoles que Stalin había mandado a China. En cuanto a los hispanoamericanos, muchos eran de origen peruano y habían sido profesores de la Cantuta o de la Universidad de San Marcos. Reynoso explicó luego en qué consistía su trabajo en Xinhua, a saber hacer entender por los hispanohablantes, textos ya traducidos al español por los redactores chinos. En palabras más triviales, volver a nombrar «Cielito lindo», ¡lo que los chinos designarían como «Firmamento bonito» durante una memorable visita oficial del presidente mexicano en Pekín! Este ejemplo ilustra sobremanera el problema de la traductibilidad. Peor en un contexto de control ideológico sumamente rígido, y cuando muchos textos eran traducidos con la mediación de otro idioma, fuera el inglés o el francés. En conclusión, el escritor recalcó la ausencia de buenas traducciones del chino al español. He aquí, según dijo, una de las principales razones del menor conocimiento que se tiene de China en Hispanoamérica. Élodie Brun (Instituto de Estudios Políticos de París, CERI) trató luego del tema de las «Relaciones Sur-Sur como factor estratégico para los nuevos actores latinoamericanos: el caso de los coolíes». Presentó a grandes rasgos el «fenómeno de los coolíes». Un fenómeno cuya mayor intensidad se situó de 1847 a 1881 y apareció, de cierta manera, como de transición entre el sistema meramente colonial y la evolución posterior de los latifundios. La expositora comparó principalmente los casos de Cuba y del Perú, para valorar los rasgos neocoloniales de este tipo de explotación laboral. Terminó su ponencia recalcando la activa participación del gobierno chino a través de la firma de acuerdos internacionales con España, el Perú, México y Brasil, que propiciaron este fenómeno a gran escala hasta finales del siglo XIX. Tito Cáceres Cuadros (UNSA, Arequipa) intervino después para tratar de «Carlos De la Riva: el deslumbramiento de un artista ante Oriente». Por ende, centró su comunicación sobre el relato de viaje Donde nace la aurora. Estampas de la nueva China, que De la Riva publicó en 1961 luego de su viaje por Oriente en 1959. La Riva ha brindado el testimonio de un artista «comprometido», que apelaba a comparar dos mundos y analizaba de paso la realidad china. En suma, se trató de un verdadero «deslumbramiento» que lo llevó a ilustrar su obra de numerosos dibujos a tinta. Tito Cáceres se empeñó luego en comparar la obra de Carlos De la Riva con la de César Guardia Mayorga: De Confucio a Mao Tse-Tung (Guardia Mayorga, 1960). Ambos autores buscaban establecer puentes entre el confucionismo y el socialismo pero sin caer en la «irrealidad literaria de Malraux» (De la Riva, 1961: 59).

6El viernes 6 de julio, Axel Gasquet inauguró las sesiones del congreso en el Instituto Raúl Porras Barrenechea, con una nutrida ponencia sobre: «Fuego y revolución en el Extremo Oriente: los reportajes de Ramón B. Muñiz Lavalle en Filipinas, Japón, China y Manchuria (1930-1936). Este prolífico periodista y diplomático argentino ha dejado tres libros que constituyen un extraordinario testimonio sobre el Extremo Oriente de los años 1930: Japón ante el mundo (1933); El Extremo Oriente en Revolución (1935) y Filipinas y la guerra del Pacífico (1936). Muñiz, a los 19 años, había ido a cubrir la campaña de Manchuria y, muy a contracorriente, llegó a mostrarse favorable a la invasión japonesa, denunciando la soberbia y el racismo occidental frente a pueblos «más íntegros». En la misma vena, acusaba Occidente de forzar el Japón a la guerra. En su libro sobre Filipinas, también denunciaría las maniobras norteamericanas en 1898, hasta condenar a Emilio Aguinaldo como «traidor» a su país. No conformista en sus opiniones, el prototipo del «hombre nuevo» tal como lo soñaba la república española —así lo presentó Manuel Abril en el ABC de Madrid— era un profundo demócrata. El drama personal que vivió durante la invasión de Hong Kong por los japoneses, en diciembre de 1941, cuando se encontraba en esta ciudad de cónsul de Argentina, lo conduciría a denunciar las atrocidades japonesas y a trabajar luego por el War Office norteamericano. Como en el caso de Carlos De la Riva, gran parte del legado de Muñiz reside en sus dibujos, firmados bajo el seudónimo de Billiken. En 1933, los de su primer libro salieron también publicados en el Nichi Nichi Shimbun de Tokio… Una prueba, entre otras, del extraordinario interés que despertó su mirada para los mismos que estaba observando Elza Hatsumi Tsuzuki (IFEA, Lima) trató luego del tema: «Música y danza: tradición y evolución a través de los inmigrantes japoneses en el Perú». Recalcó primero la dificultad de tal investigación: las huellas culturales son más tenues que otras y obligan a un dificultoso rescate de la memoria oral. La destrucción voluntaria de gran parte de los archivos de la comunidad japonesa del Perú, en 1942, tampoco ayuda a reconstruir este tipo de historia. Hacia 1916, aparece la primera huella de una representación teatral japonesa en el teatro «Buenos Aires» de Lima. En los años siguientes se desarrolló este tipo de espectáculos a partir del teatro «Maxi» y de la música de Okinawa a partir del «Jardín Perú», ambos situados en Lima. Hatsumi Tsuzuki enfatizó también el papel desempeñado por Ryotoku Taira, gran bailarín que llegó al Perú en 1914 y formó a muchos discípulos. Su hermano, Ryojin, llegaría en 1918 y sería el primer artista profesional japonés residente en el Perú. Es de anotar que la música propiamente japonesa, a base de koto, se desarrolló a partir de 1935. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Rôkyoku (poesías cantadas y acompañadas con shamisen) fue el único género musical que logró desarrollarse. La figura más famosa de la comunidad artística japonesa fue entonces el bailarín Miezo Toma, que actuaba como onnagata (un actor masculino que estiliza la feminidad a través de sus ademanes). Hatsumi Tsuzuki concluyó su ponencia enfatizando la peruanización actual de la comunidad nissei y la recién introducción de un festival de Marinera en el Japón que simbolizó el inicio de una transferencia cultural inversa, a los 110 años de la llegada del primer barco de inmigrantes al Perú.

7El doctorante Edgar Genaro Deza Alejo (UNSA, Arequipa) dio luego una ponencia sobre el tema: «El Cuerpo y el Rostro en El Sexto de José María Arguedas. El caso particular del japonés». Estudió la metáfora solar del rostro del japonés en esta novela de Arguedas situado en el penal limeño de El Sexto y la temática del contacto con el cuerpo, estableciendo nexos con la obra del poeta peruano José Watanabe. Víctima de vejaciones físicas de parte de un negro corpulento, Puñalada, y de otros prisioneros, el japonés termina muriendo. Mauricio Baros Towsend (Universidad de Chile, Centro de Estudios Árabes) trató luego de: «James Mac Neill Whistler en Chile: los orígenes del japonismo pictórico». Este famoso pintor norteamericano es considerado como uno de los padres del Japonismo (Daubler-Hauschke & Brunner, 2009). Desde 1864, empezó a introducir numerosos biombos, abanicos japoneses y porcelanas chinas en sus pinturas. Este mismo año pintó The Princess from the Land of Porcelain. En 1865, con ocasión de la guerra entre España y Chile, se rindió a Valparaíso donde se dedicó al tráfico de armas. Este viaje cambió su manera de pintar de manera radical y lo inclinó a integrar mayor influencia oriental. Así lo atestiguan sus paisajes japonistas: Crepuscule in Flesh Color and Green: Valparaíso, 1866; Nocturne - the Solent, 1866; Nocturne in Blue and Gold Valparaiso Bay, 1866. Por lo tanto, podemos considerar aquí la influencia de su estadía en Chile sobre una corriente artística que floreció en Europa sobre todo de 1880 a 1890. Los pintores chilenos posteriores rendirán tributo a Whistler, propagando a su turno el japonismo pictórico. Rosa Núñez Pacheco (UNSA, Arequipa) concluyó el coloquio con una exposición sobre «La inmigración japonesa en el Perú vista por una mujer Nikkei: Doris Moromisato». Esta poetisa y ensayista nació en 1962 dentro de una familia okinawense que había llegado al Perú en los años 1930. En su libro Okinawa. Un siglo en el Perú (2006), Moromisato distingue tres generaciones de mujeres: las mujeres Issei, de primera generación, que construyeron el mundo simbólico de la comunidad; las mujeres Nissei, de segunda generación, que empezaron a integrar el modelo católico y las mujeres Sanssei, nacidas después de 1960, que empezaron a trabajar y a integrarse a la vida social. Rosa Núñez exploró luego la poesía de Doris Moromisato, a partir de dos poemarios, Morada donde la luna perdió su palidez (1988) y Diario de la mujer es ponja (sic) (2004), y recalcó la postura crítica de la autora hacia la comunidad Nikkei del Perú.

8En resumidas cuentas, este coloquio dio interesantes luces sobre la percepción de China y del Japón por los latinoamericanos en el siglo XX y permitió escudriñar varios aspectos de la presencia cultural japonesa en el Perú. La ausencia de Isabelle Lausent-Herrera (CNRS-CREDA), por imperiosas razones de salud, nos privó de su criterio sobre «La construcción y la evolución de la identidad de los Tusanes (o peruanos-chinos) a través de sus dos revistas: ‹Oriental› e ‹Integración›». Se debe lamentar también la ausencia de comunicaciones sobre el siglo XIX y sobre la percepción de Latinoamérica que han tenido desde hace dos siglos chinos y japoneses desde la lejana Asia. Un futuro coloquio proveerá seguramente a ello.

Inicio de página

Bibliografía

DAUBLER-HAUSCHKE, C. & BRUNNER, M., 2009 – Impressionismus und Japanmode: Edgar Degas, James Mcneill Whistler, 208 pp.; Petersberg: Michael Imhof Verlag.

DE LA RIVA, C., 1961 – Donde nace la Aurora. Estampas de la Nueva China, 136 pp.; Arequipa: Edic. Nueva Era.

GASQUET, A., 2007 – Oriente al sur. El orientalismo literario argentino de Esteban Echeverría a Roberto Arlt, 339 pp.; Buenos Aires: Eudeba.

GRUZINSKI, S., 2012 – L’Aigle et le Dragon. Démesure européenne et mondialisation au 16e siècle, 350 pp.; París: Fayard

GUARDIA MAYORGA, C., 1960 – De Confucio a Mao Tse-Tung. De feudo a la Comuna Popular, 322 pp.; Lima: Imprenta Minerva.

IWASAKI CAUTI, F., 2005 – Extremo Oriente y el Perú en el siglo XVI, 340 pp.; Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial.

LOMNÉ, G., 2008 – Reseña del evento: Seminario internacional: «A contracorriente: Europa tributaria de las Américas». Fondo d’Alembert, 2008. Lima, 25 y 26 de noviembre de 2008. Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines, 37 (3): 578-580.

MOROMISATO MIASATO, D., 1988 – Morada donde la luna perdió su palidez, 32 pp.; Lima: Cuarto Lima Editores.

MOROMISATO MIASATO, D., 2004 – Diario de la mujer es ponja, 94 pp.; Lima: Centro cultural Flora Tristán.

MOROMISATO MIASATO, D. & SHIMABUKURO INAMI, J., 2006 – Okinawa. Un siglo en el Perú, 110 pp.; Lima: s. l.

MUÑIZ LAVALLE, R. B., 1933 – Japón ante el mundo, 241 pp.; Manila.

MUÑIZ LAVALLE, R. B., 1935 – El Extremo Oriente en Revolución: Reportaje sobre los problemas políticos, económicos y sociales del Japón, China. Manchukuo, Filipinas y Malaya, 372 pp.; Madrid: Bolaños y Aguilar, talleres gráficos.

MUÑIZ LAVALLE, R. B., 1936 – Filipinas y la guerra del Pacífico: Reportaje sobre los problemas políticos, económicos y sociales de Filipinas y el imperialismo asiático de Estados Unidos, 391 pp.; Madrid: Prieto.

REYNOSO DÍAZ, O., 1995 – Los eunucos inmortales, 252 pp.; Lima: Peisa.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Instituto Riva-Agüero. Ponencia de Oswaldo Reynoso Díaz. De izquierda a derecha: Oswaldo Reynoso Díaz, Rosa Núñez Pacheco, Elza Hatsumi Tsuzuki
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/680/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 507k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Georges Lomné, « Coloquio Internacional: «Extremo Occidente y Extremo Oriente. Herencias asiáticas en la América Hispánica y huellas latinoamericanas en el Extremo Oriente» », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 41 (2) | 2012, 311-316.

Referencia electrónica

Georges Lomné, « Coloquio Internacional: «Extremo Occidente y Extremo Oriente. Herencias asiáticas en la América Hispánica y huellas latinoamericanas en el Extremo Oriente» », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 41 (2) | 2012, Publicado el 01 diciembre 2012, consultado el 21 julio 2017. URL : http://bifea.revues.org/680 ; DOI : 10.4000/bifea.680

Inicio de página

Autor

Georges Lomné

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CNRS
  • Logo Ministère des affaires étrangères
  • Revues.org