Navegación – Mapa del sitio

La Mitigación de heladas en los camellones del altiplano andino

L’atténuation des gelées dans les ados de l’altiplano andin
Frost Mitigation in the raised fields of the andean altiplano
Jean-Paul Lhomme y Jean-Joinville Vacher
p. 377-399

Resúmenes

El sistema de camellones o “waru warus” es una antigua técnica agrícola de manejo del suelo y del agua. En los tiempos prehispánicos era muy frecuente en la región del lago Titicaca. Consiste esencialmente en una serie de plataformas de tierra rodeadas por canales de agua. Las plantas se cultivan sobre las plataformas y el nivel del agua en los canales puede controlarse a través de entradas y salidas de agua. Un beneficio importante y ampliamente reconocido de este sistema de manejo en el altiplano es su contribución a la mitigación de heladas nocturnas durante la campaña agrícola. Con el objetivo de cuantificar este fenómeno y describir los procesos físicos responsables de la mitigación, se ha realizado un experimento en la región del lago Titicaca sobre un sistema de camellones cultivado con papas comparándolo con una parcela “testigo” en la “Pampa”. Se presentan resultados experimentales que evidencian por una parte, el valor elevado de la temperatura del agua con respecto a la del cultivo sobre las plataformas, y por otra, una temperatura de cultivo siempre mayor (1-2 grados) en los camellones que en la Pampa. Conjuntamente se presenta un modelo mecanístico adaptado de un esquema de transferencia bicapa de tipo “Shuttleworth-Wallace” (una capa de vegetación y un sustrato de agua). El modelo precisa el papel que juegan los canales en la dinámica del calor y por lo tanto en la variación de la temperatura del cultivo durante la noche. El efecto de mitigación se debe al flujo de calor que emana del agua y a menudo también a la condensación del vapor de agua sobre las hojas del cultivo. Utilizando el modelo de manera predictiva, se muestra que canales más anchos o plataformas más estrechas tienen un impacto positivo sobre la temperatura mínima del cultivo alcanzada durante la noche. Aumentar la profundidad del agua mejora también la mitigación de heladas, pero a la inversa, un canal más profundo (con el mismo nivel de agua) tiene un impacto negativo. Aumentar el índice de área foliar (LAI) o la altura del cultivo tiene un efecto positive sobre la mitigación de heladas (el beneficio marginal, sin embargo, es muy pequeño cuando el índice foliar supera el valor 1). Mayor velocidad de viento o mayor humedad relativa incrementa también el efecto de mitigación de heladas.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1La agricultura en el altiplano de Bolivia y Perú se enfrenta a muy severas condiciones climáticas. Ubicada a más de 3800 m sobre el nivel del mar, esta región se caracteriza por sequías, heladas y granizadas frecuentes en el transcurso del crecimiento de los cultivos, de octubre a abril. Las poblaciones nativas, sin embargo, fueron capaces de desarrollar una agricultura próspera gracias a técnicas específicas adaptadas a las condiciones locales (tales como los andenes), en complemento a un control vertical de un máximo de pisos ecológicos (Murra, 1975) y al uso de la biodiversidad de cultivos andinos (Vacher, 1998). Dentro de estas técnicas existe un sistema particular de manejo del suelo y del agua, llamado “camellones” o “campos levantados” (“raised fields” en inglés y “ados” en francés). En Quechua se lo denomina “waru waru” y en Aymara “suka kollo”. Estos camellones, la infraestructura agrícola más antigua en América del Sur (Erickson, 2000), consisten en una serie de plataformas de tierra rodeadas por canales de agua y ordenadas en haces de hileras paralelas entre sí. Se construyen cavando canales y redistribuyendo la tierra en forma de plataformas sobre-elevadas con respecto a la superficie original del suelo (Fig. 1). Los cultivos se instalan sobre las plataformas de tierra y los canales circundantes están conectados con entradas y salidas de agua (Canahua & Larico, 1992). La mayor extensión de antiguos camellones se encuentra en la región del lago Titicaca, con más de 100 000 ha (Díaz & Velázquez, 1992) a una distancia no mayor de 30 km de sus riberas, frecuentemente limitada a zonas bajas con riesgo de inundación. Hubo diferentes épocas de construcción, desde el primer milenio AC, con diferentes épocas de abandono, posiblemente relacionadas con factores políticos y climáticos (Erickson, 1988; Bouysse et al., 1992). En la región de Tiahuanacu, por ejemplo, los camellones fueron abandonados alrededor de 1000 años DC, después de haber hecho posible el establecimiento de una densa población. En los últimos años, sin embargo, se ha desarrollado programas para la re-introducción y reconstrucción de estos sistemas de camellones, tales como el Programa Interinstitucional de Waru Waru (PIWA) bajo los auspicios del Proyecto Especial Binacional Lago Titicaca (PELT) (Canahua & Larico, 1992). Se ha comprobado que esta rehabilitación no necesita cuantiosas inversiones. Los camellones servían y sirven aún para cultivos tradicionales: tubérculos como la papa, la oca (Oxalis tuberosa) y granos como la quinoa (Chenopodium quinoa) y la cañihua (Chenopodium pallidicaule). Varias clasificaciones han sido propuestas para describir los sistemas de camallones. El programa PIWA los clasifica según la fuente de alimentación de agua en: fluviales, pluviales, lacustres, freáticos y mixtos (Cari & Camacho, 1992). Smith et al. (1968) proponen una clasificación basada en la morfología de los camellones: damero (haces de surcos formando ángulos rectos con los adyacentes), patrón represado (grupos de camellones rodeados por bajas represas), patrón linear (camellones largos paralelos entre sí), patrón escalera (con plataformas en figuras alargadas en forma de escalera), patrón peinado (los camellones convergen hasta cegar los surcos intercalados dando la impresión de una horquilla o peine). Cabe señalar también en esta clasificación un sistema particular de cultivo que se asemeja a los camellones: el sistema de cultivo en laguna o qocha. Se encuentra esencialmente en el altiplano del sur del Perú, en el departamento de Puno: son áreas de cultivo en forma de depresiones que almacenan el agua de las lluvias y se secan en el invierno. Tienen dos diseños básicos, circular o rectangular, y las aguas se manejan por un canal de desagüe (Flores & Paz, 1986).

Fig. 1 – Vista de camellones en la región del Lago Titicaca

Fig. 1 – Vista de camellones en la región del Lago Titicaca

2La primera función de los camellones es evidentemente el control del agua y el aprovechamiento de las tierras pantanosas o inundables, como las que se encuentran cerca de lagos o ríos. No obstante, suministran otros beneficios tales como el riego durante períodos de sequía (superficial por acción manual del hombre o sub-superficial por infiltración lateral pasiva en el suelo a partir de los canales), la mitigación de heladas durante noches con enfriamiento radiativo y la producción de abono natural (Erickson, 1986a; 1986b; Grace, 1988). Para Smith et al. (1968) no es tan claro si fueron construidos para lograr el drenaje o la conservación del agua con vista a la irrigación o la mitigación de heladas. La conservación del agua es importante para poder regar en caso de déficit de lluvia y sembrar en la época más propicia, ya que los riesgos de sequía son muy altos en la región, así como los de heladas que destruyen los cultivos durante la estación de crecimiento. Si el proceso de riego superficial en los camellones por gravedad o por capilaridad es evidente, el mecanismo físico responsable del efecto de mitigación de heladas no es tan claro. Al menos tres mecanismos han sido avanzados para explicar la mitigación de heladas. Kolata & Ortloff (1989) sugieren que la causa principal es la transferencia de calor por conducción en el suelo de los canales hacia las plataformas. Algunos autores (Riley & Freimuth, 1979; Morlon, 1992) consideran que es el drenaje de aire frío de las plataformas hacia los canales que constituye el proceso físico principal responsable de la mitigación de heladas:

“La diferencia de niveles (altura) entre camellones y canales permite que las masas de aire frío, por su mayor densidad y peso, se deslicen del terraplén al canal” (Cari & Camacho, 1992).

3Para este propósito, cabe señalar sin embargo que la presencia de agua en los canals no es necesaria. No obstante la mayoría de los autores acuerdan considerar que la mitigación de heladas es principalmente la consecuencia del calor liberado por el agua en el aire (Smith et al., 1968; Erickson, 1986a; Morris, 1999). El agua de los canals actuaría como un amortiguador térmico, que evita o atenúa los efectos de las heladas. La cantidad importante de calor almacenada dentro de los canales durante el día, debido al calor específico elevado del agua y la intensa radiación solar, sería responsable de este efecto. El reciente y detallado estudio experimental de la dinámica del calor en los camellones por Sánchez de Lozada et al. (1998) confirma este hipótesis. Muestra claramente que el efecto de mitigación de heladas es esencialmente la consecuencia de procesos aéreos relacionados con la circulación del aire durante la noche de los canales hacia las plataformas.

4El objetivo principal del presente estudio es el análisis de los procesos físicos responsables de la mitigación de las heladas radiativas en el sistema de camellones. Se presentan a la vez datos experimentales que complementan los de Sánchez de Lozada et al. (1998) y un modelo mecanístico que simula las transferencias de calor sensible y de vapor de agua (calor latente) dentro del sistema. En este sentido, el estudio constituye una extensión directa de la investigación reportada en el documento citado. El artículo consta de tres secciones principales. La primera sección presenta el experimento y analiza los datos obtenidos. La segunda detalla el modelo micrometeorológico y compara los datos simulados con los datos medidos. La tercera parte es dedicada a las predicciones del modelo, es decir, al efecto sobre la mitigación de heladas de la geometría de los camellones, de las características del cultivo y de las condiciones meteorológicas.

1. Estudio experimental

1. 1. Condiciones experimentales

5Experimentos micrometeorológicos sobre camellones tuvieron lugar en 1994 y 1995 en el altiplano boliviano cerca del lago Titicaca. Los campos experimentales se ubicaban sobre un terreno relativamente plano, perteneciente a CORDEPAZ (Corporación del Desarrollo de La Paz), en Kallutaca (16°30' de latitud, 68°18' de longitud), a aproximadamente 40 km de La Paz y 15 km de la orilla del lago, y a una altura de aproximadamente 3850 m sobre el nivel del mar. La precipitación media annual es de 590 mm, 80% de la lluvia cayendo durante la temporada de cultivo, de noviembre a abril. Las heladas pueden ocurrir casi todo el año. Los suelos son francoarcillosos a arcillosos. Alrededor de ocho hectáreas de camellones de tipo lineal-fluvial fueron construidos entre 1992 y 1994. La red de canales estaba conectada con el río Sini ó 4 días. Una parcela de control, llamada parcela de la “Pampa”, estaba ubicada a 300 m de las parcelas de camellones. A fin de tener las mismas condiciones meteorológicas sobre ambas parcelas, se evitó toda heterogeneidad topográfica entre los dos sitios. Los camellones, con una orientación Norte-Sur, tenían una longitud de 50 m. El ancho de la plataforma (wc) era de 4 m y el del canal (ww) de 2 m. La profundidad de los canales (dca) era de 1,2 m, con una sección aproximadamente rectangular y con una profundidad mediana del agua (dw) de 0,8 m. Los experimentos se realizaron al final de la campaña agrícola, durante los meses de marzo y abril, período durante el cual las heladas radiativas generan daños muy severos.

6Al inicio de noviembre se sembró un cultivo de papa (Solanum tuberosum ssp andigena var Sani Imilla) en la parcela de camellones y en la parcela de control (Pampa). En la época de las mediciones, el cultivo tenía sobre ambos sitios una altura media de 0,5 m con un LAI alrededor de 2. Durante los dos años, no hubo efecto de sequía perceptible sobre la parcela de la Pampa debido a una estación de lluvia relativamente abundante. Se colocó una estación meteorológica Campbell Scientific en el medio de cada sitio (camellones y parcela de control) para medir la temperatura del aire (Ta), la humedad del aire (ha) y la radiación solar a una altura de 2 m sobre el nivel del suelo. Se usaron sensores de humedad relativa Vaisala HMP35C-L. Las diferencias en los valores registrados en ambos sitios siendo muy pequeñas, se utilizaron sistemáticamente, como referencias climáticas, los promedios de los dos valores de Ta y ha. La velocidad del viento (ua) a la altura de referencia se midió solamente el segundo año sobre el sitio principal (camellones) con un anemómetro Victor (tipo A 100R). Ambos años, se midieron las temperaturas del aire dentro del cultivo (Ta10) a una altura de 10 cm en cada sitio, cada vez con dos replicas, utilizando sondas de temperatura de tipo Campbell Scientific 107B. El segundo año, se midió también la temperatura del agua (Tw10) por medio de dos de estos sensores colocados 10 cm bajo la superficie del agua. Los datos estaban registrados cada minuto y promediados sobre periodos de 15 minutos por medio de dos “data loggers” (Campbell Scientific CR10). No se midió ninguna radiación nocturna, pero según du Portal (1993) el déficit radiativo promedio durante noches de heladas en el altiplano avecina generalmente los - 75 W m-2.

1. 2. Resultados experimentales

7Las figuras 2a y 2b representan dos series temporales, obtenidas en 1994 y 1995, de la temperatura mínima diaria del cultivo de papa (Ta10) medida en los camellones y en la Pampa (de hecho la temperatura del aire a una altura de 10 cm). En 1994, la serie evoluciona aproximadamente entre 0°C y -10°C: la temperatura mínima en la Pampa es casi siempre inferior de 1-2 grados a la misma temperatura medida en los camellones. El efecto de mitigación es evidente pero no sobrepasa los dos grados. En la serie de 1995, con temperaturas menos bajas (entre 0°C y - 4°C), el efecto permanece pero es menos pronunciado, del orden de 1ºC. Estos datos concuerdan con los resultados obtenidos en la región altiplánica por Churra et al. (1992), Duran (1992) y Sánchez de Losada et al. (1998). La figura 3 muestra, para una noche característica en 1995, la variación temporal de la temperatura del cultivo (Ta10) medida en los campos levantados y la misma temperatura medida en la parcela de control. Durante la segunda mitad de la noche, la temperatura del cultivo se encuentra sistemáticamente más alta en el sistema de camellones, resaltando claramente así su papel de mitigación de heladas. En las figuras 4a y 4b se ve claramente que durante toda la noche la temperatura del agua está mucho más alta que la temperatura del aire, sea al nivel de referencia climática o al nivel del cultivo con una diferencia del orden de 10 ºC. Existe por consiguiente una transferencia de calor en el aire del agua de los canales hacia el cultivo. Sánchez de Lozada et al. (1998) demonstraron experimentalmente que la transferencia de calor ocurre esencialmente en el aire y no en el suelo: el flujo de calor en el suelo, de los canals hacia las plataformas, no es suficiente como para contribuir de manera significante al efecto de mitigación de heladas.

Fig. 2 – Comparación de la temperatura mínima diaria del cultivo (Ta10) en los camellones y en la Pampa: a) serie temporal en 1994 (23 de abril - 10 de mayo); b) serie temporal en 1995 (30 de marzo - 11 de abril)

Fig. 2 – Comparación de la temperatura mínima diaria del cultivo (Ta10) en los camellones y en la Pampa: a) serie temporal en 1994 (23 de abril - 10 de mayo); b) serie temporal en 1995 (30 de marzo - 11 de abril)

Fig. 3 – Para un día típico (5 de abril de 1995), variación nocturna de la temperatura del cultivo (Ta10) medida en el sistema de camellones comparada con la misma temperatura medida en la parcela de control (Pampa)

Fig. 3 – Para un día típico (5 de abril de 1995), variación nocturna de la temperatura del cultivo (Ta10) medida en el sistema de camellones comparada con la misma temperatura medida en la parcela de control (Pampa)

Fig. 4 – Variación nocturna de la temperatura del cultivo (Ta10), del agua (Tw) y del aire (Ta) en el sistema de camellones durante dos noches características: a) 14 de marzo de 1995; b) 9 de abril de 1995

Fig. 4 – Variación nocturna de la temperatura del cultivo (Ta10), del agua (Tw) y del aire (Ta) en el sistema de camellones durante dos noches características: a) 14 de marzo de 1995; b) 9 de abril de 1995

8La figura 5 muestra cómo el viento evoluciona entre el día y la noche. La velocidad del viento es generalmente mucho más alta de día que de noche con un valor mínimo inferior a 1m s-1 al final de la noche, cuando suelen ocurrir las heladas radiativas. El hecho que la velocidad del viento sea muy baja en la segunda parte de la noche contribuye a la ocurrencia de heladas, porque un viento fuerte tiende a favorecer la transferencia de calor del canal y del aire hacia el cultivo más frío. Cabe subrayar también que la evaporación del agua de los canales tiende a aumentar la humedad del aire y favorecer así la mitigación de heladas por el calor liberado en el proceso de condensación, sea por depósito de rocío sobre el suelo o las plantas o por la formación de niebla. Sin embargo las mediciones de humedad disponibles en el experimento (a la altura de 2 m) no permiten poner en evidencia este fenómeno.

Fig. 5 – Variación temporal de la velocidad del viento a 2 m para una serie de días consecutivos (6 de abril – 12 de abril de 1995): sobre el eje x, la marca de cada dia corresponde al inicio del dia (o h) y la marca menor corresponde a mediodia (12 h)

Fig. 5 – Variación temporal de la velocidad del viento a 2 m para una serie de días consecutivos (6 de abril – 12 de abril de 1995): sobre el eje x, la marca de cada dia corresponde al inicio del dia (o h) y la marca menor corresponde a mediodia (12 h)

2. Modelo micrometeorológico

9Presentamos en esta sección un modelo que describe las transferencias de calor y de vapor de agua dentro de los camellones de patrón lineal. Se utiliza como base el modelo de interacción vegetación-atmósfera de dos capas diseñado por Shuttleworth & Wallace (1985) y completado por Choudhury & Monteith (1988) y Shuttleworth & Gurney (1990). La capa “sustrato” representa el canal lleno de agua y la capa “vegetación” representa el cultivo que se desarrolla sobre la plataforma. La figura 6 muestra un esquema que visualiza las transferencias en el sistema. La mayoría de las ecuaciones utilizadas provienen de este modelo básico donde las transferencias convectivas se describen utilizando la teoría de la difusión turbulenta (K-theory), aún cuando el transporte turbulento dentro de la cubierta vegetal no es un proceso estricto de difusión (McNaughton & van den Hurk, 1995). Tenemos que subrayar, también, que el modelo básico de Shuttleworth-Wallace no se adapta bien al sistema de camellones si el nivel del agua dentro de los canales está demasiado bajo. Cuando es el caso, se debe tener en cuenta de una cierta manera la diferencia de nivel entre las dos superficies (suelo y agua). Este punto se discute en el anexo 2.

Fig. 6 – Esquema teórico de las transferencias de energía en un sistema de camellones

Fig. 6 – Esquema teórico de las transferencias de energía en un sistema de camellones

10El modelo con todos sus detalles matemáticos ha sido ya publicado en un artículo en inglés (Lhomme & Vacher, 2002). Consecuentemente, damos aquí solamente las ecuaciones básicas que permiten entender la estructura del modelo. Las personas interesadas en la parte de modelación podrán reportarse al artículo citado para más detalles.

2. 1. Ecuaciones básicas

11El balance de energía de la capa de vegetación se escribe de la siguiente manera

12Ac = Rn, c - Gc = Hc (+λE c) (1)

13Ac es la energía disponible del cultivo, Rn,c es la radiación neta, Gc el flujo de conduccíon del calor en el suelo, Hc el flujo de calor sensible, λEc el flujo de calor latente (de cambio de estado). Se supone que la vegetación no evapora durante la noche, lo que significa que λEc = 0. Pero, cuando la temperatura del cultivo Tc se vuelve más baja que la temperatura del punto de rocío del aire en la cubierta vegetal, puede ocurrir un depósito de rocío o escarcha. En este caso, hay que tomar en cuenta el flujo adicional de calor latente. Una ecuación similar se escribe para la capa de sustrato (agua de los canales) con el índice w (water), pero con un término adicional de evaporación nocturna. Al anochecer, el agua libre que llena los canales está generalmente mucho más caliente que el suelo y su temperatura disminuye lentamente en el transcurso de la noche como consecuencia de las pérdidas radiativas, conductivas y convectivas. En este caso, además del balance de radiación y del flujo conductivo de calor Gw (que circula del canal hacia el suelo), la energía disponible del agua (Aw) debe involucrar la variación temporal de la cantidad de calor Cw almacenada en el agua. Entonces, el balance de energía se escribe

14Podemos escribir también dos ecuaciones de conservación, que especifican que el flujo total que entra o sale del sistema es la suma de las contribuciones de cada capa. Para el calor sensible y el calor latente tenemos respectivamente

15Estas ecuaciones son detalladas en el anexo 1, los flujos convectivos siendo escritos en función de las temperaturas, presiones de vapor y resistencias siguiendo el esquema de la figura 6.

16Las energías disponibles del cultivo y del agua deben ser ponderadas por el área relativa de cada superficie (Lhomme & Chehbouni, 1999). Para un sistema de campos “infinitamente” largos con plataformas de ancho wc, bordeadas con canals rectangulares de ancho ww, el área relativa del cultivo y del agua son respectivamente wc /(wc+ww) y ww /(wc+ww). Durante la noche, suponiendo que el flujo de calor del suelo es una fracción c (c > 0) de la radiación neta, la energía disponible del cultivo se escribe (con Tc expresado en Kelvin)

17donde Ra es la radiación incidente de onda larga, εc es la emisividad del cultivo y σ es la constante de Stefan-Boltzmann. La energía disponible del agua Aw se detalla de la siguiente manera

18donde εw es la emisividad del agua, dTw/dt es la variación de la temperatura del agua por unidad de tiempo, Vw es el volumen de agua por unidad de superficie, ρw es la densidad del agua y cw es el calor específico del agua. Para un sistema de plataformas “infinitamente” largas bordeadas con canales rectangulares, Vw se escribe Vw= wwdw /(wc+ww), donde dw representa la profundidad del agua en los canales. En cuanto al flujo de calor transferido por conducción, puede escribirse

19donde Ts es la temperatura del suelo a una profundidad de referencia, suficientemente profunda para que sea considerada como constante y independiente de las fluctuaciones diarias. La temperatura Ts será considerada como igual a la temperatura media registrada a la altura de referencia (zr) encima de la cubierta vegetal, una aproximación respaldada por el análisis formal de la conducción térmica en el suelo (Monteith & Unsworth, 1990). El coeficiente de intercambio hw (por unidad de área de canal en contacto con el agua libre) será obtenido empiricamente a partir de los datos experimentales (véase la sección “Calibración y validación del modelo”). El parámetro aw representa el area relativa del canal en contacto con el agua (y por consiguiente, que intercambia calor con el suelo), expresada por aw= (ww+2dw) /(wc+ww).

20El objetivo general del modelo es de poder simular durante la noche la variación temporal de la temperatura del cultivo Tc(t) y del agua Tw(t) a partir de la variación temporal de los datos meteorológicos [i.e., Ta(t), ea(t), ua(t)] registrados a nivel de la caseta meteorológica y conociendo la temperatura inicial del agua Tw(0). Se supone que la variación correspondiente de la radiación incidente de onda larga Ra(t) está conocida, sea calculada a partir de los datos de entrada o directamente medida. Ra(t) es de hecho raramente medida per se. En el modelo se la calcula por medio de la formula propuesta por Brutsaert (1982) en función de la temperatura Ta y humedad ea del aire.

21Esta fórmula, con bases físicas, se escribe

22El parámetro μ es un coeficiente que varía con la nubosidad y que será ajustado a las condiciones experimentales (véase “Calibración del modelo”). Tiene un valor de 1,24 bajo condiciones de cielo claro y de atmósfera estándar (ea siendo expresado en hPa y Ta en K).

23El modelo presentado se articula de la siguiente manera: un sistema de 4 ecuaciones con cuatro incognitas (entre ellas Tc y Tw) se resuelve en cada paso de tiempo i. Con el fin de simplificar la resolución del sistema de ecuaciones, Tc 4 y Tw 4 en las Ecs. (4) y (5) pueden ser linearizadas. Entonces, el sistema se vuelve linear y tiene una solución algébrica simple explicitada en Lhomme & Vacher (2002). Si un depósito de rocío ocurre, la resolución del conjunto de ecuaciones no es tan evidente, porque el sistema ya no es linear. Entonces un método numérico se vuelve necesario; está también descrito en Lhomme & Vacher (2002).

24La temperatura del cultivo en los camellones (Tc), calculada de la manera descrita arriba, será comparada con la obtenida en una parcela de control en la Pampa (Tc,p), donde se encuentra el mismo cultivo pero sin canales de agua. En este caso, la temperatura Tc,p es la solución de la siguiente ecuación del balance de energía (detallada en el anexo 1)

25con los mismos símbolos que arriba, el índice p referiéndose al cultivo en la Pampa. Cuando ocurre un depósito de rocío, el término adicional de calor latente λEp debe tomarse en cuenta.

2. 2. Calibración y validación del modelo

26La comparación entre modelo y experimento se hizo con los datos de 1995, ya que en 1994 no se había registrado la temperatura del agua. De todos los datos obtenidos se utilizaron solamente las siete noches con las temperaturas mínimas más bajas, la primera siendo utilizada para calibrar el modelo. Las noches seleccionadas aparecen en la Tabla 1. Dado que experimentos anteriores habían mostrado que el cociente c del flujo de calor del suelo sobre la radiación neta del cultivo era alrededor de 0,50 durante la noche, este valor, entonces, se utilizó sistemáticamente en el modelo. En las condiciones del altiplano, alrededor de 4 000 m sobre el nivel del mar, la presión atmosférica (P) es muy baja, cerca de 650 hPa. Eso significa que la constant psicrométrica γ = Pcp /(0.622λ), que aparece en las ecuaciones del modelo, es mucho más baja que el valor común de 67 Pa °C-1. El valor correcto, utilizado aquí, es γ = 43 Pa °C-1. El coeficiente μ, que define la radiación incidente de onda larga Ra (Ec. (7)), tiene un valor que depende esencialmente de la nubosidad del cielo. Dado que no se hizó ninguna medición directa de Ra durante el experimento (tampoco estimaciones de la nubosidad), se ajustó un valor medio de μ a los datos experimentales medidos sobre el sitio de la Pampa. Para cada noche de medición, el valor medio de μ retenido es el que minimiza la RMSE (Root Mean Square Error) entre la temperatura del cultivo (Tc,p) calculada por la Ec. (8) y la temperatura del cultivo medida (Ta10). Los valores obtenidos aparecen en la Tabla 1 (más nublado está el cielo, más alto está el coeficiente μ). Otro parámetro calibrado es el coeficiente de intercambio de calor hw en la Ec. (6). Usando los datos de la primera noche (4 de marzo), la RMSE entre la temperatura del agua calculada por el modelo (Tw) y la temperatura del agua medida 10 cm debajo de la superficie (Tw10) ha sido minimizada; el valor obtenido es hw = 35 W m-2 K-1. Se dan más detalles al respecto en Lhomme & Vacher (2002).

Tabla 1 – Temperaturas del aire y del agua para cada día seleccionado de 1995. Ta es la temperatura del aire a la altura de referencia con tres diferentes índices (x: máxima diaria, n: mínima diaria, m: media diaria); Tw(0) es la temperatura del agua al inicio de la noche (19:00 h); el coeficiente μ define la radiación incidente de onda larga [Ec. (7)]

Tabla 1 – Temperaturas del aire y del agua para cada día seleccionado de 1995. Ta es la temperatura del aire a la altura de referencia con tres diferentes índices (x: máxima diaria, n: mínima diaria, m: media diaria); Tw(0) es la temperatura del agua al inicio de la noche (19:00 h); el coeficiente μ define la radiación incidente de onda larga [Ec. (7)]

27En la comparación entre el modelo y el experimento tenemos que subrayar que la temperatura del cultivo calculada (Tc) representa la temperatura media de las hojas, mientras que la temperatura “del cultivo” medida (Ta10) es en realidad la temperature del aire a una altura de 10 cm dentro de la cubierta. Las dos temperaturas no son exactamente iguales y alguna discrepancia puede existir entre las dos. La figura 7 muestra para dos noches características (5 de marzo y 2 de abril) la variación de las temperaturas del cultivo y del agua, medida y simulada por el modelo. Si la temperature del cultivo (Tc) aparece correctamente simulada, la temperatura del agua (Tw) lo es con una menor precisión. Está globalmente sobre-estimada el 5 de marzo, mientras que está subestimada el 2 de abril. La discrepancia podría explicarse por una mala estimación del coeficiente de intercambio hw en la Ec. (6), que ha sido empiricamente calibrado a partir de los datos del 4 de marzo. El coeficiente hw tiene un impacto importante sobre el valor de Tw, ya que determina la cantidad de calor perdida por el agua libre hacia el suelo. La figura 8 compara la temperatura del cultivo calculada a partir del modelo con la medida, para cada paso de tiempo (15 mn) de las seis noches de mediciones. La línea de regresión forzada por el origen es Tc = 1,07 Ta10 con R2 = 0,95 y la RMSE (Root Mean Square Error) es igual a 0,78°C. Son resultados que podemos considerer como satisfactorios. Hay que subrayar que una relación muy estrecha existe entre la temperatura del cultivo y la temperatura del aire (Ta10 = 0,94 Ta -1,67 con R2 = 0,92), lo que significa que la mayor parte de la variación de la temperatura del cultivo se debe a la variación de la temperatura del aire.

Fig. 7 – Variación temporal de las temperaturas del cultivo y del agua durante dos noches, medida y simulada por el modelo: a) 5 de marzo de 1995; b) 2 de abril de 1995

Fig. 7 – Variación temporal de las temperaturas del cultivo y del agua durante dos noches, medida y simulada por el modelo: a) 5 de marzo de 1995; b) 2 de abril de 1995

Fig. 8 – Temperatura del cultivo simulada versus temperatura del cultivo medida, para cada paso de tiempo (15 min) de los seis días seleccionados de 1995

Fig. 8 – Temperatura del cultivo simulada versus temperatura del cultivo medida, para cada paso de tiempo (15 min) de los seis días seleccionados de 1995

3. Predicción del modelo

28En esta sección el modelo calibrado y comprobado se utiliza a fines predictivas. Variando las características geométricas de los camellones y del cultivo se evalúa el impacto correspondiente sobre la temperatura mínima alcanzada durante la noche.

3. 1. Impacto de las características geométricas de los camellones

29La geometría del sistema de camellones es sintetizada esencialmente en cuatro parámetros: el ancho del canal (ww), la profundidad del canal (dca), la profundidad del agua dentro del canal (dw) y el ancho de las plataformas (wc). Utilizando los datos meteorológicos registrados en el transcurso de una noche dada, se corre el modelo variando sucesivamente el valor de un parámetro de la geometría, manteniendo todos los demás parámetros iguales. En cada simulación, el modelo suministra una temperatura mínima del cultivo Tc,n (la temperatura del cultivo más baja alcanzada durante la noche). Las figuras 9a, 9b, 9c y 9d representan las variaciones de Tc,n en función de las características geométricas de los camellones (ancho de la plataforma, ancho del canal, profundidad del agua y profundidad del canal). Los valores básicos utilizados en el proceso de simulación son casi similares a los del experimento: ancho de la plataforma wc = 4 m, ancho del canal ww = 2 m, profundidad del canal dca = 1,5 m, profundidad del agua dw = 1m, altura del cultivo h = 0,5 m, índice de área foliar L0c = 2. Las simulaciones se realizaron utilizando los datos meteorológicos registrados durante dos noches características (el 5 de marzo y 2 de abril). La temperatura del suelo Ts a una profundidad de referencia (considerada igual a la temperatura media del aire Ta,m) y la temperatura inicial del agua Tw(0) fueron utilizadas tales como se midieron estos días (Tabla 1). Cabe señalar que las tendencias generales presentendas en la figura 9 no cambian si se usan los datos meteorológicos de cualquier otra noche, lo que justifica a posteriori el procedimiento utilizado.

30La figura 9a muestra la variación de Tc,n en función del ancho de la plataforma. Todas las demás condiciones siendo iguales, Tc,n disminuye de 1-2°C cuando el ancho de la plataforma aumenta de 0,5 m a 10 m con un efecto marcado de 0,5 a 2 m. En la figura 9b, se representa Tc,n en función del ancho del canal ww. Cuando ww aumenta de 0,5 m a 4 m, Tc,n puede subir de 2 °C (2 de abril). Como se podía preverlo intuitivamente, estos resultados resaltan la importancia que tiene en el proceso de mitigación de heladas una gran proporción de canales con respecto a las plataformas (sin olvidar no obstante la pérdida consecuente de superficie cultivada). Sin embargo, estos resultados simulados por el modelo deben considerarse con cierto cuidado. Hay que señalar que cuando la plataforma es demasiada ancha con respecto al canal, o viceversa, la validez del modelo bi-capa para representar el sistema de campos levantados podría questionarse. Eso significa prácticamente que los resultados obtenidos para valores altos de wc o ww (digamos, mayores de 6-8 m) podrían ser erróneos.

31La figura 9c muestra la variación de la temperatura mínima del cultivo Tc,n en función de la profundidad del agua (dw): Tc,n lógicamente se incrementa con la profundidad del agua, pero la tasa de incremento (pendiente de la curva) no es constante y muy leve hasta 1 m; es más grande para grandes valores de dw. Eso significa prácticamente que para aumentar el efecto de mitigación de heladas, es recomendable tener canals profundos y llenos de agua. La figura 9d muestra la variación de Tcn en función de la profundidad del canal (dca) para una profundidad constante de agua (dw = 1 m). Revela que un canal más profundo, con la misma cantidad de agua, tiene un efecto negative sobre la mitigación de heladas. Es la resistencia adicional raw,ex [proporcional a (dca – dw), Ec. (2.4)] que explica porque Tc,n disminuye cuando dca aumenta, ya que esta resistencia tiende a limitar la transferencia de calor del agua hacia el cultivo. El costo marginal de un canal más profundo, sin embargo, es realmente significativo solamente para valores bajos de (dca – dw): Tc,n disminuye mucho más cuando (dca – dw) varía de 0 a 0,5 m que cuando varía de 0,5 m a 2 m.

Fig. 9 – Temperatura mínima del cultivo alcanzada durante dos noches (5 de marzo, 2 de abril de 1995) en función de las características geométricas de los camellones, todas las demás condiciones siendo iguales (wc = 4 m, ww = 2 m, dca = 1,5 m, dw = 1m, zh = 0,5 m, L0c = 2): a) ancho de la plataforma (wc); b) ancho del canal (ww); c) profundidad del agua (dw); d) profundidad del canal (dca-dw)

Fig. 9 – Temperatura mínima del cultivo alcanzada durante dos noches (5 de marzo, 2 de abril de 1995) en función de las características geométricas de los camellones, todas las demás condiciones siendo iguales (wc = 4 m, ww = 2 m, dca = 1,5 m, dw = 1m, zh = 0,5 m, L0c = 2): a) ancho de la plataforma (wc); b) ancho del canal (ww); c) profundidad del agua (dw); d) profundidad del canal (dca-dw)

3. 2. Impacto de las características del cultivo y de las condiciones meteorológicas

32Un procedimiento similar al precedente es utilizado para estudiar el impacto de las características físicas del cultivo (altura, LAI) sobre la mitigación de heladas. Utilizando los datos meteorológicos de varias noches, se ha corrido el modelo sucesivamente variando solamente uno de estos dos parámetros, todos los demás parámetros siendo iguales. La figura 10a muestra que el efecto de la altura de las plantas sobre la temperatura minima del cultivo es globalmente positivo. Cuando la altura del cultivo varía de 0,1 a 2 m, la temperatura mínima aumenta de 1 a casi 3 °C según los días. El LAI tiene también un impacto claramente positivo sobre la mitigación de heladas (Fig. 10b), sobre todo entre 0 y 2. Cuando el LAI varía de 0 a 2, la temperatura mínima del cultivo aumenta de aproximadamente 3°C, variación muy significativa. Se puede explicar este efecto global por el hecho de que el aumento de la altura e índice foliar del cultivo tiende a disminuir las resistencias aerodinámicas encima y dentro de la cubierta vegetal y eso favorece la transferencia de calor del aire y del agua hacia el cultivo.

Fig. 10 – Temperatura mínima del cultivo alcanzada durante la noche en función de las características del cultivo y de las condiciones meteorológicas, todas las demás condiciones siendo iguales (wc = 4 m, ww = 2 m, dca = 1,5 m, dw = 1 m, zh = 0,5m, L0c = 2): a) altura del cultivo; b) LAI del cultivo; c) velocidad del viento a una altura de referencia de 2 m (mantenida constante); d) humedad del aire a una altura de 2 m (mantenida constante)

Fig. 10 – Temperatura mínima del cultivo alcanzada durante la noche en función de las características del cultivo y de las condiciones meteorológicas, todas las demás condiciones siendo iguales (wc = 4 m, ww = 2 m, dca = 1,5 m, dw = 1 m, zh = 0,5m, L0c = 2): a) altura del cultivo; b) LAI del cultivo; c) velocidad del viento a una altura de referencia de 2 m (mantenida constante); d) humedad del aire a una altura de 2 m (mantenida constante)

33Se ha examinado también el impacto de las condiciones meteorológicas (velocidad del viento, humedad del aire) utilizando un procedimiento similar. Se ha corrido el modelo con los datos registrados durante varias noches, variando sucesivamente uno de los dos parámetros, pero manteniendo constante su valor durante toda la noche. La velocidad del viento es un factor positivo en la mitigación de heladas dado que favorece la transferencia de calor del canal y del aire hacia el cultivo. La figura 10c muestra que la temperatura mínima del cultivo aumenta de aproximadamente 2 °C cuando la velocidad constante del viento pasa de 0,5 a 3 m s-1 (variaciones frecuentes en el altiplano), todas las demás condiciones siendo iguales. Sin embargo, el beneficio marginal disminuye con el aumento de velocidad. La humedad del aire tiene también un impacto positivo sobre la mitigación de heladas, lo que muestra la figura 10d. Cuando la humedad relativa ha (mantenida constante durante la noche) aumenta de 50 a 100 %, la temperatura mínima del cultivo puede incrementar de 1-3 °C según los días. Este efecto es obviamente relacionado con una mayor condensación del vapor de agua sobre las hojas y un balance radiativo menos negativo.

4. Conclusión

34Se ha podido comprobar experimentalmente que la dinámica nocturna del calor en el sistema de camellones del altiplano andino permite mitigar las heladas nocturnas. El efecto de mitigación es frecuentemente inferior a 2ºC. Sin embargo, es suficiente para tener una consecuencia nítida sobre la disminución de los riesgos de heladas. Un modelo de tipo mecanístico, basado sobre una descripción bi-capa de la interacción superficie-atmósfera (un sustrato constituido por el agua de los canales y una capa de vegetación) ha sido desarrollado para representar y analizar este sistema. El modelo calcula simultáneamente la variación nocturna de la temperatura del cultivo y del agua a partir de los datos meteorológicos a un nivel de referencia y de la temperatura inicial del agua. El efecto conjunto del calor sensible transferido del agua de los canals hacia el cultivo y del agua condensada sobre las hojas (como consecuencia de una humedad del aire más alta por la evaporación de los canales), llega a tener un impacto sustancial de mitigación sobre las heladas radiativas nocturnas, impacto que depende de las características geométricas del sistema. El modelo muestra que un canal más ancho o una plataforma más estrecha tienen un impacto positivo sobre la temperature mínima del cultivo alcanzada durante la noche. Incrementar la profundidad del agua mejora también la mitigación de las heladas pero levemente. A la inversa, un canal más profundo (con la misma profundidad de agua) tiene un impacto negativo, lo que confirma, en este caso, que el drenaje de aire frío hacia los canales no es el mecanismo físico pertinente responsable del efecto de mitigación. En cuanto a las características del cultivo, altura y LAI, ambas tienen un impacto positivo cuando se incrementan, facilitando de una cierta manera la transferencia del calor de los canales y del aire hacia el cultivo. Un aumento de la velocidad del viento o de la humedad del aire igualmente incrementa el efecto de mitigación.

35Ahora que antiguas superficies de waru waru están rehabilitatas sobre el altiplano andino y que se están construyendo nuevas, el modelo de base física presentado en este estudio debería revelarse útil en sus diseños prácticos, ya que permite estimar para condiciones meteorológicas dadas el efecto de la geometría de los camellones sobre la temperatura mínima del cultivo.

Inicio de página

Bibliografía

Bouysse, T., Morlon, P., Mourguiart , P. & Wirmann, D., 1992 – Agricultura, sociedad y medio natural en la cuenca del Titicaca: Tres mil años de relaciones. In: Actas del VII Congreso Internacional sobre Cultivos Andinos, (Vacher J. J. and Morales eds.): 383-388; La Paz.

Brutsaert, W., 1982 – Evaporation into the Atmosphere, 299p.; Dordrecht, The Netherlands: Kluwer Academic Publishers.

Canahua Murillo, A. & Larico Mamani, L., 1992 – Manual técnico de waru waru para profesionales y técnicos, 305p.; Puno, Perú: Programa Interinstitucional de Waru waru (PIWA).

Cari Choquehuanca, A. & Camacho Arce, C., 1992 – Principios técnicos para la reconstrucción y producción agrícola en waru waru. I. Suelos y agua, 199p.; Programa Interinstitucional de Waru waru (PIWA); Puno.

Choudhury, B. J. & Monteith, J. L., 1988 – A four-layer model for the heat budget of homogeneous land surfaces. Quarterly Journal of the Royal Meteorological Society, 114: 373-398.

Chura, E., Cari, A., Cañahua, A., Vacher, J. J. & DÍaz, C., 1992 – Variación de la temperatura mínima en agrosistemas de camellones. In: II Producción agrícola: 51-69; Puno, Perú: Programa Interinstitucional de Waru Waru (PIWA).

Diaz, C. & Velázquez, E., 1992 – Inventario de Infraestructuras Agrícolas Andinas en Puno- Perú. In: Avances de Investigación sobre la tecnología de Waru-Waru: 17-38.

du Portal, D., 1993 – Études des gelées sur l’Altiplano Bolivien. Mémoire de DAA, ENSA. M, Montpellier, France. 58p.

Duran, C., 1992 – Habilitación de terrenos no aptos para la agricultura mediante la construcción de camellones en la región de Caquiaviria. Tésis Ing. Agrónomo, UMSA, La Paz, Bolivia. 251p.

Erickson, C.L., 2000 – An artificial landscape-fishery in the Bolivian Amazon . Nature, 408: 190-193.

Erickson, C.L., 1988 – Raised field agriculture in the Lake Titicaca bassin: putting ancient Andean agriculture back to work. Expedition, 30(3): 8-16.

Erickson, C.L., 1986a – Waru-waru: una tecnología agrícola del Altiplano pre-hispánico. In: Andenes y Camellones en el Perú Andino (C. de la Torre & M. Burga Eds.): 59-84; Lima: CONCYTEC.

Erickson, C.L., 1986b – Agricultura en camellones en la cuenca del Lago Titicaca: aspectos técnicos y su futuro. In: Andenes y Camellones en el Perú Andino (C. de la Torre & M. Burga Eds.): 331-350M Lima: CONCYTEC.

Flores Ochoa, J.A. & Paz Flores, P., 1986 – La agricultura en lagunas (qocha). In: Andenes y Camellones en el Perú Andino (C. de la Torre & M. Burga Eds.); Lima: CONCYTEC.

Grace, B., 1988 – El clima del Altiplano, Departamento de Puno, Perú. 182p.; Convenio Perú-Canada. Estación Experimental Illpa-Puno, Perú.

Kolata, A. L. & Ortl off, C., 1989 – Thermal analysis of Tiwanaku raised fields in the Lake Titicaca basin of Bolivia. Journal of Archaeological Science, 16: 233-263.

Lhomme, J.-P. & Chehbouni, A., 1999 – Comments on dual-source vegetation-atmosphere transfer models. Agricultural and Forest Meteorology, 94: 269-273.

Lhomme, J.-P. & Vacher , J. J., 2002 – Modelling nocturnal heat dynamics and frost mitigation in Andean raised field systems. Agricultural and Forest Meteorology, 112: 179-193.

McNaughton, K. G. & van den Hurk, B. J. J. M., 1995 – A ‘Lagrangian’ revision of the resistors in the two-layer model for calculating the energy budget of a plant canopy. Boundary Layer Meteorol., 74: 261-288.

Monteith, J.L. & Unsworth , M. H., 1990 – Principles of Environmental Physics, 247p.; Londres: E. Arnold.

Morlon, P., 1992 – Réduction des risques climatiques par les aménagements : l’exemple des gelées sur l’Altiplano. In: Comprendre l’Agriculture Paysanne dans les Andes Centrales (P. Morlon Ed.), 265-277; Paris: INRA.

Morris, A., 1999 – The agricultural base of the pre-Incan Andean cicvilizations. The Geographical Journal, 165: 286-295.

Murra, J.V., 1975 – Formaciones Económicas y Políticas del Mundo Andino, 339p.; Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Riley, T. M. & Freimuth, G., 1979 – Field systems and frost drainage in the prehistoric agriculture of the upper Great Lakes. American Antiquity, 44: 271-285.

Sánchez de Lozada, D., Baveye, P. & Riha, S., 1998 – Heat and moisture dynamics in raised field systems of the lake Titicaca region (Bolivia). Agricultural and Forest Meteorology, 92: 251-265.

Shuttleworth, W. J. & Wallace, J. S., 1985 – Evaporation from sparse crops – an energy combination theory. Quarterly Journal of the Royal Meteorological Society, 111: 839-855.

Shuttleworth, W. J. & Gurney, R. J., 1990 – The theoretical relationship between foliage temperature and canopy resistance in sparse crops. Quarterly Journal of the Royal Meteorological Society, 116: 497-519.

Smith, C. T., Denevan, W. M. & Hamilt on, P., 1968 – Ancient ridged fields in the region of Lake Titicaca. The Geographical Journal, 134: 353-367.

Vacher, J. J., 1998 – Responses of two mains Andean crops, quinoa (Chenopodium quinoa Willd) and papa amarga (Solanum juzepczukii Buk.) to drought on the Bolivian Altiplano: Significance of local adaptation. Agriculture, Ecosystems and Environment, 68: 99-108.

Inicio de página

Anexo

Anexo 1 – Detalle de las ecuaciones básicas

Las ecuaciones (1) y (2) se detallan de la siguiente manera

T0 y e0 son respectivamente la temperatura del aire y la presión de vapor del aire a la altura de fuente de la cubierta vegetal (canopy source height: d+z0). e*(T) es la presión de vapor de saturación a la temperatura T. raw es la resistencia aerodinámica entre la superficie del agua y la altura de fuente de la cubierta vegetal. rac es la resistencia global de capa límite del follaje. γ es la constante psicrométrica, ρ la densidad del aire y cp el calor específico del aire a presión constante.

Las ecuaciones (3) se escriben respectivamente

raa es la resistencia aerodinámica entre la altura de fuente (d+z0) y la altura de referencia (zr), donde se miden los datos meteorológicos (Ta y ea).

La ecuación (8) que da la temperatura del cultivo en la Pampa Tc,p se escribe

donde ra es la resistencia aerodinámica de la parcela de control. Las formulaciones de las resistencias que componen el modelo se detallan en el anexo 2.

Anexo 2 – Especificación de las resistencias en el aire

Se supone que la resistencia aerodinámica encima de la cubierta vegetal raa es la misma para el calor sensible y el vapor de agua. Considerando también que los gradientes de temperatura en el aire están relativamente pequeños durante la noche, se calcula raa sin tomar en cuenta las funcciones de corrección de estabilidad para los perfiles de viento y temperatura, como sigue

ua es la velocidad del viento en la altura de referencia zr y k es la constante de von Karman. La altura de desplazamiento del plano zero d y la longitud de rugosidad para la cantidad de moviniento z0 se determinan siguiendo Choudhury & Monteith (1988). Las formulas correspondientes están en Lhomme & Vacher (2002). La Resistencia aerodinámica de la parcela de control se calcula de una manera similar.

Las resistencias del aire dentro de la cubierta vegetal se calculan utilizando las formulaciones propuestas por Choudhury & Monteith (1988). La resistencia global de capa límite de la cubierta se obtiene integrando la conductancia de capa límite foliar sobre la altura de la cubierta, suponiendo que el índice de área foliar está uniformemente distribuido sobre esta altura

wl es la anchura de la hoja; u(zh) es la velocidad del viento a la altura de la cubierta vegetal, calculada suponiendo un perfil logarítmico; α0 y αw son dos constantes iguales respectivamente a 0,005 m s-1/2 y 2,5 (sin dimensión). La resistencia aerodinámica entre el sustrato (la superficie del agua) y la altura de fuente de la cubierta vegetal (d+z0) se define como la integral del inverso de la difusividad turbulenta sobre el intervalo de altura [z0s , d+z0] (Choudhury & Monteith, 1988)

donde K(zh) es el valor de la difusividad turbulenta a la altura zh de la cubierta vegetal. La altura de rugosidad del sustrato z0s es calculada como el valor medio de las Alturas de rugosidad del suelo y del agua libre.

En la formulación de la resistencia aerodinámica dentro de la cubierta [Ec. (2.3)], se supone implicitamente que el agua y el suelo están al mismo nivel. Sin embargo, los canales generalmente no están llenos de agua, y por consiguiente, el nivel del agua está más bajo. El calor y el vapor de agua transferidos del agua hacia el aire tienen que atravesar más distancia, que se debe tomar en cuenta por medio de una Resistencia adicional sumada a la resistencia aerodinámica raw. Por falta de una teoría adecuada, se utiliza un enfoque puramente empírico para parametrizar esta resistencia. Se supone que es proporcional a la diferencia de nivel entre el suelo y el agua (profundidad del canal (dca) menos la profundidad del agua (dw)) y inversamente proporcional a la velocidad del viento (ua) y a la anchura del canal (ww)

En efecto, es lógico suponer que más bajo está el nivel de agua, más grande es la resistencia adicional (opuesta a la transferencia de calor y de vapor de agua), y que más ancho es el canal, más pequeña es la resistencia, el viento penetrando más facilmente dentro del canal. β es un coeficiente de proporcionalidad sin dimensión, que fue ajustado usando los datos experimentales de la primera noche (4 de Marzo) de las siete noches seleccionadas. La RMSE entre la temperatura del cultivo calculada por el modelo (Tc) y la temperatura medida del cultivo (Ta10) ha sido minimizada. El valor obtenido es de aproximadamente 4,8 x 103 (sin dimensión), lo que hace que raw y raw,ex son más o menos del mismo orden de magnitud.

Lista de símbolos

aw: área relativa de los canales en contacto con el agua (sin dimensión)

Ac: energía disponible del cultivo (W m-2)

Aw: energía disponible del agua (W m-2)

c: razón del flujo de calor del suelo a la radiación neta del cultivo (0,50)

cp: calor específico del aire a presión constante (J kg-1 K-1)

cw: calor específico del agua (4 200 J kg-1 K-1)

d: altura de desplazamiento del plano zero (m)

dca: profundidad de los canales (m)

dw: profundidad del agua dentro de los canales (m)

ea: presión de vapor de agua del aire a la altura de referencia (Pa)

e0: presión de vapor de agua del aire a la altura fuente de la cubierta (Pa)

e*(T): presión de vapor saturado a la temperatura T (Pa)

Gw: flujo de calor por conducción entre el agua libre y el suelo (W m-2)

ha: humedad relativa a la altura de referencia (%)

hw: coeficiente de intercambio de calor entre el agua libre y el suelo (W m-2 K-1)

H: flujo de calor sensible (W m-2)

k: constante de von Karman (0.4)

K: coeficiente de difusión turbulenta (m2 s-1)

L0: LAI (Leaf Area Index): índice de área foliar por unidad de área total (m2 m-2)

L0c: índice de área foliar por unidad de área de plataforma (Clumped Leaf Area Index) (m2 m-2)

ra: resistencia aerodinámica de la parcela de control (Pampa) (s m-1)

raa: resistencia aerodinámica de los camellones (entre altura de fuente y altura de referencia) (s m-1)

rac: resistencia global de capa límite de la vegetación (s m-1)

raw: resistencia del aire entre la superficie del agua y la altura de fuente (s m-1)

raw,ex: resistencia adicional a sumar a raw (s m-1)

Ra: radiación incidente de onda larga (W m-2)

Ta: temperatura del aire a la altura de referencia (ºC)

Ta10: temperatura del cultivo medida: temperatura del aire a una altura de 10 cm dentro de la cubierta vegetal (ºC)

Tc: temperatura del cultivo simulada por el modelo (ºC)

Tc,n: temperatura mínima del cultivo alcanzada durante la noche (ºC)

Ts: temperatura del suelo a una profundidad de referencia (ºC)

Tw: temperatura del agua de los canales (ºC)

T0: temperatura del aire a la altura de fuente =Temperatura aerodinámica de superficie (ºC)

ua: velocidad del viento a la altura de referencia (m s-1)

Vw: volumén de agua por unidad de área total (m3 m-2)

wc: ancho de la plataforma (m)

ww: ancho del canal (m)

z0: longitud de rugosidad de la cubierta vegetal (m)

zh: altura de la cubierta vegetal (m)

zr: altura de referencia sobre el nivel del suelo (2 m)

Símbolos griegos:

β: coeficiente en la Ec. (2,4) que define raw,ex (sin dimensión)

γ: constante psicrométrica (Pa K-1)

εc: emisividad de la vegetación (0,97)

εw: emisividad del agua (0,97)

λ: calor latente de vaporización (J kg-1)

λ: Ε flujo de calor latente (W m-2)

μ: coeficiente empírico en la Ec. (7) que define Ra (sin dimensión)

ρ: densidad del aire (kg m-3)

ρw: densidad del agua (kg m-3)

σ: constante de Stefan-Boltzmann (5,67 x 10-8 W m-2 K-4)

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Fig. 1 – Vista de camellones en la región del Lago Titicaca
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 116k
Título Fig. 2 – Comparación de la temperatura mínima diaria del cultivo (Ta10) en los camellones y en la Pampa: a) serie temporal en 1994 (23 de abril - 10 de mayo); b) serie temporal en 1995 (30 de marzo - 11 de abril)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 80k
Título Fig. 3 – Para un día típico (5 de abril de 1995), variación nocturna de la temperatura del cultivo (Ta10) medida en el sistema de camellones comparada con la misma temperatura medida en la parcela de control (Pampa)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 72k
Título Fig. 4 – Variación nocturna de la temperatura del cultivo (Ta10), del agua (Tw) y del aire (Ta) en el sistema de camellones durante dos noches características: a) 14 de marzo de 1995; b) 9 de abril de 1995
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 68k
Título Fig. 5 – Variación temporal de la velocidad del viento a 2 m para una serie de días consecutivos (6 de abril – 12 de abril de 1995): sobre el eje x, la marca de cada dia corresponde al inicio del dia (o h) y la marca menor corresponde a mediodia (12 h)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 72k
Título Fig. 6 – Esquema teórico de las transferencias de energía en un sistema de camellones
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 68k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-7.jpg
Ficheros image/jpeg, 20k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-8.jpg
Ficheros image/jpeg, 20k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-9.jpg
Ficheros image/jpeg, 20k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-10.jpg
Ficheros image/jpeg, 28k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-11.jpg
Ficheros image/jpeg, 16k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-12.jpg
Ficheros image/jpeg, 24k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-13.jpg
Ficheros image/jpeg, 16k
Título Tabla 1 – Temperaturas del aire y del agua para cada día seleccionado de 1995. Ta es la temperatura del aire a la altura de referencia con tres diferentes índices (x: máxima diaria, n: mínima diaria, m: media diaria); Tw(0) es la temperatura del agua al inicio de la noche (19:00 h); el coeficiente μ define la radiación incidente de onda larga [Ec. (7)]
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-14.jpg
Ficheros image/jpeg, 80k
Título Fig. 7 – Variación temporal de las temperaturas del cultivo y del agua durante dos noches, medida y simulada por el modelo: a) 5 de marzo de 1995; b) 2 de abril de 1995
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-15.jpg
Ficheros image/jpeg, 76k
Título Fig. 8 – Temperatura del cultivo simulada versus temperatura del cultivo medida, para cada paso de tiempo (15 min) de los seis días seleccionados de 1995
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-16.jpg
Ficheros image/jpeg, 56k
Título Fig. 9 – Temperatura mínima del cultivo alcanzada durante dos noches (5 de marzo, 2 de abril de 1995) en función de las características geométricas de los camellones, todas las demás condiciones siendo iguales (wc = 4 m, ww = 2 m, dca = 1,5 m, dw = 1m, zh = 0,5 m, L0c = 2): a) ancho de la plataforma (wc); b) ancho del canal (ww); c) profundidad del agua (dw); d) profundidad del canal (dca-dw)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-17.jpg
Ficheros image/jpeg, 120k
Título Fig. 10 – Temperatura mínima del cultivo alcanzada durante la noche en función de las características del cultivo y de las condiciones meteorológicas, todas las demás condiciones siendo iguales (wc = 4 m, ww = 2 m, dca = 1,5 m, dw = 1 m, zh = 0,5m, L0c = 2): a) altura del cultivo; b) LAI del cultivo; c) velocidad del viento a una altura de referencia de 2 m (mantenida constante); d) humedad del aire a una altura de 2 m (mantenida constante)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-18.jpg
Ficheros image/jpeg, 128k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-19.jpg
Ficheros image/jpeg, 32k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-20.jpg
Ficheros image/jpeg, 32k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-21.jpg
Ficheros image/jpeg, 24k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-22.jpg
Ficheros image/jpeg, 24k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-23.jpg
Ficheros image/jpeg, 28k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-24.jpg
Ficheros image/jpeg, 28k
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6556/img-25.jpg
Ficheros image/jpeg, 16k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Jean-Paul Lhomme y Jean-Joinville Vacher, « La Mitigación de heladas en los camellones del altiplano andino », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 32 (2) | 2003, 377-399.

Referencia electrónica

Jean-Paul Lhomme y Jean-Joinville Vacher, « La Mitigación de heladas en los camellones del altiplano andino », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 32 (2) | 2003, Publicado el 08 agosto 2003, consultado el 24 marzo 2017. URL : http://bifea.revues.org/6556 ; DOI : 10.4000/bifea.6556

Inicio de página

Autores

Jean-Paul Lhomme

Dirección de Agrometeorología, Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI), Lima, Perú. E-mail: lhomme@amauta.rcp.net.pe
Dirección permanente: IRD, UR060, 213 rue La Fayette, 75010 Paris, France

Jean-Joinville Vacher

Institut français d'Études andines, Av. Arequipa 4595, Miraflores Lima, Perú. E-mail: jvacher@ifea.org.pe
Dirección permanente: IRD, UR060, 213 rue La Fayette, 75010 Paris, France

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CNRS
  • Logo Ministère des affaires étrangères
  • Revues.org