Navegación – Mapa del sitio

Primeras observaciones sobre el uso de invertebrados y peces marinos en Pachacamac (Perú) en el siglo XV (período Intermedio Tardío)

Premières observations sur l’utilisation des invertébrés et poissons marins à Pachacamac au XVème siècle (Intermédiaire récent)
Preliminary observations on the use of marine invertebrates and fish at Pachacamac in the XVth century (Late Intermediate Period)
Philippe Béarez, Manuel Gorriti y Peter Eeckhout
p. 51-67

Resúmenes

El sitio arqueológico de Pachacamac, a pesar de su importancia para la costa central del Perú, es poco conocido a nivel de su economía de subsistencia. Los primeros resultados del estudio de los invertebrados y peces marinos excavados en las unidades 24 y 25 de la pirámide NIII indican que las especies identificadas son habitantes comunes del litoral arenoso actual que se encuentra frente a Pachacamac, Lurín. En referencia al valor nutritivo, los peces constituyen la primera fuente de proteina animal, seguidos por las conchas y los camarones de río. La presencia de (palabrita) como de (barrilete) podría indicar la ocurrencia de un evento El Niño a mediados del siglo XV.

Inicio de página

Texto completo

Agradecemos al Instituto Nacional de Cultura del Perú por habernos autorizado a hacer excavaciones en Pachacamac. La campaña 1999 fue financiada por el Fonds de la Recherche Fondamentale Collective (Bélgica) y la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Libre de Bruselas. El análisis malacológico se financió gracias a la ayuda del Committee for Research and Exploration de la National Geographic Society (Washington). Por sus valiosos comentarios agradecemos a Luc Ortlieb, Valentin Mogollón, Daniel Sandweiss y Elizabeth Reitz.

Introducción

1El sitio de Pachacamac, en la costa central del Perú, constituye uno de los mayores centros arqueológicos de la prehistoria andina tanto por su superficie —más de 500 hectáreas— como por su profundidad temporal: una ocupación permanente de más de 1 500 años confirmada desde los inicios de nuestra era hasta la conquista española. Por esta razón ha sido objeto de estudios esencialmente arquitectónicos y funcionales (Bueno Mendoza, 1982; Franco Jordán, 1993a; 1993b; 1998; Jiménez Borja, 1985; Paredes Botoni, 1988; Ühle, 1903) bastante inspirados en datos etnohistóricos. (Rostworowski, 1972; 1992) En este lugar se desarrollaron, una tras otra, cuatro culturas prehispánicas (Lima, Huari, Ychsma e Inca), dejando cada una impresionantes vestigios en el centro monumental, entre otros bajo la forma de arquitectura de adobe (Bueno Mendoza, 1982; Shimada, 1991; Ühle, 1903). Considerado durante mucho tiempo únicamente como un centro ceremonial o de culto, los niveles de habitación fueron frecuentemente descuidados. Como esta visión ha sido parcialmente reformulada por uno de nosotros (Eeckhout, 1999a; 1999b; 1999-2000), ahora ya es seguro que la ocupación doméstica del sitio y la subsistencia de residentes han dejado numerosos restos de fauna proveniente del consumo humano. En particular se encuentran numerosos residuos de productos marinos: conchas, quelas de cangrejos y huesos de pescado. La ausencia de información sobre el origen y el uso de estos recursos vivientes por las diferentes categorias sociales durante el período tardío de funcionamiento del sitio de Pachacamac nos ha llevado a estudiar este material. Los primeros resultados de estos estudios se presentan a continuación.

2El sitio de Pachacamac

3Pachacamac se sitúa a unos treinta kilómetros al sur de Lima (12º14’S – 76º53’O) a aproximadamente un kilómetro del Océano Pacífico, sobre la margen derecha del río Lurín, cerca de su desembocadura (Fig. 1). La ocupación permanente del sitio comienza probablemente durante el período Intermedio Temprano (200 a.C. – 550 d.C.). En esa época, los valles bajos del Lurín y del vecino Rimac estaban bajo control de una entidad política estratificada cuyo centro se encontraba en el Valle del Rímac (Earle, 1972; Patterson et al., 1982). La cultura Lima, así se la denomina, se caracteriza por tener un estilo propio de cerámica (cf. Kroeber, 1954; Patterson, 1966; Stumer, 1957) y por la presencia de grandes montículos compuestos por plataformas superpuestas hechas de adobe (Agurto Calvo, 1984; Jijón y Caamaño, 1949; Stumer, 1954, 1958). La mayoría de los autores estiman que el sitio era ya un importante centro religioso en ese período (Bueno Mendoza, 1982; Franco, 1993b, 1993c; Jiménez Borja, 1992). A inicios del Horizonte Medio (ca 550 - 900), Pachacamac sucumbe a la influencia Huari y pasa a ser un centro interregional de difusión de la iconografía y de la ideología religiosa de esta cultura de las tierras meridionales (Menzel, 1964). El período siguiente, el Intermedio Tardío (900 - 1470), es el menos conocido tanto en lo que se refiere a Pachacamac como a la costa central en general (Shimada, 1991). Según las fuentes etnohistóricas, la etnia Ychsma dominaba el valle de Lurín a fines del Período Intermedio Tardío (Rostworowski, 1992). La conquista de la región por Topa Inka Yupanqui hacia 1470 marca el comienzo del Horizonte Tardío y Pachacamac (que se llamaba hasta ese entonces Ychsma) es integrado al imperio inca. Los nuevos dirigentes realizan profundos cambios en el sitio, y construyen particularmente un Templo del Sol y un Acllahuasi (casa de las mujeres escogidas). Cuando los españoles entran a Pachacamac en enero de 1533, lo describen como uno de los establecimientos más vastos y más impresionantes del Perú (Cieza de León, 1994; Estete, 1992; Pizarro, 1872). Sin embargo, algunos años después de la Conquista, se lo abandona completamente (Rowe, 1946).

Fig. 1 - Mapa del bajo valle del Lurín

Fig. 1 - Mapa del bajo valle del Lurín

4El sitio cubre una superficie de unas 572 hectáreas de las cuales cerca de un tercio está ocupado por los edificios del sector monumental (Fig. 2). Dos murallas concéntricas lo dividen en dos partes principales. La primera muralla o Muralla Sagrada, encierra el Templo Viejo de Pachacamac, el Templo Pintado, el Templo del Sol, un cementerio importante y los cimientos de una estructura rectangular hoy totalmente destruida. La segunda muralla encierra calles, cementerios, numerosas plazas y explanadas, así como la mayor parte de las pirámides con rampas (ver inmediatamente después), excepto las Pirámides V y VIII, situadas al borde de la zona desértica que separa la segunda muralla de una tercera, la misma que marca el exterior del sitio. Una cuarta muralla se encuentra aproximadamente a un kilómetro de la tercera.

Fig. 2 - El sitio monumental de Pachacamac (según Ühle, 1903). El complejo piramidal No III está indicado en gris

Fig. 2 - El sitio monumental de Pachacamac (según Ühle, 1903). El complejo piramidal No III está indicado en gris

5El clima, como en la mayor parte del litoral peruano, es árido y caliente pero aquí, la continuidad desértica esta interrumpida por el caudal continuo del río Lurín y su oasis ribereño. Los alrededores marinos están conformados por amplias playas de arena bañadas por las olas del Océano Pacífico. Frente a la desembocadura del río, a una milla de la costa, el horizonte se entrecorta con la imponente Isla de Cauillaca, la de Pachacamac o Isla San Francisco y algunos islotes rocosos que diversifican los biotopos. Las aguas de esta región son templadas o sea anormalmente frías para estas latitudes debido al fenómeno de upwelling y a la presencia de la corriente fría de Humboldt. Este medio excepcionalmente rico en nutrimentos alberga —o por lo menos albergaba antes del desarrollo de la pesca industrial— una importante biomasa marina representada, en lo que nos interesa a nosotros, por moluscos (machas), crustáceos (muy-muy, cangrejos) y pequeños peces pelágicos (anchovetas, sardinas y jureles).

6El proyecto Ychsma y las excavaciones de la Pirámide Nº III

7El proyecto Ychsma fue concebido para buscar respuestas a las interrogantes sobre el funcionamiento, el desarrollo y la influencia del sitio de Pachacamac durante el Intermedio Tardío. Se puso el énfasis en el estudio de la arquitectura y de los patrones de asentamiento, particularmente en lo que se refiere a las pirámides con rampa, un tipo de edificio que esta presente en varias decenas de ejemplares en Pachacamac y en diferentes centros de la costa central en el mismo período.

8Los resultados de las excavaciones efectuadas en 1993, 1995 y 1999 en Pachacamac y en el valle de Lurín indican que estos edificios estaban ocupados por una pequeña élite que los usaba para ofrecer banquetes y presidir reuniones puntuales a las que asistían numerosos participantes (Eeckhout, 1999c; 1999-2000). De igual modo las pirámides son centros de producción (de textiles, de cerámica), de crianza (de cuyes) y de almacenamiento (de productos agrícolas). En un edificio se han hecho particularmente excavaciones intensivas y extensivas: el complejo piramidal Nº III.

9Este se encuentra en el noreste del sitio (Fig. 3). El edificio domina el conjunto del sitio (salvo el Templo del Sol) y cubre una superficie de cerca de 16 000 m2. El complejo está compuesto de dos pirámides principales (A y B), de una pirámide anexa al noroeste (C), y de dos amplias plazas (II y III) rodeadas de muros. La parte sur del complejo (las pirámides A y B) esta construida sobre una elevación designada como “colina Z” que domina el resto del edificio de 2 a 7 m según los lugares.

Fig. 3 - Plano y reconstitución virtual del complejo piramidal No III en Pachacamac (mostrando las U 24 y 25)

Fig. 3 - Plano y reconstitución virtual del complejo piramidal No III en Pachacamac (mostrando las U 24 y 25)

10El desarrollo del complejo piramidal se divide en siete fases sucesivas desde inicios del siglo XV hasta 1533. Gracias a una serie de 24 muestras analizadas con radiocarbono en 4 laboratorios diferentes, ha sido posible fechar de manera absoluta cada una de esta fases (Michczynski et al., ms).

11El material del cual estamos hablando proviene de las unidades 24 y 25 de la pirámide III-B excavadas en 1999. La unidad 24 se presenta como una zanja de cerca de 2m de ancho, 26m de largo (superficie excavada: 48 m2), que atraviesa por el ancho la Plaza V y que se abre al sureste sobre la unidad 25 (Fig. 3). Esta última se presenta en forma de un gran patio cerrado del que han sido excavados unos 72 m2. Estos espacios se interpretan como lugares de actividad doméstica, particularmente dedicadas a la preparación y al consumo de alimentos por parte de los ocupantes permanentes de la pirámide (en forma cotidiana), pero también por parte de grupos mayores durante reuniones puntuales (cf. Eeckhout & Farfán, 2001).

12Cronológicamente, las diferentes capas de estas unidades fueron puestas en relación con las fases ya mencionadas, lo que permite situarlas en el tiempo con cierta precisión. Así es como sabemos que las capas 24(3), 24(4), 25(2), 25(3) y 25(4) pueden ser fechadas entre 1400 y 1460-1470. Más precisamente, el fechado de la muestra extraída de la capa 24(4) (fragmento de poste intrusivo) permite reajustar el espacio de incertidumbre (cuadro 1) y situar las capas 2 y 3 de esta unidad entre 1431 y 1460-1470 con una probabilidad cercana a la certeza. En el momento del análisis veremos que esta precisión tiene mucha importancia.

Cuadro 1 - Fechado de una muestra extraída en la unidad 24, Pirámide N° III

U-24-a/b-4

Referencia laboratorio

Edad BP

Edad calibrada

[aC/dC]

intervalo de confianza 68%

intervalo de confianza 95%

Material: madera

_13C = -27,67 ‰

Gd-12270

410 ± 35

[1604 AD, 1607 AD] 2,56%

[1439 AD, 1489 AD] 65,58%

[1575 AD, 1626 AD] 15,54%

[1431 AD, 1521 AD] 80,08%

1. Material y métodos

13La totalidad del sedimento de las unidades 24 y 25 fue tamizado con malla de 3 mm. Luego de separar el material óseo, esencialmente de aves y mamíferos, para un análisis posterior, el conjunto de los restos ictiológicos y malacológicos de las dos unidades fue trasladado al laboratorio para sus análisis.

14Los restos de pescados como de moluscos fueron identificados por capas y con la ayuda de las colecciones de referencia, osteológica y malacológica, de los autores (P. B. & M. G.). En la medida de lo posible se buscó la identificación hasta llegar a la especie. Los números mínimos de individuos o NMI fueron calculados sobre la base de tamaño de las piezas, o de su lateralidad (derecha o izquierda), o de su paridad. Por ejemplo, dos otolitos izquierdos y un derecho, de similar tamaño, equivalen a dos pescados; tres otolitos de diferente tamaño equivalen a tres pescados, cada ápice o umbo completo de gasterópodo o bivalvo equivale a un individuo o a su mitad respectivamente, etc.

2. Resultados

15Presentamos los resultados en forma de cuadros, individualizando cada grupo zoológico y cada unidad excavada. No siendo el material muy abundante, la distribución espacial en los metros cuadrados no ha sido estudiada, y sólo se detallan las capas dentro de las unidades (ver Anexo). Las principales especies presentes, en lo que se refiere a moluscos y pescados (Fig. 4), aparecen en el cuadro 2. Los crustáceos están poco representados; sólo se encontraron 16 restos entre los cuales es notable la presencia de 7 fragmentos de camarón de río (Cryphiops caementarius) en la unidad 25. En esta se puede notar también la presencia de algunos gasterópodos terrestres de la familia Bulimulidae, de los géneros Bostrix (1) y Scutalus (6). Estas especies probablemente no fueron consumidas pero están en calidad de intrusivas en el contexto.

Fig. 4 - Huesos de jurel de la U25

Fig. 4 - Huesos de jurel de la U25

Cuadro 2 - Abundancia absoluta y relativa en números de restos (NR) y en NMI de moluscos y pescados en las unidades 24 y 25

Unidad 24

Unidad 25

Taxa

NR

%

NMI

%

NR

%

NMI

%

Donax obesulus

478

22,6

229

39,3

213

7,2

103

12,3

Mesodesma donacium

931

44,0

108

18,6

1411

47,7

250

29,9

Aulacomya ater

315

14,9

88

15,1

580

19,6

175

20,9

Semimytilus algosus

176

8,3

62

10,7

315

10,7

117

14,0

Diversos

214

10,2

95

16,3

438

14,8

191

23,4

Total Mollusca

2114

100

582

100

2957

100

836

100

Trachurus murphyi

33

32,4

7

20,0

127

34,4

15

23,4

Sardinops sagax

12

11,8

3

8,6

163

44,2

11

17,2

Engraulis ringens

20

19,6

4

11,4

16

4,3

2

3,1

Sciaena deliciosa

8

7,8

4

11,4

11

3,0

6

9,4

Scomber japonicus

10

9,8

3

8,6

5

1,4

3

4,7

Diversos

19

18,6

14

40,0

47

12,7

27

42,2

Total Chrondrichthyes + Teleostei

102

100

35

100

369

100

64

100

16Los presentes resultados son esencialmente de naturaleza cualitativa; las dos unidades tienen superficies diferentes y las cuatro capas grosores diferentes y variables dentro de una misma unidad, lo que hace difícil la interpretación cuantitativa. A grosso modo, siendo las capas de la unidad 24 mas gruesas y la superficie excavada menor que en la unidad 25, se puede considerar que los volúmenes de sedimentos tamizados en las dos unidades son de un tamaño similar. La unidad 25 es notoriamente más rica que la 24, lo que parece lógico en la medida en que la primera es una sala que ha podido albergar una actividad doméstica, mientras que la segunda es un lugar de paso, un pasadizo. La única excepción notoria es la abundancia particular del bivalvo Donax obesulus (“palabrita”) en la unidad 24, particularmente en la capa 3.

17Desde un punto de vista cualitativo hay pocas diferencias entre las dos unidades y se observa que en los dos casos, las principales especies identificadas pertenecen a biotopos marinos bastante definidos: las playas de arena para los moluscos y el mar abierto (zona pelágica nerítica) para los peces. Entre las especies secundarias (ver Anexo) se encuentran algunos habitantes de zonas rocosas, como los Muricidae, pero en número muy reducido, y sobre todo recordaremos la muy escasa representación de los Fissurelidae (“lapas”).

3. Discusión

18El espectro fáunico tal como aparece luego de un análisis fino de los restos testáceos y óseos es notoriamente representativo del medio ambiente marino inmediato a Pachacamac: grandes playas de arena con un habitat rocoso esencialmente presente en las islas costeras cercanas. Polinices sp., Donax obesulus, Mulinia edulis y Mesodesma donacium son características de las playas de arena bañadas por el océano y se pescan a pie en muy poca agua: las cuatro representan 60,8% de los restos de moluscos. Los chitones, gasterópodos y mitílidos están enfeudados en los substratos rocosos pero, a pesar de su diversidad, aquí son minoritarios. Observemos que Crepipatella sp. esta frecuentemente asociada con el choro Aulacomya ater y podría haber llegado hasta allí asida a este último, por consiguiente no haber sido objeto de recojo voluntario ni, tal vez, de consumo alimenticio. La presencia de algunos choros grandes o “choro zapato” (Choromytilus chorus), que actualmente viven a partir de cuatro metros de profundidad y sólo en el sur del Perú, plantea el problema recurrente de la explicación de su ocurrencia en los sitios arqueológicos de la costa central o incluso en la costa sur. ¿Cómo fueron recolectados y por qué y cuándo desaparecieron de casi todo el litoral peruano? La pregunta se mantiene y su respuesta exigirá un estudio detallado de la ecología de esta especie.

19Trachurus murphyi (jurel), Sardinops sagax (sardina), Engraulis ringens (anchoveta), Sarda chiliensis (bonito) y Scomber japonicus (caballa) son peces pelágicos costeños que se encuentran frente a las playas, manteniéndose generalmente detrás de la barrera de las olas: pueden ser pescados mediante redes o para algunos mediante pequeños anzuelos. A las corvinas y lornas, Cilus gilberti, Sciaena wieneri, Sciaena deliciosa, y al lenguado (Paralichthys adspersus) les gustan las aguas turbulentas de las playas, delante de las olas, donde vienen a cazar “muy–muy” (Emerita analoga, crustáceo) y peces pequeños: allí se los puede pescar con redes o anzuelos, incluso con arpones de punta suelta en el caso de peces grandes. Las chitas (Anisotremus scapularis), trambollos (Labrisomus philippii) y cabrillas (Paralabrax humeralis) viven típicamente en los fondos rocosos y se pescan mas bien con anzuelos.

20De este análisis se concluye que tanto las orillas de las playas como el alta mar constituían el medio de pesca privilegiado pero que a la vez se practicaba una búsqueda de los recursos en las rocas y en los fondos rocosos de las islas vecinas. Por otro lado, la presencia de algunos restos de “camarón de río“ (Cryphiops caementarius) no es nada sorprendente en la medida que el cercano río Lurín debía albergar en esa época una población explotable de esta especie.

21El eclectismo del consumo, reflejado en la gran variedad de taxa, podría explicarse como una forma de tributo entregado a los consumidores en la pirámide, por parte de pescadores-recolectores que laboraban en varias zonas. Las fuentes etnohistóricas del siglo XVI señalan en este sentido que los pescadores de Pachacamac, especializados únicamente en esta actividad, ejercían su arte en el litoral de Maranga, o sea Lima, a unos 30 km al norte de su curacazgo de origen (1), lo que hace suponer que a semejanza de los agricultores y criadores, los pescadores de recursos marinos eran beneficiarios de una especie de territorialidad ampliada, y de derecho de pesca en diferentes lugares, seleccionados seguramente en función de sus particulares recursos (cf. Rostworowski, 1981: 85). Por otro lado, dentro de la pirámide (Plaza V, cerca de la U24) se encontró la mayor diversidad de osamenta de animales usados con fines alimenticios, sobre todo cérvidos, pequeños mamíferos, diferentes camélidos y tal vez perros. Existe un contraste total con lo que se observa en las cabañas del común de la gente, hacia la parte baja de la pirámide, donde hay pocos restos de mamíferos grandes, por no decir nada, y muy poca diversidad (Eeckhout, 1999a: 370-72). Así pues, parece que los ocupantes de la pirámide, dado su status social más alto, tenían acceso a un abanico más amplio de alimentos que los pobladores. Esto se verifica igualmente cuando se compara el estado de dentadura de los individuos enterrados en las pirámides —generalmente muy bueno— y de aquellos enterrados en los cementerios —generalmente deplorable— (Eeckhout, 1998). El acceso a una mayor variedad de productos alimenticios (en este caso tanto de mar como de río) podría pues constituir una característica del acceso al recurso de las élites, reflejado en cierta medida en el registro arqueológico. Sobre este tema es importante precisar que ningún artefacto que tenga relación con la extracción de los recursos marinos (redes, anzuelos, trampas, puntas de arpones, restos de embarcaciones, etc.) ha sido encontrado hasta hoy en las excavaciones hechas en Pachacamac, mientras que sí se han encontrado herramientas e infraestructuras destinadas al tejido o a la cerámica, por ejemplo.

22En lo que concierne a las biomasas y a las cantidades de carne fresca disponibles para el consumo, el alto número de moluscos en relación a los pescados no debe llevar a falsas interpretaciones. En efecto, una macha (Mesodesma donacium) de tamaño promedio (7 a 8 cm) proporciona tan sólo 15 g de materia fresca orgánica consumible mientras que un simple jurel (Trachurus murphyi) de 500 g proporciona 256 g de filete (IMARPE / ITP 1996). En el caso presente, el tamaño promedio de los jureles puede ser evaluado en aproximadamente 1 kg, lo que significa que cada individuo equivale a 34 (512/15 = 34) machas! Notemos que el pescado más grande que se ha identificado es un robalo (Sciaena wieneri) cuyo peso se estima en 7 kg: el pescado representa pues la primera fuente de proteínas animales de origen marino.

23La presencia de un depósito importante de Donax obesulus en la capa 3 de la unidad 24 no es altamente significativa en la medida en que esta especie está también presente, en diferentes grados, en las 4 capas de las dos unidades estudiadas. Este pequeño bivalvo de playas arenosas es considerado por algunos autores (Rollins et al., 1990) como un indicador de aguas calientes y partiendo de ahí, como indicador biológico del fenómeno ENSO (El Niño – Southern Oscillation). Por otra parte, su identificación dentro del material malacológico del sitio arcaico “El Anillo“, cerca de Ilo (Sandweiss et al., 1989) ha contribuido, con otros datos del norte del Perú, a la emisión por esos autores (Sandweiss et al., 1996; Sandweiss et al., 2001) de una hipótesis de un recalentamiento global del Pacífico peruano en esa época. Aunque esta posición no sea compartida por todos los arqueólogos y paleoclimatólogos (Díaz & Ortlieb, 1993), es seguro que en condiciones oceanográficas “normales” —no El Niño— las “palabritas“ no están significativamente presentes en el litoral meridional o central del Perú. El hecho de encontrarlas en Pachacamac denota por lo menos una actividad pesquera de verano y probablemente en un período de penetración de aguas calientes. Este acontecimiento esta corroborado por la presencia en la misma capa 3 de la unidad 24 de una vértebra de bonito o “barrilete” (Katsuwonus pelamis), especie de afinidad tropical. Finalmente , se puede notar en esta misma capa un número reducido de machas, afectadas clásicamente por los fenómenos ENSO, y una ausencia de especímenes de Mulinia edulis, el mismo que es en verdad escaso en otras capas. En efecto, esta última es una especie de agua fría, frecuente en Chile, pero paradójicamente era común en los depósitos arcaicos del litoral central del Perú (L. Ortlieb y V. Mogollón, comunicación personal, 2001). Igualmente, la anchoveta, pez de agua fría asociado al ecosistema de la Corriente de Humboldt, está ausente en las capas 3 y 4 de las unidades 24 y 25.

24Estos escasos índices del advenimiento de un fenómeno ENSO hacia mediados de siglo XV (1430 – 1470) podrían sin embargo ser cercanos al muy fuerte Niño descrito por Wells (1987) en el caso del norte peruano y por Villalba (1994) en el caso del centro–sur chileno. El primer autor se basa en el estudio de sedimentos fluviales y fecha el acontecimiento en 1460 ± 20; el segundo se basa en los registros dendrocronológicos y glaciales de los Andes chilenos y da la fecha precisa de 1468–1469. Dentro de este marco, la transición hacia un episodio frío moderado (La Niña) —señalado por Villalba (1994) para 1470–1471— que conduce a la eliminación de las especies de aguas calientes y a la lenta recolonización de las especies de aguas frías, particularmente de las machas que toman muchos años en volver a colonizar el medio luego de un fuerte Niño (P. B., obs. pers.; Sandweiss et al., 2001: 604) podría corresponder a la época de colocación de las capas 24(3) y 24(2).

25Si los datos arqueozoológicos presentados aquí revelan la manifestación de un “El Niño“, este se habría desarrollado entre 1430 y 1470 y podria concordar con los otros registros paleoclimáticos del litoral Pacífico ( Wells, 1987; Villalba, 1994).

26Para corroborar o invalidar la eventual ocurrencia de uno o varios cambios climáticos durante el Intermedio Tardío era igualmente interesante comparar nuestros resultados con los obtenidos en el sitio contemporáneo de Lo Demás, situado cerca de Chincha, al sur de Pachacamac (Sandweiss, 1992). La composición de la fauna marina de ambos sitios es muy parecida, tanto a nivel de los pescados como de los moluscos. En el caso de los primeros, en los dos yacimientos predominan las sardinas y las anchovetas, en el caso de los segundos, entre las cuatro especies principales (sobre la base de los NMI), tres son semejantes (pero con rangos diferentes) y la diferencia más notable radica en la importancia, en Lo Demás, de una especie prácticamente ausente en Pachacamac: Prisogaster niger (cf. cuadro anexado y Sandweiss, 1992: cuadro 27). Este gasterópodo que vive en zonas rocosas intertidales, y que prefiere las aguas frías de la Corriente de Humboldt ocupa en efecto la tercera posición en el conjunto del sitio Lo Demás. La otra diferencia notoria es la abundancia de Mulinia edulis, de la cual ya hemos mencionado su afinidad por las aguas frías, al menos en la actualidad. Al no disponer de los datos del análisis estratigráfico detallado de Lo Demás (Sandweiss, 1989), es difícil conocer las variaciones de frecuencia de los principales moluscos en los niveles que corresponden al Intermedio Tardío, en particular para el par Mesodesma / Donax. Sucede lo mismo con la distribución estratigráfica de las anchovetas. En estas condiciones, incluso si Sandweiss (1992: 105) tiene sospechas de una modificación pasajera del clima, tipo ENSO, hacen falta argumentos para abundar en un sentido o en otro.

4. Conclusión

27El presente ensayo constituye una primicia en el sentido en que hasta la fecha ningún estudio detallado de los recursos marinos en Pachacamac había sido publicado sobre la base de material excavado, salvo algunas consideraciones generales obtenidas sólo de la identificación de registros malacológicos (Eeckhout 1999 a: 373–79, Rodríguez de Sandweiss, 1998). Evidentemente, los resultados obtenidos deben ser relativizados en razón del pequeño tamaño de la muestra analizada, pero de todos modos son bastantes instructivos en dos puntos esenciales:

28■ El eclectismo del consumo, que más allá de mostrar los hábitos alimenticios refleja tal vez algunos aspectos de la organización social y económica de esa época (acceso a zonas diversificadas de explotación de recursos; diferenciación social de los hábitos alimenticios) de los que se perciben numerosas reminiscencias en las crónicas de la época colonial.

29■ Confirmación del impacto, hoy reconocido, de los fenómenos climáticos mayores sobre la fauna marina, pero sobre todo la remarcable facultad de adaptación de las poblaciones humanas afectadas. Efectivamente, parece que los pescadores Ychsma no se dejaron vencer por los cambios que producía en su cotidianidad un eventual ENSO, sino que por el contrario se adaptaron inmediatamente pescando otras especies que sin duda conocían menos bien.

30Finalmente, es evidente que los datos aquí presentados son preliminares y que el estudio de los recursos marinos debe ser continuado, sobre todo para verificar o invalidar los índices biológicos de un Niño excepcional durante el siglo XV en la costa central peruana. Además, el resto del material faunico y vegetal debe también ser estudiado, no sólo en el término de identificación taxonómica (lo que ya se ha hecho en parte) sino en términos cuantitativos para poder colocar en perspectiva el conjunto de los datos y elaborar un cuadro exhaustivo de la dieta y de los hábitos alimenticios de los habitantes de Pachacamac durante el Período Intermedio Tardío.

Inicio de página

Bibliografía

Agurto Calvo, S., 1984 - Lima Prehispánica; Lima: Municipalidad de Lima Metropolitana.

Bueno Mendoza, A., 1982 - El Antiguo Valle de Pachacamac: Espacio, Tiempo y Cultura. Boletín de Lima, 25: 5-27; Lima: Editorial de Los Pinos. 

Cieza de León, P., 1994[1551] - Crónica del Perú, Primera Parte; 352p.; Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú-Academia Nacional de la Historia.

DÍAZ, A. & ORTLIEB, L., 1993 - El fenómeno “El Niño” y los moluscos de la costa peruana. Bulletin de l'Institut Français d'Études Andines, 22(1): 159-177.

Earle, T. K., 1972 - Lurin Valley, Peru: Early Intermediate Period Settlement Development. American Antiquity, 37: 467-77.

Eeckhout, P., 1998 - Études anthropophysiques et paléopathologiques dans la vallée du Lurín, Côte centrale du Pérou. Ponencia presentada en el marco del Colloque sur la Médecine Traditionnelle dans le Nouveau Monde, Bruxelles: Musée de la Médecine ULB-Erasme.

Eeckhout, P., 1999a - Pachacamac durant l’Intermédiaire récent. Étude d’un site monumental préhispanique de la Côte centrale du Pérou, 504p.;Oxford: Hadrian Books Ltd. British Archaeological Reports International Series, 747.

Eeckhout, P., 1999b - Pirámide con rampa n° III, Pachacamac. Nuevos datos, nuevas perspectivas. Bulletin de l'Institut Français d'Études Andines, 28(2): 169-214.

Eeckhout, P., 1999c - Les sacrifiés de Pampa de las Flores. Contribution archéologique à l’étude du sacrifice humain dans les Andes préhispaniques. Recherches Amérindiennes au Québec, 29: 18-50.

Eeckhout, P., 1999-2000 - The Palaces of the Lords of Ychsma. An Archaeological Reappraisal of the Function of Pyramids with Ramps at Pachacamac, Central Coast of Peru. Journal of American Archaeology, 17-18-19: 217-54.

Eeckhout, P. & Farfán, C., 2001 - La Temporada 1999 de Excavaciones Arqueológicas en la Pirámide con Rampa III de Pachacamac, Costa Central del Perú. Ponencia presentada en el marco del XIII Congreso Peruano del Hombre y la Cultura Andina, Lima.

Estete, M. de, 1992[1533] - Nouvelles du Pérou, Translated by Angeles Muñoz and Rosine Gars. In: Nouvelles certaines des Isles du Peru, (Isabel de Soto ed.): 44-81; Amiot. Lenganey, Thaon.

Franco Jordan, R., 1993a - Excavaciones en la Pirámide con rampa n°2, Pachacamac; Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Unpublished Master Thesis

Franco Jordan, R., 1993b - El centro ceremonial de Pachacamac: nuevas evidencias en el Templo Viejo. Boletín de Lima, 86: 45-62; Lima.

Franco Jordan, R., 1993c - Los dos templos principales de Pachacamac. Breve síntesis. Revista del Museo de Arqueología, 4: 55-77; Trujillo: Universidad Nacional de Trujillo, Facultad de Ciencias Sociales.

Franco Jordan, R., 1998 - La Pirámide con Rampa n°2 de Pachacamac. Excavaciones y Nuevas Interpretaciones; Trujillo.

IMARPE / ITP, 1996 - Compendio biológico tecnológico de las principales especies hidrobiológicas comerciales del Perú, 143p.

JijÓn y Caamaño, J., 1949 - Maranga, Contribución al Conocimiento de los Aborígenes del Valle del Rímac, Perú; Quito: La Prensa Católica.

Jiménez Borja, A., 1985 - Pachacamac. Boletín de Lima, 38: 40-54; Lima.

Jiménez Borja, A., 1992 - Las Huacas. Pachacamac, Revista del Museo de la Nacion, 1(1): 125-31; Lima.

Kroeber, A. L., 1954 - Proto-Lima: A Middle Culture of Peru. Fieldiana Anthropology, 44; Chicago: Chicago Natural History Museum.

Menzel, D., 1964 - Style and Time in the Middle Horizon. Nawpa Pacha, 2: 1-105.

Michczynski, A., Eeckhout, P. & Pazdur, A., en prensa 2002 - 14C absolute chronology of the Pyramid III and the Dynastic Model of Pachacamac, Peru. Radiocarbon, Vol. 44.

Paredes Botoni, P., 1988 - Pachacamac -Pirámide con Rampa n°2. Boletín de Lima, 55: 41-58. Lima.

Patterson, T. C., - 1966 - Pattern and Process in the Early Intermediate Period Pottery of the Central Coast of Peru; Berkeley and Los Angeles: University of California Publications in Anthropology, 3. University of California Press.

Patterson, T. C., McCarthy, J.P. & Dunn, R.A., 1982 - Polities in the Lurin Valley during the Early Intermediate Period. Nawpa Pacha, 20: 61-82.

Pizarro, H., 1872[1533] - A Letter of Hernando Pizarro to the Royal Audience of Santo Domingo, November 1533. In: Reports on the Discovery of Peru, III, (ed. C.R. Markham): 111-127; London. Hayklut Society.

Rodríguez de Sandweiss, M., 1998 - Identificación y análisis de material malacológico. In: (R ed. Franco Jordan) La Pirámide con Rampa n° 2 de Pachacamac. Excavaciones y Nuevas Interpretaciones: 76-90; Trujillo.

ROLLINS, H. B., SANDWEISS, D. H. & ROLLINS, J. C., 1990 - Mollusks and coastal archaeology: a review. In N. Lasca & J. Donahue (eds.), Archaeological Geology of North America. Geological Society of America, Boulder, Centennial Special Volume 4 – pp. 467-478.

Rostworowski de Díez Canseco, M., 1972 - Breve Informe sobre el Señorio de Ychma o Ychima. Arqueología PUC, 13: 37-51; Lima: Instituto Riva-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú.

Rostworowski de Diez Canseco, M., 1978 - Señorios Indigenos de Lima y Canta. 280p.; Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Rostworowski de Diez Canseco, M., 1981 - Recursos naturales renovelables y pesca. Siglos XVI y XVII; 180p.; Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Rostworowski de Diez Canseco, M., 1992 - Pachacamac y el Señor de los Milagros. Una Trayectoria Milenaria; 214p.; Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Rowe, J. H., 1946 - Inca Culture at the time of the Spanish Conquest. In: Handbook of South American Indians (Vol. II), (ed. Julian H. Steward): 183-330; Washington: Bureau of American Ethnology, Bulletin 143. .

SANDWEISS, D. H., 1989 - The fishermen of Chincha, Peru: an archaeological investigation of late prehispanic coastal specialization. Ph.D. Thesis, Cornell University. 611p.

SANDWEISS, D. H., 1992 - The archaeology of Chincha fishermen: specialization and status in Inka Peru. Bulletin of the Carnegie Museum of Natural History, Pittsburgh, 29: 161p.

SANDWEISS, D. H., MAASCH, K. A., BURGER, R. L., RICHARDSON III, J. B., ROLLINS, H. B. & CLEMENT, A., 2001 - Variation in Holocene El Niño frequencies: climate records and cultural consequences in ancient Peru; Geology, 29(7): 603-606.

SANDWEISS, D. H., RICHARDSON III, J. B., REITZ, E. J., HSU, J. T. & FELDMAN, R. A., 1989 - Early maritime adaptations in the Andes : preliminary studies at the Ring Site, Peru. In: Ecology, settlement and history in the Osmore Drainage, Peru (D. Rice, C. Stanish et P. R. Scarr eds.); Oxford: British Archaeological Reports International Series, 545(1): 35-84.

SANDWEISS, D. H., RICHARDSON III, J. B., REITZ, E. J., ROLLINS, H. B. & MAASCH, K. A., 1996 - Geoarchaeological evidence from Peru for a 5000 years B.P. onset of El Niño. Science, 273: 1531-1533.

Shimada, I., 1991 - Pachacamac Archaeology. Retrospect and Prospect. In Pachacamac. A Reprint of the 1903 Edition by Max Ühle. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

Stumer, L., 1954 - Population Centers of the Rimac Valley of Peru. American Antiquity, 20: 130-48.

Stumer, L., 1957 - Ceramica negra de estilo Maranga. Revista del Museo Nacional, 26: 272-89; Lima.

Stumer, L., 1958 - Contactos foraneos en la arquitectura de la Costa Central. Revista del Museo Nacional, 27: 11-30; Lima.

Ühle, M., 1903 - Pachacamac. Report of The William Pepper, M.D., LL.D. Peruvian Expedition of 1896; Philadelphia: The Dpt of Archaeology of the University of Pennsylvania.

VILLALBA, R., 1994 - Fluctuaciones climáticas en latitudes medias de América del Sur durante los últimos 1000 años: sus relaciones con la Oscilación del Sur. Revista Chilena de Historia Natural, 67: 453-461.

WELLS, L. E., 1987 - An alluvial record of El Niño events from northern coastal Peru. Journal of Geophysical Research, 92: 14463-14470.

Inicio de página

Anexo

ANEXO 1. Repartición de los invertebrados y peces maricos por capas de las Unidades 24 y 25 de la pirámide No III de Pachacamac

24(1)

24(2)

24(3)

24(4)

Grupo

Familia

Especie

NR

NMI

NR

NMI

NR

NMI

NR

NMI

Crustacea

Balanidae

Balanus sp.

0

0

0

0

0

0

0

0

Crustacea

Chthamalidae

Jhelius sp.

0

0

1

1

0

0

0

0

Crustacea

Hippidae

Emerita analoga

0

0

0

0

0

0

0

0

Crustacea

Palaemonidae

Cryphiops caementarius

0

0

0

0

0

0

0

0

Crustacea

Xanthidae

n. i.

0

0

0

0

1

1

0

0

Crustacea

n. i.

0

0

0

0

0

0

0

0

Total Crustacea

0

0

1

1

1

1

0

0

Polyplacophora

Chitonidae

n. i.

0

0

2

1

0

0

0

0

Gastropoda

Acmaeidae

n. i.

0

0

0

0

0

0

0

0

Gastropoda

Crepidulidae

Crepipatella sp.

24

11

38

18

8

4

0

0

Gastropoda

Fissurellidae

Fissurella maxima

0

0

0

0

0

0

0

0

Gastropoda

Muricidae

Concholepas concholepas

0

0

4

2

2

1

0

0

Gastropoda

Muricidae

Thais chocolata

21

8

28

10

6

2

0

0

Gastropoda

Muricidae

Thais haemastoma

0

0

0

0

0

0

0

0

Gastropoda

Muricidae

Thais sp.

0

0

9

4

0

0

0

0

Gastropoda

Muricidae

Xanthochorus buxea

0

0

0

0

0

0

0

0

Gastropoda

Naticidae

Polinices sp.

2

1

10

5

0

0

0

0

Gastropoda

Trochidae

Tegula atra

0

0

3

1

0

0

0

0

Gastropoda

Trochidae

Tegula euryomphalum

0

0

0

0

0

0

0

0

Gastropoda

Trochidae

Tegula sp.

0

0

0

0

0

0

0

0

Gastropoda

Turbinidae

Prisogaster niger

0

0

0

0

0

0

0

0

Bivalvia

Donacidae

Donax obesulus

68

32

120

56

284

139

6

2

Bivalvia

Mactridae

Mulinia edulis

2

1

0

0

0

0

0

0

Bivalvia

Mesodesmatidae

Mesodesma donacium

359

26

507

65

58

16

7

1

Bivalvia

Mytilidae

Aulacomya ater

84

18

195

61

32

8

4

1

Bivalvia

Mytilidae

Choromytilus chorus

7

3

3

1

3

1

0

0

Bivalvia

Mytilidae

Perumytilus purpuratus

10

5

20

10

8

4

0

0

Bivalvia

Mytilidae

Semimytilus algosus

57

17

52

23

64

21

3

1

Bivalvia

Pectinidae

Argopecten purpuratus

2

1

2

1

0

0

0

0

Total Mollusca

636

123

993

258

465

196

20

5

Chondrichthyes

n. i.

0

0

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Carangidae

Trachurus murphyi

0

0

7

4

2

1

24

2

Teleostei

Clupeidae

Sardinops sagax

0

0

9

2

3

1

0

0

Teleostei

Engraulidae

Engraulis ringens

0

0

20

4

0

0

0

0

Teleostei

Haemulidae

Anisotremus scapularis

0

0

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Haemulidae

Isacia conceptionis

0

0

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Labrisomidae

Labrisomus philippii

0

0

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Paralichthyidae

Paralichthys adspersus

1

1

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Sciaenidae

Cilus gilberti

1

1

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Sciaenidae

Cynoscion analis

0

0

0

0

0

0

1

1

Teleostei

Sciaenidae

Paralonchurus peruanus

0

0

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Sciaenidae

Sciaena deliciosa

0

0

0

0

2

2

6

2

Teleostei

Sciaenidae

Sciaena wieneri

0

0

0

0

1

1

0

0

Teleostei

Sciaenidae

Stellifer minor

0

0

0

0

0

0

0

0

Teleostei

Scombridae

Katsuwonus pelamis

0

0

0

0

1

1

0

0

Teleostei

Scombridae

Sarda chiliensis

1

1

1

1

0

0

0

0

Teleostei

Scombridae

Scomber japonicus

0

0

0

0

5

2

5

1

Teleostei

Serranidae

Paralabrax humeralis

1

1

0

0

0

0

1

1

Teleostei

n. i.

0

0

1

1

0

0

9

4

Total Chondrichthyes + Teleostei

4

4

38

12

14

8

46

11

Total

25(1)

25(2)

25(3)

25(4)

Total

Gran total

NR

%

NMI

%

NR

NMI

NR

NMI

NR

NMI

NR

NMI

NR

%

NMI

%

NR

%

NMI

%

0

0.0%

0

0.0%

1

1

0

0

0

0

0

0

1

4.8%

1

9.1%

1

4.3%

1

7.7%

1

50.0%

1

50.0%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

1

4.3%

1

7.7%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

1

1

0

0

0

0

1

4.8%

1

9.1%

1

4.3%

1

7.7%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

5

2

3

1

1

1

9

42.9%

4

36.4%

9

39.1%

4

30.8%

1

50.0%

1

50.0%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

1

4.3%

1

7.7%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

0

0

10

5

0

0

10

47.6%

5

45.5%

10

43.5%

5

38.5%

2

100

2

100

1

1

6

3

13

6

1

1

21

100

11

100

23

100

13

100

2

0.1%

1

0.2%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

2

0.0%

1

0.1%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

2

1

0

0

0

0

2

0.1%

1

0.1%

2

0.0%

1

0.1%

70

3.3%

33

5.7%

10

5

56

28

44

21

0

0

110

3.7%

54

6.5%

180

3.5%

87

6.1%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

0

0

4

2

0

0

4

0.1%

2

0.2%

4

0.1%

2

0.1%

6

0.3%

3

0.5%

14

6

11

3

5

1

0

0

30

1.0%

10

1.2%

36

0.7%

13

0.9%

55

2.6%

20

3.4%

10

5

32

10

33

11

2

1

77

2.6%

27

3.2%

132

2.6%

47

3.3%

0

0.0%

0

0.0%

2

1

0

0

0

0

0

0

2

0.1%

1

0.1%

2

0.0%

1

0.1%

9

0.4%

4

0.7%

7

3

2

1

4

2

3

1

16

0.5%

7

0.8%

25

0.5%

11

0.8%

0

0.0%

0

0.0%

2

1

0

0

0

0

0

0

2

0.1%

1

0.1%

2

0.0%

1

0.1%

12

0.6%

6

1.0%

8

4

16

8

10

5

2

1

36

1.2%

18

2.2%

48

0.9%

24

1.7%

3

0.1%

1

0.2%

0

0

1

1

2

1

0

0

3

0.1%

2

0.2%

6

0.1%

3

0.2%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

2

1

0

0

0

0

2

0.1%

1

0.1%

2

0.0%

1

0.1%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

2

1

2

1

0

0

4

0.1%

2

0.2%

4

0.1%

2

0.1%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

2

1

0

0

0

0

2

0.1%

1

0.1%

2

0.0%

1

0.1%

478

22.6%

229

39.3%

26

13

55

25

14

7

118

58

213

7.2%

103

12.3%

691

13.6%

332

23.4%

2

0.1%

1

0.2%

0

0

0

0

2

1

0

0

2

0.1%

1

0.1%

4

0.1%

2

0.1%

931

44.0%

108

18.6%

256

39

605

120

379

67

171

24

1411

47.7%

250

29.9%

2342

46.2%

358

25.2%

315

14.9%

88

15.1%

71

19

274

79

172

47

63

30

580

19.6%

175

20.9%

895

17.6%

263

18.5%

13

0.6%

5

0.9%

7

3

17

5

11

4

0

0

35

1.2%

12

1.4%

48

0.9%

17

1.2%

38

1.8%

19

3.3%

14

7

45

20

44

20

6

3

109

3.7%

50

6.0%

147

2.9%

69

4.9%

176

8.3%

62

10.7%

95

27

99

40

89

36

32

14

315

10.7%

117

14.0%

491

9.7%

179

12.6%

4

0.2%

2

0.3%

2

1

0

0

0

0

0

0

2

0.1%

1

0.1%

6

0.1%

3

0.2%

2114

100

582

100

524

134

1221

344

815

226

397

132

2957

100

836

100

5071

100

1418

100

0

0.0%

0

0.0%

1

1

5

2

0

0

0

0

6

1.6%

3

4.7%

6

1.3%

3

3.0%

33

32.4%

7

20.0%

2

1

112

11

11

2

2

1

127

34.4%

15

23.4%

160

34.0%

22

22.2%

12

11.8%

3

8.6%

1

1

153

8

0

0

9

2

163

44.2%

11

17.2%

175

37.2%

14

14.1%

20

19.6%

4

11.4%

0

0

16

2

0

0

0

0

16

4.3%

2

3.1%

36

7.6%

6

6.1%

0

0.0%

0

0.0%

1

1

2

2

0

0

0

0

2

0.5%

3

4.7%

2

0.4%

3

3.0%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

1

1

0

0

0

0

2

0.5%

1

1.6%

2

0.4%

1

1.0%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

1

1

0

0

0

0

1

0.3%

1

1.6%

1

0.2%

1

1.0%

1

1.0%

1

2.9%

0

0

1

1

0

0

0

0

1

0.3%

1

1.6%

2

0.4%

2

2.0%

1

1.0%

1

2.9%

1

1

0

0

0

0

0

0

1

0.3%

1

1.6%

2

0.4%

2

2.0%

1

1.0%

1

2.9%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

1

0.2%

1

1.0%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

5

3

0

0

0

0

5

1.4%

3

4.7%

5

1.1%

3

3.0%

8

7.8%

4

11.4%

0

0

11

6

0

0

0

0

11

3.0%

6

9.4%

19

4.0%

10

10.1%

1

1.0%

1

2.9%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

1

0.2%

1

1.0%

0

0.0%

0

0.0%

0

0

1

1

0

0

0

0

1

0.3%

1

1.6%

1

0.2%

1

1.0%

1

1.0%

1

2.9%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

1

0.2%

1

1.0%

2

2.0%

2

5.7%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

2

0.4%

2

2.0%

10

9.8%

3

8.6%

0

0

5

3

0

0

0

0

5

1.4%

3

4.7%

15

3.2%

6

6.1%

2

2.0%

2

5.7%

0

0

0

0

0

0

0

0

0

0.0%

0

0.0%

2

0.4%

2

2.0%

10

9.8%

5

14.3%

2

2

25

11

0

0

1

0

28

7.6%

13

20.3%

38

8.1%

18

18.2%

102

100

35

100

8

7

338

52

11

2

12

3

369

100

64

100

471

100

99

100

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Fig. 1 - Mapa del bajo valle del Lurín
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6339/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 140k
Título Fig. 2 - El sitio monumental de Pachacamac (según Ühle, 1903). El complejo piramidal No III está indicado en gris
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6339/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 192k
Título Fig. 3 - Plano y reconstitución virtual del complejo piramidal No III en Pachacamac (mostrando las U 24 y 25)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6339/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 280k
Título Fig. 4 - Huesos de jurel de la U25
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6339/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 392k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Philippe Béarez, Manuel Gorriti y Peter Eeckhout, « Primeras observaciones sobre el uso de invertebrados y peces marinos en Pachacamac (Perú) en el siglo XV (período Intermedio Tardío) », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 32 (1) | 2003, 51-67.

Referencia electrónica

Philippe Béarez, Manuel Gorriti y Peter Eeckhout, « Primeras observaciones sobre el uso de invertebrados y peces marinos en Pachacamac (Perú) en el siglo XV (período Intermedio Tardío) », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 32 (1) | 2003, Publicado el 08 abril 2003, consultado el 25 abril 2017. URL : http://bifea.revues.org/6339 ; DOI : 10.4000/bifea.6339

Inicio de página

Autores

Philippe Béarez

ESA 8045 CNRS, Muséum national d’histoire naturelle, 55 rue Buffon, 75005 Paris, France. E-mail: bearez@mnhn.fr

Manuel Gorriti

Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Av. Nicolás de Piérola 1222, Lima 1, Perú. E-mail: gorritimanuel21@hotmail.com

Peter Eeckhout

Faculté de Philosophie & Lettres (CP 175), Université Libre de Bruxelles, Av. F. Roosevelt 50, 1050 Bruselas, Bélgica. E-mail: peeckhou@ulb.ac.be

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CNRS
  • Logo Ministère des affaires étrangères
  • Revues.org