Navegación – Mapa del sitio

Dos visiones del hombre americano. d’Orbigny, Marcoy y la etnología sudamericana

Deux visions de l’homme américain. D’orbigny, Marcoy et l’ethnologie sudamérindienne
Two visions of the american man, d’Orbigny, Marcoy and the south-amerindian ethnology
Jean-Pierre Chaumeil
p. 459-465

Resúmenes

La reciente publicación de los viajes por América del Sur de d’Orbigny y Marcoy invita a comparar, tanto del punto de vista científico como por su recepción frente al gran público, sus contribuciones respectivas al estudio de las sociedades indígenas de las tierras bajas. Si bien los dos viajeros se oponen en muchos aspectos, compartieron sin embargo actitudes comunes frente a las poblaciones observadas, como también sufrieron un cierto discrédito por parte de los medios académicos de aquel entonces. Sea por falta o exceso de “rigor científico”, la trayectoria de ambos viajeros revela a su vez mucho sobre la construcción del “americanismo” a mediados del siglo XIX.

Inicio de página

Texto completo

1La publicación y reedición, con poco intervalo, de las obras de Alcide d’Orbigny (2002) y de Paul Marcoy (2001), invitan a reflexionar sobre el valor y la originalidad de sus aportes respectivos a la ciencia etnológica con referencia al estudio de las poblaciones indígenas de América del Sur.

2Si bien los dos viajeros se diferencian en muchos aspectos (viajero oficial mandado por el Museo nacional de Historia natural, d’Orbigny se benefició de la mejor formación académica por aquel entonces y de todo el apoyo institucional necesario, mientras que Marcoy, viajero independiente, autodidacta, mezcla de aventurero y artista, carecía totalmente de tal formación y apoyo), ambos desempeñaron sin embargo sensibilidades y actitudes algo similares frente a las poblaciones con las cuales compartieron un instante el modo de vida, así como denunciaron con la misma firmeza la aceleración del deterioro ambiental producido por la cada vez mayor explotación indiscriminada de los recursos naturales. Ambos dieron también mucha importancia al papel de la iconografía como parte integrante de sus trabajos y se animaron en varias empresas de divulgación científica (d’Orbigny en el Voyage pittoresque publicado bajo su dirección y en el cual imaginó el itinerario de un viajero; Marcoy a través de la revista muy popular por aquel época, Le Tour du monde). Los dos sufrieron además críticas o indiferencia, hasta descrédito, por parte de ciertos medios científicos, d’Orbigny por su fidelidad a Cuvier y al fijismo (controversia con Darwin) (Chaumeil, 2002), Marcoy por su “infidelidad” a la Academia así como por el tono juzgado demasiado novelesco de sus escritos (controversia con Raimondi) (Chaumeil, 2001). Sea por exceso o falta de “rigor científico”, la trayectoria personal de ambos viajeros revela a su vez mucho sobre el proceso de construcción de una comunidad científica americanista naciente.

3Las diferencias académicas y de estilo, así como las semejanzas, entre ambos viajeros nos parecen por otro lado interesantes para establecer una comparación en la medida que ofrecen dos extremos, por así decirlo, de lo que produjo en materia de viaje etnográfico la primera mitad del siglo XIX. Vale recordar sin embargo que Marcoy emprendió sus viajes 15 años después de d’Orbigny (regresó de su viaje al Amazonas cuando d’Orbigny acababa la publicación de los últimos volúmenes de su Viaje), en una región intermedia (Andes centrales y Amazonas) entre las zonas exploradas por este último (parte meridional de América del Sur) y por Humboldt (parte septentrional). Si se puede establecer ciertos paralelos, como lo hizo Rivet (1933), entre Humboldt y d’Orbigny, o incluso Castelnau, uno tendría en cambio dificultad en ubicar una filiación precisa con la obra mucho más impresionista de Marcoy.

4Sea lo que sea, si de manera típica d’Orbigny y Marcoy ilustran dos maneras distintas de viajar y de aproximarse a la realidad sudamericana, sus apreciaciones de las sociedades indígenas no eran del todo diferentes. El valor de ambos testimonios en este campo no consiste quizás tanto en la precisión etnográfica (aunque este aspecto tiene importancia), menos todavía en las especulaciones teóricas sobre el hombre americano (de las cuales no queda gran cosa hoy día), sino más bien en una cierta percepción y un interés por la organización de las sociedades indígenas que era algo nuevo por aquel entonces, prefigurando de algún modo los inicios de la etnología moderna (de la observación de la naturaleza hacia el análisis de las sociedades observadas). Pensamos que ahí radicó uno de sus mayores aportes por la influencia que tuvo sobre las transformaciones progresivas en la manera de ver y acercarse a los grupos indígenas, rompiendo de cierta manera con las ideas simplistas y despectivas que dominaban por aquella época la mayoría de los círculos científicos. Esto no quiere decir que no compartían esta visión europeocéntrica del mundo tan característica de la época y a la cual podían difícilmente escapar (la necesidad de “civilizar” y la idea de “progreso”), sino que defendían al mismo tiempo las culturas indígenas como formando sistemas complejos y dignos de ser estudiado como tal. Este cambio progresivo de mirada, que se inició por cierto con Humboldt, repercutió también en su visión de la naturaleza como medio frágil que se debía proteger. Es muy significativa la “modernidad” de ambos viajeros sobre este tema que se ha vuelto central hoy en día, como bien se sabe, en los discursos y políticas del llamado “desarrollo sustentable”; podríamos al respecto citar párrafos enteros escritos por ambos viajeros que podrían ser aprobados como modelo en el género por cualquier medioambientalista actual.

5Para nutrir la comparación entre ambos americanistas, vale considerar tres tipos de aportes: etnográfico, linguístico e iconográfico.

6Es indiscutible que d’Orbigny ha sido en su época uno de los que mejores que ha descrito y estudiado las poblaciones indígenas de las regiones meridionales de América del Sur (sus predecesores, Félix de Azara y Tadeo Haenke no libraron quizás la misma cantidad y cualidad de datos). Fue también uno de los primeros sabios en haber emprendido el estudio de un vasto grupo humano considerando simultáneamente los caracteres físicos, las civilizaciones y las lenguas.

7Para evaluar su aporte, es necesario distinguir estos dos momentos o etapas en su reflexión antropológica, entre el tiempo de la descripción (el Viaje) y el de la síntesis (El Hombre americano).

8En el Viaje, d’Orbigny ofrece una relación bastante completa así como una suma de datos muy a menudo inéditos (pero que deben mucho, por cierto, a informaciones o manuscritos de misioneros conseguidos en las aldeas misionales, procedimiento que, dicho de paso, era común a la mayoría de los viajeros en aquel entonces, incluyendo a Marcoy) sobre la historia, la geografía, la economía y la etnología de las sociedades encontradas.

9Es sobre todo en Bolivia, donde residió más tiempo y con las mejores condiciones, que d’Orbigny hizo las observaciones más detalladas sobre los grupos indígenas, los guarayos, mojos, chiquitos y sobretodo yuracares, mencionando incluso por primera vez a grupos como los siriono. La riqueza y la precisión de los datos recogidos (superando en varios casos los proporcionados posteriormente por Lardner Gibbon o por Erland Nordenskiöld) hacen de esta parte del Viaje el elemento fuerte de su obra del punto de vista etnográfico. Muchos de estos documentos son únicos y constituyen todavía para numerosos etnólogos las únicas fuentes disponibles y fidedignas sobre estas remotas comarcas. Así lo confirmo Vincent Hertzel (comunicación personal) a propósito de los yuracares sobre los cuales está redactando su tesis. No solamente los datos proporcionados por d’Orbigny (que incorporan también informaciones que le dio el misionero la Cueva) permiten llenar importantes lagunas etnográficas (sobre mitología, duelos de flecha, discursos de salutación o ritos de pubertad), sinó que permiten tener una visión mucho más amplia de este grupo. D’Orbigny ofrece por otro lado buenas descripciones de las ceremonias sincréticas indígenas en las misiones, que son de interés tanto para el historiador como para el etnólogo.

Fig. 1 – Visita a los yuracarés

Fig. 1 – Visita a los yuracarés

(sacado de d’Orbigny, 2002: 1320)

10Uno de los otros aportes notables de d’Orbigny a la antropología es el de haber puesto fin a uno de los mitos sudamericanos más tenaz desde el siglo XVI (desde el relato de Pigafetta): el de los “patagones gigantes”. Demostró de manera definitiva, a partir de datos antropométricos recogidos por él, la falsedad de tal aserto viejo de tres siglos.

11Muchas otras observaciones son valiosas, otras contradecían las certezas de la época, pero recibieron confirmación desde entonces, como por ejemplo las relaciones juzgadas como infundadas que estableció d’Orbigny entre quechua y aymara, cuando las investigaciones recientes insisten sobre las múltiples imbrincaciones (históricas, culturales, linguísticas) entre ambos conjuntos (Cerron Palomino, 2000).

12Su contribución en el campo linguístico no ha sido menos importante, en particular por la notación de los primeros vocabularios de lenguas indígenas hasta entonces desconocidas, y Paul Rivet (véase sus numerosos trabajos sobre linguística boliviana) mostró el inmenso partido que pudo sacar de los materiales linguísticos inéditos de d’Orbigny así como de los vocabularios que trajo de las misiones. Su preocupación por las lenguas nativas entraba de hecho como factor clave en su proyecto d’Orbigny, Castelnau, Markham o Raimondi.

13La contribución real a la etnografía de Marcoy viene, como en el caso de d’Orbigny, de su relación directa con las poblaciones indígenas, pero con un toque especial y algo inimitable (que le valió muchas críticas) debido a su manera muy singular de mirar, de sentir, de percibir y de narrar. Es seguramente sobre el estilo narrativo que Marcoy se distancia más de d’Orbigny. Nos proporcionó sin embargo un amplio panorama etnográfico que sigue sirviendo de referencia a los estudios posteriores sobre estas regiones (en particular sobre las sociedades del Ucayali). Puzo en evidencia muchos de los mecanismos de la dinámica social indígena (los sistemas de movilidad socio-espacial y de guerra, los circuitos de intercambio a larga distancia, etc.) sobre los cuales las investigaciones actuales se apoyan para especificar ciertas formas, todavía activas, de organizaciones regionales y multiétnicas. Insistió también, al igual que d’Orbigny, sobre el impacto de las misiones en los modos de vida y de reagrupamiento indígenas (el descriptivo de la misión de Sarayacu constituye una mina para una etnografía de las misiones). Ambos vieron en este proceso tanto la marca del progreso como el inicio de la decadencia de las culturas indígenas, posición paradójica que reflejaba las contradicciones de la época (entre exotismo romántico y ciencia), cuando precisamente el discurso de la ciencia se hizo progresivamente instrumento del progreso.

Fig. 2 – Ensoñación al crepúsculo

Fig. 2 – Ensoñación al crepúsculo

(sacado de Marcoy, 2001: 482)

14Aunque muchos de los datos etnográficos de Marcoy son relevantes y hasta novedosos para la época, algunos necesitan sin embargo ser revisados, como por ejemplo los apuntes demográficos que son muy subestimados o ciertas identificaciones étnicas equivocadas, lo que se puede fácilmente entender vista la confusión que reinaba en las clasificaciones por aquel entonces (recordamos que d’Orbigny no consideró los grupos del Amazonas en su clasificación).

15En el campo linguístico también hizo algunos aportes (pero en menor escala que d’Orbigny), notando varios vocabularios indígenas que se utiliza principalmente hoy como base comparativa (es evidente que ambos viajeros no hablaban las lenguas indígenas, con excepción del quechua y guaraní de las cuales tenían nociones).

16En materia de iconografía, tanto Marcoy como d’Orbigny eran extraordinarios dibujantes y recurrieron mucho a la ilustración en sus obras respectivas, pero lo hicieron de manera muy distinta según sus objetivos, dependiendo también eso del soporte editorial escogido y del público destinatario. D’Orbigny, como naturalista, pensó la iconografía basicamente en términos de fuente documental (atlas), mientras que Marcoy, como artista, la penso mucho más como parte integrante del texto, o mejor dicho como un “texto global”, a la manera de una escritura “mixta” (textual y gráfica), así como bien lo mostró Régine Bénize-Daoulas (2001; 2002). La revista Le Tour du monde en la cual publicó la primera edición de su viaje ofrecía esta posibilidad de combinar texto e imagen con el fin explícito de suscitar la curiosidad y la imaginación del lector. No es por sorprendernos que se volvió el periódico de aventura el más popular de la época. Muchos viajeros publicaron allí y conocieron tanto éxito que se les ofreció luego editar sus relatos en libro, lo que ocurrió con Marcoy. Se puede suponer al respecto que la presencia del autor, que aparece en muchos de los grabados vestido de sus ineluctables sombrero y poncho, hacia parte del efecto escénico destinado a dar una mayor credibilidad a su relato y propiciar al mismo tiempo la complicidad del lector (Bénize-Daoulas, 2001; 2002).

17Si encontramos por cierto en esta fabulosa iconografía mucho de la imaginación de Marcoy, así como muchos de los fantasmas occidentales sobre tan lejanas tierras, no carece sin embargo de valor etnográfico como lo hemos podido comprobar a propósito de los grabados referentes a los yagua. Pero sería todavía más importante encontrar algún día los croquis y acuarelas originales del autor: solo así se podría tener una idea más exacta de su sensibilidad etnográfica a través del dibujo.

18A modo de conclusión, vemos que a pesar de las distancias que separan los dos viajeros que no tenían al principio mucho del etnólogo, con formaciones, sensibilidades y motivaciones académicas diferentes, ambos aportaron, a su manera, mucho al americanismo y a la ciencia etnológica. No lo hicieron tanto a través de sus teorías sino por la precisión de sus observaciones así como, y quizás sobre todo, por los cambios que suscitaron en la manera de percibir el mundo indígena tratando, con los medios de los cuales disponían, de hacer valer el punto de vista de los indígenas, lo que era lejos de constituir la norma en los medios científicos de aquel entonces. Haciendo eso, hicieron realmente obra de etnólogo.

Inicio de página

Bibliografía

BENIZE-DAOULAS, R., 2001 – L’Amérique du Sud selon Paul Marcoy (1853-1876) : contribution à l’écriture d’un exotisme latino-américain en France. Thèse de Doctorat, Université Paris III, 623p.; 2 tomos.

BENIZE-DAOULAS, R., 2002 – Voyage en Paulie-Laurencie, essai sur une construction narrative polyphonique. Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines 31(2): 183-218.

CERRÓN-PALOMINO, R., 2000 – El Aimara como lengua oficial de los incas. Conferencia en el Centro G-H. Haudricourt/Celia, Villejuif.

CHAUMEIL, J.-P., 2001 – Un viajero sin prisa a mediados del siglo XIX, Laurent Saint-Cricq (Paul Marcoy). In: Paul Marcoy. Viaje a través de América del Sur, Del Océano Pacífico al océano Atlantico : 15-45; Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos/Pontificia Universidad Católica del Peru/Banco Central de Reserva del Peru/Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica.

CHAUMEIL, J.-P., 2002 – Quand le naturaliste se fait ethnologue… In: Alcide d’Orbigny. Du Nouveau Monde… au passé du monde (P. Taquet, edit.) : 64-69; París: Nathan et Muséum national d’Histoire naturelle.

MARCOY, P., 2001 [1869] –Viaje a través de América del Sur, del océano Pacífico al océano Atlántico, 567p., 632p.; Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos/Pontificia Universidad Catolica del Peru/Banco Central de Reserva del Peru/Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica. 2 tomos.

ORBIGNY, A. d’, 1839 – L’homme américain (de l’Amérique méridionale), considéré sous ses rapports physiologiques et moraux, 423p., 372p.; París: Chez F-G. Levrault. 2 tomos.

ORBIGNY, A. d’, 2002 [1945] –Viaje a la América Meridional, 1785p.; La Paz: Instituto Francés de Estudios Andinos/Plural editores. 4 tomos.

ORBIGNY, A. d’ (publié sous la direction de), 1836 – Voyage pittoresque dans les deux Amériques, 568p.; París: chez L. Tenré, Libraire-éditeur.

RIVET, P., 1933 – d’Orbigny, ethnologue In: Commémoration du voyage d’Alcide d’Orbigny en Amérique du Sud, 1826-1833: 15-26; París: Másson & Cie, publications du Muséum national d’histoire naturelle n°3.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Fig. 1 – Visita a los yuracarés
Créditos (sacado de d’Orbigny, 2002: 1320)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6092/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,7M
Título Fig. 2 – Ensoñación al crepúsculo
Créditos (sacado de Marcoy, 2001: 482)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/6092/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,3M
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Jean-Pierre Chaumeil, « Dos visiones del hombre americano. d’Orbigny, Marcoy y la etnología sudamericana », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 32 (3) | 2003, 459-465.

Referencia electrónica

Jean-Pierre Chaumeil, « Dos visiones del hombre americano. d’Orbigny, Marcoy y la etnología sudamericana », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 32 (3) | 2003, Publicado el 08 diciembre 2003, consultado el 22 junio 2017. URL : http://bifea.revues.org/6092 ; DOI : 10.4000/bifea.6092

Inicio de página

Autor

Jean-Pierre Chaumeil

EREA-CNRS: BP n° 8, 94801, Villejuif, Cedex. France. E-mail: jean-pierre.chaumeil@vjf.cnrs.fr

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CNRS
  • Logo Ministère des affaires étrangères
  • Revues.org