Navegación – Mapa del sitio

De la tecnología orfebre precolombina a la colonial*

De la technologie orfèvre précolombienne à la technologie orfèvre coloniale
Goldsmith Technology: pre-Columbian to Colonial
Luisa Vetter Parodi
p. 203-235

Resúmenes

Son escasas las investigaciones sobre los aspectos tecnológicos desarrollados por la platería colonial andina, y menos aquellas relacionadas a piezas elaboradas por los plateros indios en dicha época. En este trabajo damos a conocer algunos avances acerca de la tecnología utilizada por los plateros indios en los primeros siglos de la Colonia, gracias a la información recuperada de archivos. Esto nos permitirá entender el proceso de adaptación del platero indio a las nuevas técnicas y herramientas traídas por los conquistadores europeos a su llegada a América.

Inicio de página

Texto completo

Deseamos agradecer a la doctora Carmen Salazar-Soler, asesora de nuestra tesis, por permitirnos presentar los avances de nuestra investigación en este tomo del Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos. Asimismo, a María Everilda León Farfán, directora del Museo Inka de la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco; a Christian Mesía, director de la Casa del Alabado, Museo de Arte Precolombino en Quito; y, a Edmundo Salinas, director del Museo Antropológico de la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca en Sucre. Ellos autorizaron el uso de las fotografías tomadas a los objetos de las colecciones que guardan sus instituciones. Finalmente, agradecemos a Anne Marie Hocquenghem por sus oportunos comentarios.

Introducción

  • * Este trabajo es parte de la tesis para optar el grado de doctor en Historia del PEA-PUCP.

1En nuestros días el término «platero» hace referencia al artesano que trabaja la plata, pero en tiempos virreinales tenía un sentido más amplio. Como menciona Juan Castañeda (2002), bajo este nombre se agrupaban varias especialidades: en primer lugar, el platero de plata, dedicado específicamente a trabajar ese metal; luego el platero de oro u orífice que producía piezas de oro. Estaba también el platero de masonería, quien realizaba diseños mediante el repujado o cincelado; además, se contaban los tiradores que tiraban del metal o trefilaban para adelgazarlo hasta formar hilos. Por último, se incluían también los batihojas que, como su nombre lo indica, batían o golpeaban el metal para adelgazarlo y así producir láminas.

2Hace varios años que investigamos la tecnología artesanal, específicamente la de la platería, no solamente las técnicas orfebres de la época precolombina, sino también aquellas empleadas en la Colonia. En este último caso, nos interesa particularmente la tecnología desarrollada por el platero indio, aunque también dedicamos nuestra atención al estudio de la tecnología de los plateros europeos, criollos y mestizos por razones comparativas. Este trabajo intenta aproximarnos a la tecnología usada por los plateros indios a principios de la Colonia (siglos XVI y XVII) en el área andina; es decir, en los actuales territorios del Ecuador, Perú y de Bolivia. De esta manera tendremos una visión macrorregional para entender los cambios tecnológicos en un área que siempre estuvo relacionada, sea por intercambio entre las distintas sociedades independientes en época precolombina, por estar subyugadas a un poder central como en el caso del imperio incaico, o bajo el dominio español más tarde en la Colonia.

3En las páginas siguientes no solo se hará referencia a la forma de elaboración de las piezas de metal, sino especialmente a sus herramientas, a las posiciones de trabajo, y en general a todo lo que involucra un taller de orfebre y el material que emplea para elaborar las piezas.

1. El platero indio

4Para los fines de nuestra investigación hemos definido dos categorías de plateros: a) platero indio y b) platero europeo, criollo y mestizo. La primera utiliza la palabra «indio» pues en los primeros días del dominio europeo se denominaba así a cualquiera que haya nacido en América antes de la llegada de Colón a estas tierras (Spalding, 1974: 147). Hay evidencias del uso de este término desde tiempos del virrey Toledo, cuando la etiqueta de «indio» fue impuesta en el ambiente jurídico virreinal, dejando de lado diferencias étnicas y agrupando a los naturales por su lugar de proveniencia. Esta etiqueta se extendería a los descendientes, perpetuándola para mantener el sistema impuesto (Estenssoro, 2003: 140). La segunda categoría de plateros reúne a quienes procedían de Europa; a los nacidos en América, pero de padres europeos; y a los nacidos de la unión de un/a europeo/a y un/a indio/a.

5Si bien nuestra investigación se centra en el platero indio, hemos optado por crear la segunda categoría de plateros con fines comparativos. Sin esta segunda categoría no podríamos dilucidar si hubo transferencia de tecnologías, cuáles fueron los tipos de herramientas, ni conocer las diferencias en las piezas elaboradas, o los mercados a los que tenían acceso, etc.

6Para poder entender al platero indio en la Colonia y su forma de trabajo es necesario remontarse a su pasado precolombino, ya que es la única manera de comprender los posibles cambios que pudieron ocurrir en el «sistema tecnológico de producción» de las piezas de metal.

7Cieza de León, cronista del siglo XVI, presenta información de primera mano acerca de la tecnología de los plateros indios antes de los posibles cambios tecnológicos:

«Y lo que más se nota es, que tiene pocas herramientas y aparejos para hazer lo que hacen: y con mucha facilidad lo dan hecho con gran primor. Baste que afirmo auer visto que con dos pedaços de cobre, y otras dos o tres piedras vi hazer baxillas, y tan bien labradas, … que tuuieran bien que hazer otros oficiales en hacerlo tal y tan bueno con todos los adereços y herramientas que tienen» (Cieza de León, 1996 [1553], cap. cxiiii: 299-300).

2. Lista de herramientas de plateros

  • 1 El anexo 2 es un glosario de los términos que aparecen en la lista del anexo 1. Así, el lector podr (...)

8A partir de la revisión de documentos primarios de distinta naturaleza como testamentos, formación de compañías de plateros, contratos de compra-venta, protocolos notariales y causas criminales, se ha confeccionado una lista de herramientas de platería (anexos 1 y 21).

  • 2 Cinco de estos listados fueron trabajados en una investigación anterior (Vetter, 2008).

9En esta investigación se presentan doce documentos que ayudarán a determinar si las herramientas fueron cambiando a lo largo de los años o si continuaron siendo las mismas2. Estos manuscritos fueron seleccionados porque son los más completos de todo el corpus documental revisado exhaustivamente, siendo las posibilidades de elección muy restringidas. Asimismo, fueron elegidos porque permitieron abarcar toda el área de estudio: Arequipa, Cusco, Ayabaca y Trujillo (Perú); Potosí (Bolivia); además de Cuenca y Quito (Ecuador). Uno de los documentos hace referencia a un platero del Viejo Mundo que nunca estuvo en América, lo que nos permite comparar herramientas con la Península Ibérica. Otro de los manuscritos destaca a un platero indio, en tanto que todos los demás mencionan a plateros de nuestra segunda categoría, sin poder identificarlos como europeo, criollo o mestizo por cuanto el documento no lo señala.

10Estos plateros pertenecen al siglo XVII y solo uno al siglo XVIII. Habría sido ideal incorporar un listado de herramientas de algún orfebre del siglo XVI, pero no fue posible encontrar ningún documento que ayude a este propósito. Asimismo, la elaboración de esa lista habría contribuido en mayor medida con la comparación de las herramientas de los plateros indios de época precolombina o transicional. Si bien este trabajo se restringe a los siglos XVI y XVII, fue necesario incluir al platero del siglo XVIII porque su listado de herramientas era muy completo.

11Al comparar las listas de herramientas, se puede observar que los instrumentos son muy parecidos, incluso en el caso del platero indio Sacayco. Las diferencias más notorias se observan en la cantidad y la variedad de los instrumentos, que estarían sujetas a la especialización del trabajo realizado por el platero.

12Se discutirán primero las herramientas comunes, que todos poseen, como es el caso del fuelle —herramienta usada para avivar el fuego en los hornos— o los crisoles —utilizados para derretir el metal que viene en lingotes de los ingenios a los talleres de los plateros—. Otros son los martillos, que se encuentran en diferentes formas y tamaños, y tienen diversos usos. Un tercer tipo de herramienta común es el tas para aplanar o el yunque para forjar; en ambos casos van en pareja con el martillo ya que son piezas que se colocan como base para sostener el metal que será aplanado o forjado, y tiene normalmente cara plana. Finalmente se cuentan las tenazas que, al igual que en el caso de los martillos, se distinguen según los diversos usos como el vaciado o la forja, o para tirar o trefilar. En este caso, cada uno de los orfebres dispone de una variedad similar, salvo Nicolás de Salas quien no poseía este tipo de instrumento.

13La herramienta con que se da inicio al proceso de orfebrería es la balanza pues el platero debe pesar el metal requerido para elaborar la pieza. Todos los plateros tenían al menos las pesas, como Pedro José Mexia que solo poseía las pesas, mas no la balanza. Dado que murió antes de hacer un inventario de sus herramientas y este fue realizado después de su fallecimiento, es posible que la balanza haya existido, pero luego de su fallecimiento no se supo cuál fue su destino.

14Es raro que algunas herramientas no aparezcan entre las propiedades de todos los plateros seleccionados, tal es el caso del crisol. Solo contaban con él Francisco Bello, quien en realidad no tenía un crisol propiamente dicho, sino el material para hacerlo, y Nicolás de Salas.

15El crisol es la herramienta base en la orfebrería pues es en él donde el metal se derrite para luego ser trabajado. Si el metal era comercializado en forma de piñas o quizás en forma de lingotes, ¿cómo hicieron estos orfebres para derretirlo y así trabajarlo? ¿Pudiera ser el caso que quizás las personas encargadas de hacer el inventario de los bienes de dichos orfebres no supieron identificar este tipo de objeto? Esto puede parecer raro cuando quienes hicieron el inventario de bienes fueron —en algunos casos— otros plateros, como Pedro José Mexia, quien murió antes de poder hacer él mismo su inventario; o cuando el mismo platero hizo su testamento, como es el caso de Pedro Sánchez de Segura. También es raro que en un documento de conformación de una compañía de plateros, como el caso de los plateros Pedro de Billanueba y Marcos Bicensio, no se encuentre un crisol en el listado. Es posible pensar que los plateros de los dos últimos ejemplos tenían la especialidad de masonería, por lo que quizás no era imprescindible que tuviesen un crisol como parte de sus herramientas.

16Otro elemento que forma parte de este primer paso para la elaboración de una pieza es el bórax o fundente. Este es mezclado con el metal de plata que será derretido, para permitir que el metal corra mejor. En nuestros registros, los únicos plateros que disponían de él fueron Francisco de Bello, Cristóbal de Almanza y Pedro Gonçalez. Actualmente el bórax se sigue utilizando con este fin.

17Los moldes están presentes entre las herramientas de todos los plateros. Es interesante notar que algunos fueron hechos en plomo, otros en plata, latón e incluso madera. No se sabe a ciencia cierta si continuaron usándose los moldes de arcilla como en la época prehispánica (figs. 1 y 2), pero es difícil que haya sido así por cuanto resultaba muy caro, ya que tenían un solo uso. Nicolás de Salas, platero de oro, poseía la mayor cantidad de moldes según su inventario: 110 unidades. También se mencionan cajas o piedras de amoldar, o cajas o moldes para amoldar, y en otros casos se indica la cantidad de libras de plomo que hay en los moldes de platería.

Figura 1 – Moldes de arcilla, lingotes y cucharitas rapé

Figura 1 – Moldes de arcilla, lingotes y cucharitas rapé

Rinconada Alta, La Molina (Lima)

Figura 2 – Moldes para el vaciado

Figura 2 – Moldes para el vaciado

Casa del Alabado, Museo de Arte Precolombino (Quito)

18Los instrumentos usados en la decoración de las piezas, como el buril, cincel y punzón, estaban dispersos entre los plateros, pero solo Pedro José Mexia y Cristóbal de Almanza poseían los tres (fig. 3). En los documentos de estos plateros no figuran sus especialidades, pero dado que disponían de estas tres herramientas se puede deducir que eran plateros de masonería; es decir, especialistas en repujado y cincelado. Sorprende que el platero de masonería Pedro Sánchez de Segura solo tuviese un par de punzones; sin embargo, en su inventario aparecen más de veinticinco martillos, incluyendo tases, lo que haría pensar que era un batihoja (fig. 4) y no un platero de masonería. Otro caso extraño es el de la compañía formada por Pedro de Billanueba y Marcos Bicensio, donde no se menciona ninguna de las tres herramientas, siendo estos maestros plateros de masonería. Conviene tener presente que todos los instrumentos mencionados han sido usados por los orfebres desde la época prehispánica (Carcedo & Vetter, 2002) y continúan en uso en la actualidad (Vetter & Carcedo, 2004) (fig. 5).

Figura 3 – Talleres de platería, según grabados de Étienne Delaune (Augsburgo, 1576)

Figura 3 – Talleres de platería, según grabados de Étienne Delaune (Augsburgo, 1576)

Se observan las herramientas, el horno y diferentes actividades de los plateros

Cherry, 1999: 27

Figura 4 – Talleres de platería, según grabados de Étienne Delaune (Augsburgo, 1576)

Figura 4 – Talleres de platería, según grabados de Étienne Delaune (Augsburgo, 1576)

Se observan las herramientas, el horno y diferentes actividades de los plateros

Cherry, 1999: 27

Figura 5 – Cinceles y buril precolombinos

Figura 5 – Cinceles y buril precolombinos

Rinconada Alta, La Molina (Lima)

  • 3 El platero Pedro Sánchez de Segura mencionaba en su testamento una serie de herramientas que se enc (...)

19Otras herramientas como el bruñidor, la lima, el compás, el taladro, la tijera y el muelle están presentes solamente en algunos inventarios. Es posible que en algunos casos las listas no incluyeran ciertos instrumentos por haber sido empeñados3, o porque el inventario fue realizado después de fallecido el platero y no se supo el paradero o la existencia de dicho instrumento, o simplemente porque en la especialidad del platero no se requería del uso de alguna de esas herramientas.

20En realidad no parece existir una diferencia importante entre los diez plateros americanos y el del Viejo Mundo, pues las herramientas son muy parecidas en los doce casos. Es importante mencionar que los diez primeros, de una forma u otra, estuvieron vinculados con tecnología europea, quizás por esa razón es que no se encuentran diferencias marcadas entre los americanos y el europeo.

21Si se comparan las herramientas que aparecen en estas listas con las usadas por los plateros prehispánicos, encontraremos algunas diferencias explicables pero no sorprendentes. Como se ha demostrado en una investigación anterior (Vetter, 2008), el platero indio usó crisoles, martillos, tases, balanzas, pinzas o tenazas (aunque aún no se sabe a ciencia cierta cuál fue el material de las mismas), moldes y bruñidores (figs. 6 y 7). A partir de la calidad y variedad de sus trabajos, se puede afirmar que el orfebre precolombino estuvo dotado de las herramientas necesarias para poder desarrollar su arte sin ninguna dificultad. Es evidente que ciertas herramientas como las tijeras, el taladro o el compás son de origen foráneo y por tanto no formaban parte de sus instrumentos, pero se cree que su ausencia no fue determinante para poder cumplir con su labor, porque desarrollaron otras herramientas que cumplieron esos mismos fines, como el cincel de corte usado en vez de las tijeras, o una herramienta punzante como compás, o el punzón en lugar del taladro. De esta manera el platero precolombino logró elaborar las piezas de metal que hoy se pueden apreciar en distintas colecciones y que asombran por su manufactura, gracias al arte y pericia de sus manos.

Figura 6 – Yunques-martillos

Figura 6 – Yunques-martillos

Sala de armas y herramientas, Museo Antropológico, Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca (Sucre)

Figura 7 – Tas y embutidera precolombina

Figura 7 – Tas y embutidera precolombina

Museo Inka, universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco

22Llama la atención que la cantidad de herramientas que poseía el platero indio Sacayco sea reducida en comparación con las de los demás plateros, y esto probablemente se debe a que este platero murió pobre, como se menciona en el documento:

«… yten declaro que yo estoi de presente mui pobre y adeudado y no dejo bienes para poder haçer, mandar y todo lo que mis albases[sic] hiçieren por mi ánima será como ellos ordenaren que todo lo dejo a la boluntad dellos etc.» (AHCNM EN, Legajo 42, ff. 1073 r.-1075, 1608).

23Pero esta condición de deterioro económico no fue un problema para conservar la variedad de martillos que se muestran en la lista, lo que permitiría suponer que el platero Sacayco fue un batihoja.

24Todos los plateros, tanto los incluidos en este trabajo como en el anterior (Vetter, 2008) son del siglo XVII, salvo el de Ayabaca que es del siglo XVIII. La pertenencia al mismo siglo podría explicar por qué el platero indio Sacayco tiene casi el mismo tipo de instrumentos que sus colegas de la segunda categoría y del Viejo Mundo. Luego de un siglo de convivencia entre europeos y naturales, es posible que los últimos hayan adoptado las herramientas de los primeros por diversas razones. Una de estas podría ser que resultaba más sencillo comprar herramientas hechas que hacerlas. En el documento (ARA, Prot. 261, f. 329-332v., 1615) que registra la formación de la compañía de plateros por parte de los maestros plateros de masonería Pedro de Billanueba y Marcos Bicensio, aparecen los precios de cada una de las herramientas que se podían comprar, lo que proporciona una idea del valor que cada una de ellas tenía en esa época.

25En la investigación anterior (Vetter, 2008) se menciona que el propio orfebre precolombino elaboraba sus herramientas y que no las regalaban ni vendían porque solían ser enterrados con ellas. Debió ser un trabajo considerable fabricar las herramientas para el oficio de platería, pues eso significaba conseguir el material —diferentes tipos de piedras para los martillos y tases, así como para las embutideras y los instrumentos para doblar las esquinas; metal para los punzones, cinceles y buriles; madera para el mango de los cinceles, buriles y punzones, etc.—, y luego con gran destreza fabricar cada uno de sus instrumentos. Este proceso demanda mucho tiempo y debió ser dificultoso, tanto la búsqueda de cada piedra para los diversos tipos de martillos, o la fundición del metal para lograr las distintas formas y tamaños de los cinceles, e incluso el tallado de los mangos de los buriles y punzones, como los de aquellos hallados en Rinconada Alta en La Molina (Carcedo & Vetter, 2002) (véase fig. 5). Inclusive la fabricación de los moldes para vaciar debió involucrar gran cantidad de tiempo, ya que en la época precolombina muchos de los moldes para hacer vaciados de formas preconcebidas —como figurinas— eran elaborados en arcilla y tenían un solo uso (véase fig. 1). En las excavaciones arqueológicas de talleres de orfebrería es casi imposible encontrar estos moldes, ya que eran usados y luego desechados porque se debían romper para sacar la pieza vaciada.

26En sus Comentarios reales de los incas, el Inca Garcilaso de la Vega, describe los materiales con que los orfebres elaboraron sus herramientas y las diversas formas que ellas tenían. Explica además que si bien los plateros indios no tenían ciertas herramientas como las tenazas, eso no era problema porque usaban varas de palo o de cobre para el mismo fin:

«Y comenzando de los plateros, dezimos que, con haver tanto número dellos y con trabajar perpetuamente en su oficio, no supieron hazer yunque de hierro ni de otro metal... Servíanse para yunque de unas piedras duríssimas, de color entre verde y amarillo; aplanavan y alisavan unas con otras; teníanlas en gran estima porque eran muy raras. No supieron hazer martillos con cabo de palo; labravan con unos instrumentos que hazen de cobre y latón, mezclado uno con otro; son de forma de dado, las esquinas muertas; unos son grandes, cuanto pueden abarcar con la mano para los golpes mayores; otros hay medianos y otros chicos y otros perlongados, para martillar en cóncavo; traen aquellos sus martillos en la mano para golpear con ellos como si fueran guijarros. No supieron hazer limas ni buriles… Tampoco supieron hazer tenazas para sacar el metal del fuego; sacávanlo con unas varas de palo o de cobre...» (Garcilaso de la Vega, Lib. Segundo, cap. XXVIII, 1985 [1609]: 90-91).

27Otra herramienta importante para el orfebre nativo fueron los canutos hechos de caña, en uno de cuyos extremos se colocaba una tobera de cerámica. Estos eran usados para avivar el fuego de los crisoles empleados para el vaciado del metal líquido a los moldes, y para el recocido. Los artesanos precolombinos no conocieron el fuelle que en gran medida facilita la pesada tarea de avivar el fuego, lograr altas temperaturas y mantenerlas. Los fuelles europeos posiblemente tuvieron una vida útil mucho mayor que la de los canutos de caña, por cuanto estos últimos se podían quemar fácilmente; así también las toberas podían romperse o recristalizarse de tal forma que se obstruía el conducto de salida del aire.

28Durante la Colonia todo esto pudo llevar al platero indio a experimentar primero con las herramientas europeas para luego, quizás, reemplazar las suyas. Los instrumentos europeos no eran fabricados por los plateros, ya venían hechos, lo que permitía al orfebre disponer de más tiempo para dedicarse a su oficio. Esto no quiere decir que el platero dejara de fabricar eventualmente algunas herramientas, como hasta el día de hoy continúan haciendo algunos artesanos (Vetter & Carcedo, 2004).

29Es posible que durante el siglo XVI el platero indio aún continuara usando los instrumentos elaborados por ellos mismos, como lo describen varios cronistas. Un ejemplo se encuentra en Benzoni, quien comenta las maravillas que los plateros indios lograban sin el uso de herramientas europeas y la forma en que fundían el metal para elaborar las piezas vaciadas:

«Esa Provincia de Quito es de aire templado, por lo cual los Reyes del Cusco vivían allí la mayor parte del tiempo, manteniendo en muchos sitios casas de orfebres, los que sin conocer el uso de ningún instrumento de fierro, toscamente labrando hacían cosas maravillosas, procediendo en su trabajo de esta manera. En primer lugar, cuando funden el oro y la plata colocan el metal en un crisol largo o redondo, hecho de un pedazo de trapo embadurnado con tierra mojada y carbón machacado; una vez que el crisol está seco lo ponen al fuego con la cantidad de metal que pueda caber en él, y con cinco o seis canutos de caña, ora más, ora menos, tanto soplan que éste termina por fundirse y colar; luego, sentados los orfebres en el suelo, con unas piedras negras confeccionadas para esta clase de labor, ayudándose uno al otro, hacen o por mejor decir hacían en la época de su prosperidad, lo que se les había mandado confeccionar, esto es, estatuas vacías, vasos, ovejas, joyas y, en fin, toda suerte de figuras de los animales que se podían ver» (Benzoni, 2000 [1572]: 118-119).

30Cobo, cronista del siglo XVII, también describe las herramientas que los plateros indios utilizaban:

«Carecían asimismo de tenazas, martillos, limas, cinceles, buriles y de los otros instrumentos de nuestros plateros, y con solas tres o cuatro suertes de herramientas de piedra y cobre labraban todas sus obras. Por ayunques usaban de piedras llanas muy duras; el martillo era un pedazo de cobre cuadrado tan grueso como el puño, de hechura de un dado con las esquinas muertas, y no le ponían cabo de palo, sino que golpeaban con él la plata al modo que cuando con una piedra partimos o majamos alguna cosa. Destos martillos tenían tres o cuatro diferencias; los mayores eran del tamaño dicho, y los otros medianos y pequeños… No conocieron el uso del torno… lo más que hacían era cincelado… Tampoco supieron dorar las hechuras de plata, ni hacer en ellas relevados y sobrepuestos. No trabajaban en pie, sino sentados en el suelo… y trabajaban hasta hoy con los mismos instrumentos y casi del mismo modo que antiguamente, pero con más primor, porque con lo que de nuestros plateros han aprendido y tomado de instrumentos y artificio, se han perfeccionado» (Cobo, lib. XIV, cap. XV, 1964 [1653/1890]: 267).

31Casi a principios del siglo XVII, Vázquez de Espinosa al escribir sobre Jauja indica que:

«Esta provincia y valle de Xauxa es muy fértil…; hay en él muchos oficiales de todos los oficios, y muchos indios plateros, que con muy diferentes herramientas que las nuestras labran y hacen cosas de mucho primor; no tienen martillos, sino a su usanza, un pedazo de metal de bronce con 4 esquinas y aquél les sirve de martillo y con él labran cuanto quieren…» (Vázquez de Espinosa, 1969 [1630], lib. Cuarto, cap. XLV: 323).

32En las citas de Benzoni y de Cobo, llama la atención la descripción que hacen de la posición de trabajo de los plateros indios. Estos cronistas parecen sorprenderse porque los artesanos indios no trabajaban de pie sino sentados en el suelo. En el trabajo de Benzoni se puede encontrar un dibujo que representa a un orfebre sentado en el suelo con un yunque entre las piernas y con una mano en alto, cogiendo el martillo con el que deforma plásticamente el metal colocado sobre el yunque; al costado de este orfebre se encuentran otros que están ocupados en mantener el calor del crisol con un canuto de caña para el recalentamiento (fig. 8). El platero europeo no trabajaba en esta posición, más bien se puede observar en varios dibujos de la época que el artesano se encuentra de pie al costado del crisol con el fuelle y sentado en un banco con su mesa de trabajo donde coloca el yunque y todas sus herramientas de platería (figs. 9 y 10). Dos de los plateros de la lista de herramientas mencionan un banco como parte de sus instrumentos. Ambos son de Potosí, uno de ellos es el platero indio Sacayco y el otro es Pedro Gonçalez quien vende sus herramientas a Sebastian Garçia. Es interesante que el platero indio se haya adaptado de tal forma que incluso cambió su posición de trabajo.

Figura 8 – Grabado de Benzoni donde se muestra a los orfebres laminando y recalentando las piezas de metal

Figura 8 – Grabado de Benzoni donde se muestra a los orfebres laminando y recalentando las piezas de metal

Benzoni, 2000 (1572)

Figura 9 – Orfebre recociendo un objeto de hierro en el horno

Figura 9 – Orfebre recociendo un objeto de hierro en el horno

Wolters, 2006 sacado de Khandak, 1748

Figura 10 – Orfebre en la mesa de trabajo preparándose para soldar

Figura 10 – Orfebre en la mesa de trabajo preparándose para soldar

Wolters, 2006, sacado de Khandak, 1748

33Una cita que parece resumir este intercambio de tecnologías pertenece a Cobo, donde menciona la gran destreza del platero indio en el manejo de sus herramientas, no solo para elaborar piezas en el estilo propio prehispánico, sino también aquellas de estilo europeo, lo que quizás más tarde les permitió ser tomados en cuenta e incorporados dentro del gremio de plateros:

«Tenían los reyes Incas gran número de plateros en todas las provincias de su dominio, en las cuales aún duran todavía muchos de los que han ido sucediendo a los que había cuando los españoles vinieron, y trabajan hasta hoy con los mismos instrumentos y casi del mismo modo que antiguamente, pero con más primor, porque con lo que de nuestros plateros han aprendido y tomado de instrumentos y artificio, se han perfeccionado mucho» (Cobo, 1964 [1653/1890], lib. XIV, cap. XV: 267; el subrayado es nuestro).

34Por ser un cronista del siglo XVII, Cobo nos ayuda a entender qué sucedió con el platero indio luego de cien años de ocupación europea. Como se lee en la cita anterior, hubo un traslado de instrumentos además de circulación de saberes entre el platero de nuestra segunda categoría, es decir, el europeo, criollo o mestizo, y el platero indio.

3. Comentario final

35A partir de la revisión de distintos documentos se ha logrado elaborar un listado de herramientas cuyo análisis permite aproximarnos a la reconstrucción de las técnicas usadas por los plateros indios en la Colonia, para así poderlas comparar con las de la época prehispánica.

36El platero indio supo aprovechar los beneficios concedidos por las posibilidades de acceder a una nueva tecnología para seguir elaborando piezas de estilo precolombino y europeo, lo que a su vez le permitió incorporarse a un mercado desconocido para él, teniendo la posibilidad de ofertar sus piezas tanto en el mercado colonial donde se intercambiaba por dinero, como en el mercado tradicional donde se intercambiaba por productos.

37En un trabajo anterior (Vetter 2008) se han realizado analisis arqueométricos que incluyen metalografías y microscopia electrónica de barrido donde se ha podido comparar la microestructura de piezas de metal precolombinas y coloniales. En base a dichos resultados se ha determinado que la fundición realizada por plateros precolombinos resultó ser una fundicion ‹sucia›, evidenciada por la aparacion de una serie de inclusiones metálicas y no metálicas mostradas en las fotomicrografías, mientras que en las piezas coloniales, este tipo de inclusiones no aparece. Para esta investigación, que forma parte de mi tesis doctoral, en uno de los capítulos se está comprobando lo mismo con piezas procedentes de la primera iglesia fundada por los españoles en el area andina, especificamente en San Miguel de Piura, costa norte del Perú.

Inicio de página

Bibliografía

Fuentes primarias

Archivo Histórico de la Casa Nacional de Moneda (Potosí) (AHCNM)

Archivo Nacional de Historia de Cuenca, Sección del Azuay (ANHC-SA)

Archivo Regional del Cusco (ARC)

Archivo Regional de Arequipa (ARA)

Archivo Arzobispal de Lima (AAL)

Archivo Regional de La Libertad (Trujillo) (ARLL)

Archivo Histórico Provincial de la Comunidad de Madrid (AHPCM)

Fuentes secundarias

Agostinho de la Torre, M., 1999 – Vocabulario histórico en relatos geográficos del siglo XVIII (Virreinato del Perú), 766 pp.; Zaragoza: Libros Pórtico.

Alonso Barba, Á., 1770 [1640] – Arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y plata por azogue. El modo de fundirlos todos, y como se han de refinar, y apartar unos de otros, 228 pp.; Madrid: Oficina de la viuda de Manuel Fernández.

Alonso, M., 1947 – Enciclopedia del Idioma: diccionario histórico y moderno de la lengua española (siglos XII al XX) etimológico, tecnológico, regional e hispanoamericano, 3 tomos; Madrid: Editorial Aguilar.

Benzoni, G., 2000 [1572] – La Historia del Mondo Nuovo (Relatos de su viaje por el ecuador. 1547-1550), 135 pp.; Guayaquil: Museo Antropológico y Pinacoteca, Banco Central del Ecuador.

Carcedo, P. & Vetter, L., 2002 – Instrumentos utilizados para la fabricación de piezas de metal para el período inca. Baessler Archiv, 50: 47-66; Berlín: Ethnologisches Museum de Berlín. 50 Congreso Internacional de Americanistas, Varsovia, Polonia (julio de 2000)

Castañeda Murga, J., 2002 – Introducción al estudio de la platería virreinal en Trujillo del Perú, 1534-1820. In: Platería Trujillana. Precolombina-Virreinal-Contemporánea (J. Torres della Pina, ed.): 55-94; Lima: Patronato Plata del Perú.

Cherry, J., 1999 – Artesanos Medievales. Orfebres, 72 pp.; Madrid: Ediciones Akal.

Cieza de León, P., 1996 [1553] – Crónica del Perú. Primera Parte, 354 pp.; Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Academia Nacional de Historia.

Cobo, B., 1964 [1653-1890] – Historia del Nuevo Mundo. Obras del Padre Bernabé Cobo de la Compañía de Jesús (F. Mateos, ed), 515 pp.; Madrid: Ediciones Atlas.

Covarrubias, S. de, 2003 [1611] – Tesoro de la lengua castellana o española según la impresión de 1611 (M. de Rique, ed.), 1093 pp.; Barcelona: Editorial Alta Fulla.

Curiel, G., 1991 – Glosario de términos de arte y legislación de los siglos XVII y XVIII. In: Juan Correa. Su vida y su obra. (E. Vargas Lugo & G. Curiel, eds), Tomo III: 271-302; México D. F.: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Estéticas.

De Terreros y Pando, E., 1987 – Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes, 4 tomos; Madrid: Arco Libros S. A. (Edición facsímil).

Diccionario Manual Sopena. Enciclopèdico e ilustrado, 1977 – 3 tomos; Barcelona: Editorial Ramón Sopena S. A.

Estenssoro Fuchs, J. C., 2003 – Del paganismo a la santidad: la incorporación de los indios del Perú al catolicismo, 1532-1750, 586 pp.; Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Instituto Riva-Agüero, Instituto Francés de Estudios Andinos.

Garcilaso de la Vega, I., 1985 [1609] – Comentarios reales de los Incas, 515 pp.; Lima: Banco de Crédito del Perú.

González Holguín, D., 1989 [1608] – Vocabulario de la Lengua General de todo el Peru llamada Lengua Qquichua o del Inca, 707 pp.; Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Edición facsimilar de la versión de 1952 a cargo de Raúl Porras Barrenechea).

Hoss de le Comte, M., 2005 – Platería Criolla, 129 pp.; Buenos Aires: Maizal Ediciones.

Hoyo, E. del, 1986 – Plateros, plata y alhajas en Zacatecas, 1568-1782, 199 pp.; Zacatecas: Gobierno del estado de Zacatecas, Instituto de Cultura de Zacatecas.

KHANDAK, 1748 – The Parisinus graecus 2327. Manuscrito.

Real Academia Española, 1726-1739 – Diccionario de la lengua castellana, en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con los phrases o modos de hablar, los proverbios o refranes, y otras cosas convenientes al uso de la lengua, 6 tomos; Madrid: Imprenta de Francisco del Hierro, Herederos de Francisco del Hierro.

Real Academia Española, 1780 – Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española, reducido a un tomo para su más fácil uso, 953 pp.; Madrid: Joachín Ibarra.

Real Academia Española, 1791 – Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española, reducido a un tomo para su más fácil uso. Tercera edición, 867 pp.; Madrid: Viuda de Joaquín Ibarra.

Real Academia Española, 1979 – Diccionario de Autoridades. Reproducción facsimilar de Diccionario de la lengua castellana, en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con los phrases o modos de hablar, los proverbios o refranes, y otras cosas convenientes al uso de la lengua; 3 tomos; Madrid: Imprenta de Francisco del Hierro, Herederos de Francisco del Hierro, Editorial Gredos.

Real Academia Española, 1803 – Diccionario de la lengua castellana compuesto por la Real Academia Española, reducido a un tomo para su más fácil uso. Cuarta edición; Madrid: Viuda de Joaquín Ibarra.

Real Academia Española, 2001 – Diccionario de la lengua española, 2 tomos, 929 pp.; 22a edición ; Madrid: Espasa Calpe.

Santamaría, F. J., 1942 – Diccionario general de Americanismos, 3 tomos; México D. F.: Editorial Pedro Robredo.

Spalding, K., 1974 – De indio a campesino: Cambios en la estructura social del Perú colonial, 258 pp.; Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Vázquez de Espinosa, A., 1969 [1630] – Compendio y descripción de las Indias Occidentales, 577 pp.; Madrid: Ediciones Atlas.

Vetter, L., 2008 – Plateros indígenas en el virreinato del Perú: siglos XVI y XVII, 292 pp.; Lima: Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Compañía de Minas Buenaventura S.A.A.

Vetter, L. & Carcedo, P., 2004 – La orfebrería artesanal contemporánea en el Perú: la experiencia del orfebre Mauro Rodríguez. Revista Artesanías de América, 57: 67-92; Cuenca: Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares.

Wolters, J., 2006 – On the Noble and Illustrious Art of the Goldsmith: an II th-century text. Historical Metallurgy, 40 (1): 68-88.

Inicio de página

Anexo

Anexo 14

A

Inventario de Francisco de Bello. Platero5

Inventario de Pedro Jose Mexia. Platero6

Formación de compañía entre Pedro de Billanueba y Marcos Bicensio. Maestros plateros de mazonería7

Venta de Manuel Fernandez de Santillan. Maestro platero difunto a Andres del Carpio. Maestro platero8

Venta de Fernando Gomes Marron. Maestro platero de plata a Lorenço Dias. Platero9

Testamento de Pedro Sánchez de Segura. Platero de masonería.

MESTIZO10

una brusela pequeña

caxon de plateria

un caxón[sic] de platero

tres caxones grandes

dos cajones de platería

un canutillo de soplar pequeño

una carretilla con su cabo de palo

tres carretillas

un cartabon

tres çepos

ocho sepos

veinte y tres zinzeles

dies y nuebe sinçeles de sinçelar pequeños

beinte sinseles

chambrote

un chanbrote de caveça

cinco chamborotes

un codeador [sic] pequeño

compases

un compaz grande y uno chico

un compas grande + tres compases [sic] pequeños

dos compases

dos botijas de varro de hacer crisoles

un inbutidor

una emide[¿] con su mano

encalleteador con su martilo

entenalla: tornillo de mano

entenalla

unas entellanas[sic] de mano sin tornillo + otras entenallas de mano

una entenalla

tres entenallas

dos escubillas de dorar

una escubilla de recoger la limalla

una estaca de borjes chiquito

una estaca quadrada pequeña

estacas llanas

una estaca llana

estacas redondas

una estaca redonda

estaca de golpear

estaca de fierro de labranza

tres estacas

fuelles

fuelle

unos cañones del fuelle

dos fuelles nuebos que no les faltan nada

dos fuelles

dos fuelles + dos cañones de fuel(le)

dos pares de gratas: escobilla para bruñir

hierros de torno

hierro o fierro de torno

seis yierros de torno

muchos yierros pequeños

una hilera con sus tenasas de tirar

onze ormas grandes y pequeñas

tres hormas grandes i veinte pequeñas

hormas de atorno

una jorma

dos limas grandes

limas grandes y una musa: lima más fina

veinte y una limas entre grandes y pequeñas

tres cajones con sus llaves y sus limas

limaton

un par de lustre

veinte i un martillo

dos martillos de ahondar

martillos de ahondar

dos martillos de aplanar

martillos de aplanar

dos martillos de aplanar

martillos de borpes[sic]

un martillo pequeño de doblar

sinco martillos de escudete

un martillo de forja

martillos de forjar

dos martillos de golpe

quatro martillos de restriruir

veinte y un martillos de labrar

martillo de orejas

martillos de restreñir

dos martillos grandes y un mediano

martillos grandes y pequeños

beynte y seis martillos chicos y grandes

medias cañas

 

quatro pares de cajas de bronce de amoldar

quatro pares de cajas de amoldar de madera

dos pares de cajas de vasiar

unas cajas de moldar

una caja grande llena de moldes

moldes de amoldar chicos i grandes

veinte y seis libras de plomo en moldes de la plateria

una arroba y quinçe libras de mol // des de plomo

un molde de abrir cuellos

dos pares de muelles

tres pares de muelles

dos muelles

tres muelles

unos muelles

tres palos grandes y su barbacoa[sic]

una parada

un perol grande de cobre

un perol chiquito

un perol de cobre de Castilla grande

tres perolillos de cobre viejos

otro perolito grande de cobre de Chile

un perol de laton grande

unas pesas de oro sin balanza con pezo de ochenta y seis castellanos

unas pesas de ocho marcos

el peso de pesar con su marco pequeño + un peso grande de Sevilla

una piedra de azeite

una piedra de azeite con su caja de palo

dos piedras de aseite

dos piedras de aseite

una piedra de codiar

ocho piedras de bruñir dorado

una piedra de bruñir plata

dos pilones de bronce de pesar

plomo para soldadura

prensa

dos pulganase grande

dos pulgaretes

tres pulganeses pequeños

alezna: punzon

dos punsones de oro

un punto falso

un purgarete

un quero[sic] de torno

rredor: esterilla de punta

un raedor pequeño

una rillena

rilierra de yierro

una serraja sola

una sierra

suaje (troquel)

dos suages[sic]

un suage

dos suajes

tres suajes

tablas

tres taburetes

taladro

taladro

un taladro con su broca

un taladro

taladro

dos tarrajas con su macho la una

una taraja

una tarraja con cuatro tornillos

tres tases grandes

un tas de golpe

un tas de aplanar

tas de aplanar

dos tasas [tases]de aplanar

dos tases chicos de aplanar + un tas de aplanar

tas de forjar grande + un tas de forjar pequeño

unas tenasas de tirar

tenassas de forja

una teneza [tenazas] de forxar

quatro tinasas [tenazas] de forjar

tenassas de vasiar

dos de tenazas de baziar

dos pares de tenazas

unas tinajas [tenazas] y otras con dos machos

cinco tenasas

tres pares de tenasillas

una tinasilla de punta

tenacillas de boca

tenasuela de broca

tenazillas de punta

dos tijeras

tixeras

tres tigeras de cortar plata grandes

dos tijeras grandes

unas tijeras pequeñas

dos toberas

tomines en metal

un tornillo mediano de herrero con unas limas

dos tornillos de alimar un taladro

un tornillo un macho de herrero

un torno con su vanco

un torno entero con sus siete hierros de torno

un torno con sus ierros de tornear

un torno con su tornillo

nueve hierros de torno

dos fierros de torno

doze hierros de torno

un pellejo del torno

quatro baras de torno

una vigornita: yunque de metal plano

iunque de forjar

un iunque grande de forjar

un yunque pequeño

un yunque regular

tres pares de zerdas

B

Testamento de Nicolás de Salas. Maestro platero de oro11

Testamento de Cristóbal de Almanza. Oficial platero, morador en esta ciudad de Quenca del Pirú12

Testamenteo de Juan Sacayco. Oficial platero, natural del Cusco, morador de Potosí

INDÍGENA13

Venta de Juan de Veramendi. Platero de plata a Luis de Peralta. Platero, moradores de esta villa ymperial de Potosi del Piru14

Venta de Pedro Gonçalez. Platero de plata a Sebastian Garçia. Platero, residentes en la villa imperial de Potosi15

Inventario de Luis de Salas. Platero de oro16

 

un adereço de dorar

dos libras de alambre (hilo de hierro delgado)

tres pares de alicates

unos alicates

un alicate

un almires con su mano: mortero

apretador de asientos de oro

un bote para atincar: birrajera

dos libras de atíncar

dos balansitas con nuebe pessas las quatro de a dies castellanos cada una las dos de a cinco la una de a tres otra de a dos y otras de un castellano con un marquito de a libra y su caxonsito

unas valanças pequeñas con un marco de medir a libra con falta de la pessa de dos adarnes[sic]

una banqueta

un banco

un banco grande

una bigorneta

una bigornia

una bigornia pequeña

una bigornia pequeña + una pequeña de punta

dos bigornias de punta

una bola de clavar

un vrumidor[sic] pequeño

cinco buriles

cinço buriles + quinze buriles + tres buriles de tornear + un buril

buriles

unas bruselas[sic]

bruselas

cinco caxones de platero

dos cajones biejos, un cajón de mi oficio [platero], un caxon nuevo

quatro caxones viexos

dos caxones

cajón de platería

un candil de velar de latón

las callanas que ubiere

dos casoleras de yerro + una casoleja de yerro de moler esmaltes

un casquillo de tirar

tres cepos

un cepo

un çincel pequeño + un çinçel

una bolsa de sinseles

cinceles

un chambrote de cabeça + dos chambrotes [sic] grandes

un clavillo de yerro

un compas pequeño

un compaz pequeño de latón

dos compases

quatro pares de crisoles

una enbutidera[sic]

una embutidera

unas entenallas

un caxon de esmaltes con seis basitos

esmalte de platero

dos cajas de esmaltar con dos candiles de velar

un escobazo de alambre

dos estacas de aplanar

dos estacas redondas

dos estacas redondas

dos estacas de ondones[sic]

dos franchotes[sic] de caveça y pulgares

unos fuelles

dos fuelles, unos fuelles con su camon

dos pares de fuelles

un fuelle

dos fuelles

un fuelle grande de vaciar + un fuelle más pequeño

quatro fustes: madera o vara

unas gratas

Unas gratas[sic] de limpiar plata

tres hileras de hierro

cuatro hileras con sus tenazas

un poco de ylo de alambre de yerro delgado

dos [libras] de hilo de hierro

juntas de cobre

una lastra: piedra plana

onse limas mas dies l

mas

tres limas pequeñas + diez limas pequeñas de platero + una lima + seis limas pequeñas de platero + Ocho limas de platero

las limas que ubiere

limas

una lunidera

tres martillos

dos martillos

un martillo de ahondar

dos martillos de aondar[sic]

dos martillos de aplanar

uno [martillo] de aplanar

dos martillos de clavar piedras

un martillo de corçe[sic]

uno [martillo] de escudete

un martillo de engastar

un martillo de forjar

dos martillos de forxar

un martillo de golpe

tres martillos de golpear

martillo de robar y reparar

un martillo de hoçico de puerco

uno [martillo] de hoçico de puerco

uno [martillo] de lanparas[sic]

un [martillo] parauso[sic: parahúso]

un martillo de perxe[sic]

un martillo de restriñir

dos martillos de restreñir[sic]

cinco martillos grandes y chicos, quatro martillos chicos y grandes

diez y siete martillos grandes y chicos

martillo de media mano

una messita pequeña

 

un caxon de amoldar viejo – otro pequeñito - dos pares de caxas de amoldar

una piedra de amolar

una caxeta con cinco caxas de baçiar

un arca de vaciar con los demás aparejos, tenazas

ciento y dies moldes chicos y grandes

dose papas de metal que pareçen moldes de platero, moldes de su oficio

unos moldes de v[a]ciar

tres pares de moldes

los moldes que ubiere de vano[sic]

tres moldes grandes de vaciar

moldes de media plata

moldelytos de plomo del oficio

los moldes de plomo que ubiere

moldes de plomo

un pedaço de vronçe molde de botones

un molde de passar hilo de plata

una moledera

una moledera

tres muelles

unos muelles, dos muelles

dos muelles

unos muelles

dos muelles

muelles y otras cosas

seis libras de peo[sic]

dos peroles de cobre

un perol

una pessa de media libra

un peso con sus pesas

un peso con su guindaleta y pesas

una piedra de aseytes de afilar

una piedra de afilar

dos piedras de afilar

 

una piedra de bruma

piedra de amolar

dos piedras de la unir

una pucuna[sic]

un pulgarete[sic] de candeleros

una alesna: punzón

un punsón de yerro

un rascador de yerro

unas rielieras[sic: rieleras]

tres rilleras[sic]

una rellera[sic: rielera]

 

dos libras de salatran[sic]

 

dos onsas y quarta de soliman: sustancia corrosiva

dos fuaxes [sic]

dos suages[sic]

un tablón de codear

un taburete usado

un taladro con su ballesta

un tas

un tas, un tas

un tas de aplanar

dos tases de aplanar

dos tases de fondones

un tas de forjar

dos tases de forxar

una tenaja [tenazas] grande de tirar

unas tenajas [tenazas] de forj[ar]

tenaças de forjar

unas tenaças de punta

dos tenaças de punta

seis tenazas de punta

unas tenaças de vasiar

tenazas de vaciar

dos pares de tenaças

dos pares de tenazas

unas tenassillas

unas tijeras + unas tisseras de platero

unas tixeras

unas tixeras

unas tixeras

un tintero de plomo con su salbadera de oxa de lata

Un tornillo pequeño de platero

un tornillo grande

un tornillo para limar

un tornillo de hierro para vaciar

un torno

un torno con diez hierros

 

dos torteras de nogal de coger la limalla

vigornita o bigornia

vigornita o bigornia

un yerro de abrir botones + veinte yerros de avrir y cortar botones

un yunque de forxar[sic]

Anexo 2

Glosario de los términos encontrados en los documentos

Ahogador: «Especie de collar que antiguamente usaban las mujeres» (RAE, 2001, I: 52).

Alambre: «Cierta especie de metal de color rubro (sic: rubio) y encendido, que quiere imitar al del oro; y en un tiempo fué estimado en mucho y se batió moneda dél, antes que se descubriesse el oro y su valor… Suele hilarse el arambre (sic) muy delgado para cuerdas de instrumentos músicos y para otras cosas. Los que entienden ser arábigo alambre, dizen estar compuesto de al-yambre, que llamamos ámbar, latine electrum, por tener aquella color del ámbar, que es como de una llama de fuego muy pura…» (Covarrubias, 2003 [1611]: 63).

Alesna: «(Del germ. Alĭsna; cf. a. al. ant. alansa, al dialect. alesne, ingl. dialect. alison). lesna (RAE, 2001, I: 69). Lezna. (De alesna). Instrumento que se compone de un hierro con punta muy fina y un mango de madera, que usan los zapateros y otros artesanos para agujerear, coser y pespuntar» (RAE, 2001, VI: 929).

Alicate: «Cierto género de tenaçuelas puntiagudas de que usan los plateros y otros artífices para torcer los hilos de hierro y alambre» (Covarrubias, 2003 [1611]: 90). Alicate: «(ár. al -lacat, tenazas). s. XVI al XX. Tenacillas de puntas cortas, fuertes, planas o cónicas, que se emplean en varios oficios» (Alonso, 1947, I: 255).

Almires: «Almirez (Del ár. hisp. almihrás o almihráz, y este del ár. clás. mihrās). Mortero de metal, pequeño y portátil, que sirve para machacar o moler en él» (RAE, 2001, I: 80).

Amusco, ca: «(l. muscus). s. XVII al XX. Musco (pardo)» (Alonso, 1947, I: 332).

Arcabuz: «Desus. arcabuz» (RAE, 2001, I: 63.). Arcabuz. «(Del fr. arquebuse, y este del neerl. medio hakebus, de bus, caja, y hake, gancho; cf. al. Hakenbüchse). Arma antigua de fuego, con cañón de hierro y caja de madera, semejante al fusil, que se disparaba prendiendo la pólvora del tiro mediante una mecha móvil colocada en la misma arma» (RAE, 2001, II: 133.).

Atíncar: «Cierta goma de un árbol índico, dicha por otro nombre borrax» (Covarrubias, 2003 [1611]: 164).

Azuela: «(l. asciola, d. de ascia, azuela). s. XIV al XX. Carp. Herramienta compuesta de una plancha de hierro acerada y cortante, con mango corto de madera (Alonso, 1947, I: 601)». Azuela. «Instrumento corto, no mui grande, hecho de madera, que tiene en el extremo un hierro doble, extendido, acerado y afilado, que sirve para labrar y desbastar la madera» (RAE, 1726-1739, I: 522).

Banco: «Assiento largo hecho de madera, en que caben algunas personas… se llama tambien (aunque no se puedan sentar en él comodamente) el que sirve para algunos oficios: como para los de Herrador, Fundidor y otros» (RAE, 1726-1739, I: 542).

Batihoja:«Lo mismo que Batidor de oro (De Terreros y Pando, 1987, I: 231)». Batidor de oro. «Fr. Batteur d’ or. Lat. Malleator, y Sejourn. Aurárius opifex; aunque esto propiamente lo es cualquiera que trabaja en oro. It. Battitoro. Este oficial bate el oro en una yunque, y le deja tan delgado como un papel, despues le mete en un libro cuadrado, y le vá adelgazando multitud de veces» (De Terreros y Pando, 1987, I: 231). Batir, machacar. «Fr. Battre. Lat. Térere. It. Battere» (De Terreros y Pando, 1987, I: 231). Batidor de oro, u plata. «Se llama el que hace y pone el oro, ú plata en panes para dorar ó platear con él los retablos, marcos y otras cosas. Llámase assi, porque lo hace á fuerza de batir el oro, ó plata con unos mazos que tienen en la mano, con que le ván adelgazando, como hacen los Libréros con el papel. Llámase tambien Batihója. Lat. Aurarius, ii, vel qui aurum in folia, aut bracteas ducit» (RAE, 1979, I: 575). Batihoja. «Lo mismo que Batidor de oro, ú plata. Es voz compuesta del verbo Batir y del nombre Hoja. Lat. Braćteator aurarius. Los batihójas y tiradóres saben bien la fuerza del oro en dexarse tanto adelgazar, y doblar sin quebrar jamás» (RAE, 1979, I: 575). Batir. «Golpear, dár golpes con una cosa dura contra otra, ó para deshacerla, ó para apretarla y baxarla, ó para otro fin: como batir la murálla, batir el papél. Viene del Lat. Batuere, que significa esto mismo» (RAE, 1979, I: 575).

Bigornia: «Especie de yunque, de que usan los Plateros, Herradores, Cerrajeros, &c. para asegurar, y golpear la pieza que trabajan. Su figura es por lo común á modo de una pilastra, con dos orejas a los lados, y una mesilla en la parte superior. Fr. Etau, estoc, bigorne. Lat. Plúteus, incus bicornis. It. Sorta d’ ancudíne. Hai bigornias de diversas hechuras, y piezas (De Terreros y Pando, 1987, I: 246)». Bigornia. «Instrumento de hierro de que usan los Herradóres, y Cerrajéros, para machacar, y adobar el hierro, y los Platéros para la plata, el qual es en forma de una pilastra corta y gruessa, con su meseta encima, de la qual salen dos oréjas, una á un lado en forma de pico puntiagudo, y la otra al otro lado opuesto, que es roma, y sobre ellas se machaca la pieza, que está arqueáda como la herradúra. Su etymologia es del Latino Bicornis, cosa de dos cuernos, por las dos oréjas que tiene, y por esta razón se debe escribir con b, aunque muchas veces se halle con v» (RAE, 1979, I: 608). Bigornia. «Un instrumento del que usan los que labran hierro, en que aprietan la pieça que han de labrar, y les sirve como de mano. Según cierto autor se dixo quasi bicornia, por los dos cuernos o puntas que se juntan una con otra. Otros bigornia, a vigore, por la fuerça con que aprietan» (Covarrubias, 2003 [1611]: 216).

Bruñidor: «Instrumento de hierro ú piedra, con que se limpian y bruñen los metales, y se ponen tersos y lustrosos: y tambien se alisan y bruñen otras cosas, como el marfil, la concha, etc.» (RAE, 1726-1739, I: 691).

Brusela: «Siglos XVIII al XX. Pinzas de platero».

Buril: «Instrumento de acero esquinado, cuya punta remata en uno de sus ángulos, con el qual se abre, y se hacen líneas, y lo que se quiere en los metales, como son oro, plata y cobre, etc.» (RAE, 1726-1739, I: 717).

Callana: «En el Perú, tiesto hecho de una vasija rota; cacharro. // Residuo del mineral que se beneficia.// Cristal para ensayar metales» (Santamaría, 1942, I: 277). Callana. «Tiesto de olla en que se queman ensayes de metal, ‹… pongase en un tiesto de olla, ó callana descubierta sobre brasas, quemese como quien quema algun ensaye de metal…›» (Alonso, 1770 [1640]: 79). Callana. «Hornos en donde se hace la fundición de la piña; porque en la lengua de los Incas significa tiesto» (Ulloa en Agostinho, 1999: 198). «En efecto, callana originariamente aludía al ‹tiesto o vasija, generalmente de barro, donde los indios cuecen pan o maíz›. Luego, en el campo de la minería adoptó las acepciones de ‹crisol para ensayar metales› y ‹oficina donde se funde metal y se determina la ley de las barras›» (Agostinho, 1999: 198).

Cartabón: «Quasi quartabón; la quarta parte de un quadrado con que se ajusta el ángulo recto» (Covarrubias, 2003 [1611]: 313). Cartabon. «Instrumento de madera de que usan los Ensambladores y Carpinteros para hacer sus cortes en las maderas en ángulo recto. Dixose assi como Quartabón, por ser el ángulo recto el que ocupa la quarta parte de un circulo» (RAE, 1726-1739, II: 202).

Cazoleja: «Diminutivo de cazuela». Cazuela. «Vasija redonda de barro mas ancha que honda, de varios tamaños, que sirve para guisar y otros usos» (RAE, 1780: 210).

Cepo: «(l. cippus, mojón, columna cineraria). s. XII al XIX. Madero grueso y de más de medio metro de alto en el que se fijan y asientan la bigornia, el yunque y otros instrumentos de los herreros» (Alonso, 1947, I: 1032). Cepo. «Tronco que sirve para acuñar sobre él la moneda. Fr. Sepeau. Lat. Truncus, stipes» (De Terreros y Pando, 1987, I: 399).

Cincel: «Hierro largo y redondo, la punta ancha y mui delgada, con la qual, dándole golpes en la cabeza, se va labrando la piedra» (RAE, 1726-1739, II: 352).

Cuja: «(l. coxa, cadera). f. //3. s. XVII y XVIII. Armadura de cama» (Alonso, 1947, I: 1302).

Embutidera: «Pedazo de hierro fuerte de figura casi circular con asiento en su parte inferior, y en la superior con un hueco adonde a golpe de martillo entra el clavo que meten los caldereros en los cazos, sartenes, etc.» (RAE, 1791: 356).

Encaje: «Pinzas o tenazas que usan los plateros para arrancar el metal que queda en las copelas» (Curiel, 1991: 279).

Encalletear: «Prob. derivado de encallecer o encallarse (del lat. incallare), que significa endurecer».

Entenallas: «(De en y el fr. tenaille, tenaza). Torno pequeño empleado para sujetar y arreglar piezas de poco tamaño» (Alonso, 1947, II: 1745).

Escobilla: «La limpiadera con que se limpian los vestidos, que se hace regularmente de cerdas de Javali. Llámase tambien Cepillo. // Se llama tambien la tierra ú polvo que se barre en las oficinas donde se trabaja de plata ú oro, en la qual se hallan algunos fragmentos de estos metales, que despues se separan lavándolo» (RAE, 1726-1739, III: 564).

Estaca de hondones [ondones]: «Estaca que, junto al tas de hondones, era empleada por los artífices para elaborar el fondo de las vasijas metálicas». Hondón. «El asiento o lo último de qualquier vasija, cantaro o tinaja, donde se echa alguna cosa líquida: como vino, azeite, etc. Antiguamente se decía Fondón» (RAE, 1726-1739, IV: 171).

Fuelle: «Instrumento conocido para recoger viento y volverle a dar, del qual se sirven ordinariamente los Herreros y otros Artífices para avivar el fuego de la fragua, y los tiene el órgano para dar viento al secreto, y de alli a los caños, y asimismo mas pequeños y manuales para soplar y encender el fuego en las casas» (RAE, 1726-1739, III: 806).

Fuste: «(Del lat. fustis, palo). Madera (parte sólida de los árboles cubierta por la corteza). // Vara (palo largo y delgado). // Vara o palo en que está fijado el hierro de la lanza» (RAE, 2001, V: 746). Fuste, «cierto instrumento que usan los Plateros para sentar una pieza, por medio del betun que echan para esto en el fuste mismo (De Terreros y Pando, 1987, II: 197). Fuste, «fundamento de madera para colocar, ó formar algo sobre él. Fr. Fondement, base. Lat. Ligneum fundaméntum. v. Apoyo» (De Terreros y Pando, 1987, II: 197).

Grata: «(De gratar). Escobilla de metal que sirve para limpiar, raspar o bruñir» (RAE, 2001, V: 782). Grata. «Escobilla de hilos metálicos que se emplea para raspar o bruñir, o para limpiar» (Diccionario Manual Sopena, 1977, II: 1111).

Guindaleta: «Cuerda de cáñamo gruessa para subir en alto algún peso; díxose assí quasi quindaleta, por estar torcida de cinco ramales, y porque con ella suben en alto piedras y otros pesos llamamos guindar el colgar alguna cosa que está pendiente» (Covarrubias, 2003 [1611]: 670). Guindaleta: «(De guindar). // s. XVII al XX. Pie derecho donde los plateros tienen colgado el peso» (Alonso, 1947, II: 2205).

Higa [Yga]: «(De higo). Dije de azabache o coral, en forma de puño, que ponen a los niños con la idea de librarlos del mal de ojo» (RAE, 2001, VI: 820).

Hilera: «Es una plancha de hierro, que usan los Plateros, y otros Oficiales, para ir hilando, ó adelgazando el oro, plata, cobre, &c. Fr. Filiere. Lat. Lámina foráta, tractilis. It. Trafila. El uso que tiene de hilar el oro, &c. le dá el nombre de hiléra... á la hilera llaman tambien los Oficiales Plateros, casquéte» (De Terreros y Pando, 1987, II: 290).

Horma [orma]: «El molde en que se fabrica o forma alguna cosa» (RAE, 1726-1739, IV: 177).

Jorma: «Ver Horma».

Lastra: «(De or. inc.). Lancha» (RAE, 2001, VI: 915). Lancha. «Piedra lisa, plana y delgada» (Diccionario Manual Sopena, 1977, II: 1324).

Ligor [liga]: «(De ligar). s. XV al XX. Aleación, acción y efecto de alear metales. // s. XV al XX. Cantidad de cobre que se mezcla con el oro o la plata cuando se bate moneda o se fabrican alhajas. // Mezcla de mineral y fundentes que se usa en los hornos metalúrgicos. // Porción de metal de clase inferior que se une a otro fino» (Alonso, 1947, II: 2567).

Lima: «Instrumento de acero escabroso y áspero, de que usan los Plateros, Cerrajeros y otros oficiales, para alisar y pulir sus obras» (RAE, 1726-1739, IV: 405).

Limalla: «Lo mismo que limaduras». Limaduras. «Las partecillas muy menudas que salen limando alguna cosa» (RAE, 1803: 517).

Martillo de engastar: «Instrumento usado por los plateros para cerrar los bordes metálicos que han de engastar las piedras» (Alonso, 1947, II: 2731).

Molde: «Pieza hueca, en que artificiosamente se vacia la figura, con todas las proporciones de aquella cosa que se quiere formar en bulto» (RAE, 1726-1739, IV: 590).

Moledera: «(De moler). s. XIX y XX. Piedra en que se muele» (Alonso, 1947, II: 2867).

Muelle: «(l. mollis, blando, suave). s. XIX y XX. Tenazas grandes que usan en las casas de moneda para agarrar los rieles y tejos durante la fundición y echarlos en la copela (Alonso, 1947, II: 2915). «Muelle, entre los fundidores de letras, es un hieryo (sic: hierro) corvo que muellea contra la matriz, para mantenerla en su lugar. v. Fundidor» (De Terreros y Pando, 1987, II: 632). «Muellear, dicen los fundidores de letras por lo mismo que hacer fuerza algun muelle, ó estribar contra otra cosa. V. Esta misma voz se puede usar en otras cosas por resistir, ó hacer fuerza en contra de alguna cosa» (De Terreros y Pando, 1987, II: 633).

Muzo, za: «Dícese de la lima que presenta grano de picadura más fina» (Diccionario Manual Sopena, 1977, II: 1545).

Patacon: «Moneda de plata de peso de una onza. Lat. Nummus argenteus uncia ponderis» (RAE, 1979, III: 161). Patacón. «(De pataca). Moneda de plata, de peso de una onza, y cortada con tijeras. // Coloq. Antigua moneda de plata de una onza. // Moneda de cobre de valor de dos cuartos.// Moneda de diez céntimos» (RAE, 2001, VIII: 1153).

Perol: «Vaso de metal mui abierto de boca, y en figura de una media esphera, que sirve para cocer diferentes cosas» (RAE, 1726-1739, V: 229).

Piedra de aceite: «Piedra de afilar las herramientas, que se templa con aceite» (Hoyo, 1986: 143).

Pilón: «Una pesa, que pendiente del brazo mayor del hastil de la romana, puede libremente moverse a qualquiera punto de los alli señalados, y determinar, segun su mayor o menor distancia del centro, el peso de las cosas, quando llega a formar con ellas equilibrio» (RAE, 1726-1739, V: 272).

Pilono: «Ver Pilón».

Pinjante: «Adorno, joya, &c. que cuelga. Fr. Joyau. Lat. Ornatus pendens. Danle el It. Pendenti, y lo acomodan á pendientes, ó arracadas» (De Terreros y Pando, 1987, III: 139). Pinjante. «La joya ó pieza de oro, plata ú otra materia, que se trahe colgando para adorno. Es voz mui usada en lo antiguo» (RAE, 1979, III: 275). Pinjante. «Dicho de una joya o pieza de oro, plata u otra materia: Que se lleva colgada a modo de adorno» (RAE, 2001, VIII: 1197).

Pucuna: «(q. ppucuna) Fuelles, o cañuto para soplar» (González Holguín, 1989 [1608]: 294).

Punzón: «Instrumento de hierro que remata en punta. // Se llama tambien un instrumento de acero algo romo, que en la boca tiene gravada alguna cosa, que aplicandola y dando golpe sobre qualquier materia, dexa gravado lo que en él está de realce: y dél usan los que abren matrices para Imprenta, los marcadores para la plata, etc.» (RAE, 1726-1739, V: 437).

Rascador: «Instrumento para rascar o limpiar. Usanle varios Artifices para limpiar o adelgazar los metales. Hacense de varias formas, segun el uso a que se destinen» (RAE, 1726-1739, V: 491).

Rilierra [rielera]: «La canal, ó molde en que se echa el oro, ó la plata que no está aun acuñado, ó trabajado, ó para reducirle á rieles. Fr. Lingotiere. Lat. Cylindricum proplasma, aerarium. It. Canale in cui si fonde l’ ore, ó l’ argento» (De Terreros y Pando, 1987, III: 377).

Redor [rredor]: «Una esterilla hecha en forma redonda» (Covarrubias, 2003 [1611]: 899).

Serraja: «Cerraja». Cerraja. «Lo mismo que Cerradura. Puede venir del nombre Herrage» (RAE, 1726-1739, II: 286).

Setenas: «Multa que consistía en septuplicar el valor de los daños producidos por el infractor».

Solimán: «(Del lat. cient. Sublimātum, infl. por el ár. Sulaymān, n.p). Sublimado corrosivo. // Desus. Cosmético hecho a base de preparados de mercurio» (RAE, 2001, IX: 1416).

Suaje: «Herramienta confeccionada de acero que sirve para cortar, doblar o marcar materiales blandos (papel, tela, cuero, etc.) y láminas metálicas».

Taburete: «Especie de asiento como una silla, con la diferencia que es raso, y sin brazos, y el respaldo para reclinarse mas estrecho. Guarnecese de baqueta, terciopelo, tafetan, y otras telas, clavadas a la madera» (RAE, 1726-1739, VI: 208).

Taladro: «Instrumento agudo, o cortante, de varias figuras, con que se agujerea la madera, ú otra cosa» (RAE, 1726-1739, VI: 214).

Tarraja: «(De or. inc.). Terraja» (RAE, 2001, X: 1453). Terraja. «(Del ár. hisp. tarráša, y este der. del persa tarāš(idan), cortar). Herramienta formada por una barra de acero con una caja rectangular en el medio, donde se ajustan las piezas que sirven para labrar las roscas de los tornillos» (RAE, 2001, X: 1469).

Tas: «Term. de Plateros. Especie de Vigorneta, en que se amartilla la hoja de la plata, y sirve tambien para otros usos» (RAE, 1726-1739, VI: 232).

Tenaza: «Instrumento de hierro formado con dos brazos largos, como tixera, vueltas las puntas, y chatas, que se unen, y aprietan una con otra, para prender, y asir, ó agarrar alguna cosa» (RAE, 1726-1739, VI: 244).

Tirador de hilo de oro: «Fr. Fileur, tireur d’ or. Lat. Aurarius ductor, aptator, atifex fili. It. Filatore ó filaloro» (De Terreros y Pando, 1987, III: 641). Tirador de oro. «El Oficial, que le reduce á hilo. Lat. Qui aurum ad fila deducit» (RAE, 1979, III: 280). Tirar el oro. «Pasarlo por la hilera, adelgazarlo. Fr. Tirer de l’ or. Lat. Aurum in fila ducere, subducere. It. Trafilare» (De Terreros y Pando, 1987, III: 644).

Tobera: «Term. de Plateros. El agujerillo, que tiene la forja, ú hornillo, por donde entra el cañón del fuelle» (RAE, 1726-1739, VI: 287).

Tomín: «(ár. timín, octava parte). s. XVII al XIX. Moneda de plata que se usaba en algunas partes de América equivalente a unos treinta céntimos de peseta» (Alonso, 1947, III: 3978).

Tornillo: «Espigón, ó clavo abierto a muescas espirales, que sirve para unir, ó armar alguna machina, ú sus piezas, uniendose, y apretandose en los huecos de ella, que llaman tuerca» (RAE, 1726-1739, VI: 304).

Vigorneta [vigornita]: «Bigornia pequeña» (De Terreros y Pando, 1987, I: 246).

Yunque: «Lo mismo que Ayunque». Ayunque. «Instrumento en que labran los Herreros el hierro. Dicese también yunque, y modernamente es el mas usado. Tomado del Latino Incus» (RAE, 1726-1739, I: 511; VI: 545).

Inicio de página

Notas

* Este trabajo es parte de la tesis para optar el grado de doctor en Historia del PEA-PUCP.

1 El anexo 2 es un glosario de los términos que aparecen en la lista del anexo 1. Así, el lector podrá tener una mejor aproximación a ellos.

2 Cinco de estos listados fueron trabajados en una investigación anterior (Vetter, 2008).

3 El platero Pedro Sánchez de Segura mencionaba en su testamento una serie de herramientas que se encontraban empeñadas al momento de realizarlo (Archivo Arzobispal de Lima, Legajo n.° 75B, Expediente n.° 8, 1668, fol. 6).

4 Transcripción literal del documento del cual se extrajo dicha lista.

5 ARLL, Serie Protocolos Notariales, Escribano Francisco de Espino, Legajo n.° 152, Protocolo n.° 179, fol. 235v (1691)

6 ARLL, Serie Intendencia, Subserie Causas Criminales, Legajo n.° 358, Expediente n.° 1475, fol. 3v (1798)

7 ARA, Prot. 261, f. 329-332v (1615)

8 ARC, Causas Civiles, Legajo n.° 13, Cuaderno n.° 13, f. 1-6v (1695-1699)

9 ARC, Prot. 218, f. 603v.-605v (1674)

10 AAL, Legajo n.° 75B, Expediente n.° 8, fol. 4v (1668).

11 AAL, Legajo n.° 97, Expediente n.° 24 (1677)

12 ANHC-SA RA, Not. 1, Libro n.° 500, f. 631-6239v (1628). Las herramientas en cursivas pertenecen al cajón de oficio de platero del sitio de Malal.

13 AHCNM EN, Legajo n.° 42, f. 1073-1075; f. 1075-1078v (1608)

14 AHCNM EN, ff. 2589-2590 (1620)

15 AHCNM EN, Legajo n.° 44, f. 734-735v (1612)

16 AHPCM, Prot. 3171, fol. 848-865v (1617). Disponible en: http://gremios.ih.csic.es/leonsoto

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Figura 1 – Moldes de arcilla, lingotes y cucharitas rapé
Leyenda Rinconada Alta, La Molina (Lima)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 256k
Título Figura 2 – Moldes para el vaciado
Créditos Casa del Alabado, Museo de Arte Precolombino (Quito)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 416k
Título Figura 3 – Talleres de platería, según grabados de Étienne Delaune (Augsburgo, 1576)
Leyenda Se observan las herramientas, el horno y diferentes actividades de los plateros
Créditos Cherry, 1999: 27
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 908k
Título Figura 4 – Talleres de platería, según grabados de Étienne Delaune (Augsburgo, 1576)
Leyenda Se observan las herramientas, el horno y diferentes actividades de los plateros
Créditos Cherry, 1999: 27
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 896k
Título Figura 5 – Cinceles y buril precolombinos
Leyenda Rinconada Alta, La Molina (Lima)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 244k
Título Figura 6 – Yunques-martillos
Créditos Sala de armas y herramientas, Museo Antropológico, Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca (Sucre)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 268k
Título Figura 7 – Tas y embutidera precolombina
Créditos Museo Inka, universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-7.jpg
Ficheros image/jpeg, 424k
Título Figura 8 – Grabado de Benzoni donde se muestra a los orfebres laminando y recalentando las piezas de metal
Créditos Benzoni, 2000 (1572)
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-8.jpg
Ficheros image/jpeg, 312k
Título Figura 9 – Orfebre recociendo un objeto de hierro en el horno
Créditos Wolters, 2006 sacado de Khandak, 1748
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-9.jpg
Ficheros image/jpeg, 768k
Título Figura 10 – Orfebre en la mesa de trabajo preparándose para soldar
Créditos Wolters, 2006, sacado de Khandak, 1748
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/4057/img-10.jpg
Ficheros image/jpeg, 384k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Luisa Vetter Parodi, « De la tecnología orfebre precolombina a la colonial », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 42 (2) | 2013, 203-235.

Referencia electrónica

Luisa Vetter Parodi, « De la tecnología orfebre precolombina a la colonial », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 42 (2) | 2013, Publicado el 08 agosto 2013, consultado el 30 mayo 2017. URL : http://bifea.revues.org/4057 ; DOI : 10.4000/bifea.4057

Inicio de página

Autor

Luisa Vetter Parodi

Programa de Estudios Andinos, Pontificia Universidad Católica del Perú. E-mail: luchivetter@hotmail.com

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CNRS
  • Logo Ministère des affaires étrangères
  • Revues.org