Navegación – Mapa del sitio
Évènements

Mesa Redonda: « L’indien et la politique »

París, 31 de marzo de 2011
Georges Lomné
p. 223-228

Texto completo

1Desde enero de 2010, la Dirección de las Américas y el Caribe del Ministerio francés de Asuntos Exteriores solicitó al IFEA y al CEMCA su contribución para luchar contra las ideas preconcebidas sobre la América Latina y, por ende, para promover une serie de reflexiones sobre temas transversales. Se inició entonces un ciclo de mesas redondas bajo el título: «¿A dónde va la América Latina?». Para la segunda edición se escogió el tema: «El indio y la política». Gracias a la gentileza de Dominique Fournier, la Salle du Conseil A de la nueva sede de la Fondation Maison des Sciences de l’Homme (FMSH) pudo albergar los debates durante la mañana del 31 de marzo. La filmación integral del evento se encuentra disponible en la red: http://www.archivesaudiovisuelles.fr/​2133/​home.asp

2El título del encuentro conjugó la ventaja y el defecto de las fórmulas lapidarias. Fácil de entender, introdujo sin embargo un artefacto intelectual: el indio. Bien sabido es por historiadores y antropólogos que esta categoría, nacida en tiempos de la Conquista, encubrió hasta nuestros días una infinita multitud de pueblos y culturas. Ponerla frente a «la política», en vez de «lo político», llevó a menor confusión. El propósito de la mesa no era razonar sobre categorías sino discurrir sobre la politización de los movimientos indígenas en dos países esenciales del arco geopolítico andino: el Perú y Bolivia.

3El tema fue de suma actualidad ya que la mesa tuvo lugar a pocos días de la primera vuelta de la elección presidencial peruana. Por lo tanto, convenía preguntarse si el proyecto del candidato favorito, Ollanta Humala, seguía inscribiéndose en la línea del «Pragmatismo etnonacionalista» postulado por su hermano Antauro Humala en el 2001 (Gamarra, 2009: 126). Es decir una ideología nutrida por la utopía andina y valores militares con miras a que tomara su revancha la llamada «raza cobriza». Frente a esta tendencia, era legítimo preguntarse cómo había evolucionado la neo-indianidad, muy new age, de Alejandro Toledo (Galinier & Molinié, 2006: 213-224).

4También hacía falta interrogarse sobre el «aymarocentrismo» (Alvizuri, 2009) del discurso oficial boliviano y tratar de ver si la asociación del «ser nacional» al legado aymara no correspondiera a una invención de la tradición equiparable al que asemejaba todo pasado glorioso al de los incas. Con una diferencia sin embargo: el orgullo aymara es asociado a la capital del país y aún más a su apéndice de El Alto o, como lo expresó el vicepresidente Álvaro García-Linera, a la «franja de Gaza» de la «republiqueta indígena» de la zona aledaña a Achacachi (García Linera, 2001), situada en el departamento de La Paz en la orilla oriental del lago Titicaca. Por lo tanto, era imperativo preguntarse si la etnicización de la política no condujo a la representación demasiado simplista de un país dual, en el plano territorial y cultural. De igual manera, si es bien cierto que Evo Morales supo capitalizar el voto aymara, parece no haber integrado de manera correspondiente esta comunidad al aparato de Estado. A final de cuentas, el juego político ¿no seguiría siendo un juego de facciones más allá de meras oposiciones étnicas?

5Por último, era necesario interrogar el proceso de construcción de una representatividad política en la Amazonía peruana. Los acontecimientos de Bagua, en junio de 2009, han dejado llagas abiertas. Nadie ha olvidado que el presidente del Perú afirmó en televisión en esa ocasión que:«estas personas no son ciudadanos de primera clase que puedan decir, 400 000 nativos, a 28 millones de peruanos: tú no tienes derecho de venir por aquí (...). Quien piensa de esta manera quiere llevarnos a la irracionalidad y al retroceso primitivo en el pasado».

6Un año y medio antes, en tres famosos artículos de El Comercio, Alan García Pérez había asemejado ya, a los indígenas y las ONG que los apoyaban, al «perro del hortelano» que no produce riquezas ni autoriza a que otros las produzcan. Por lo tanto, convenía analizar la politización de los indígenas amazónicos y medir su grado de madurez. ¿Acaso, no sería importante hoy en día su incorporación al juego político tradicional y, muy en particular, su participación en las elecciones? También cabía interrogarse en esta mesa redonda sobre la recuperación de algunos movimientos indígenas con el fin de orientar sus reivindicaciones o de desacreditarlas. Un tema candente, ahora que los precios del gas y del petróleo se han valorizado nuevamente.

7Carmen Salazar Soler, antropóloga y Directora de investigaciones en el CNRS, rompió lanzas con una ponencia titulada: «¿Un despertar indio en el Perú andino?». Evocó primero el contexto de la «excepción peruana». Esta radicaría en una «des-indianización», notoria después de la época del general Juan Velasco Alvarado (1968-1975), durante la cual hasta se llegó a remplazar la voz de «indio» por la de «campesino». El fenómeno se explicaría por tres factores esenciales: la emigración masiva hacia la Costa que provocó la reforma agraria, el peso del mestizaje y el persistente predominio del prejuicio de clase sobre el prejuicio racial. El ambiente hostil de Lima y de la Costa hacia los 11 millones de serranos que llegaron a instalarse allí les obligó a una estrategia de disimulación, la «cholificación», y les condujo a afianzar solidaridades regionales que no valoraron un «nosotros» indígena sino la conformación de una plebe urbana de incierta identidad. Muy por el contrario, la élite criolla siguió apropiándose la categoría de lo «indio» para nutrir su veleidad de independencia cultural frente a la madre patria española y el resto del continente. Es muy notorio al respecto que ¡el propio presidente Augusto Leguía (1919-1930) se hiciera llamar Viracocha y pronunciara discursos en quechua! Carmen Salazar hizo notar luego que el gremio militar se apropió de la cuestión indígena durante el siglo XX. También recalcó el auge del multiculturalismo a partir de la constitución de 1993. La destrucción simultánea de los sindicatos por el régimen de Fujimori, que no veía en ellos sino a aliados de Sendero, aceleró el brote de neo indigenismo que estalló durante la presidencia de Toledo. En un segundo punto, mucho más breve, Carmen Salazar volvió sobre el carácter artificial de la categoría de Indio. Categoría jurídica por antonomasia, el Indio disponía en tiempos coloniales de su propia «república» y de sus propias leyes. Subrayó también la dimensión religiosa de la categoría: la construcción colonial del Indio sirvió a la conversión (Estenssoro, 2003). En fin, según la famosa frase de Henri Favre, con la república «el indio se convirtió en ciudadano y cesó de existir» (Favre, 1996: 25-26). La ponencia terminó con la evocación de la etnicización desde 2004 de la lucha de la Conacami (Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería), un sindicato que aspira a ser el gemelo andino de la Aidesep (Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana). También se evocó la constitución progresiva de varias organizaciones indígenas: la Coopip (Conferencia Permanente de los Pueblos Indígenas del Perú), el Conapa (Consejo Nacional de Pueblos Indígenas y Afroperuanos) y, finalmente, la CAOI (Coordinación Andina de Organizaciones Indígenas) a nivel regional (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú).

De la izquierda a la derecha: Georges Lomné, Carmen Salazar-Soler, Jean-Pierre Chaumeil y Franck Poupeau

De la izquierda a la derecha: Georges Lomné, Carmen Salazar-Soler, Jean-Pierre Chaumeil y Franck Poupeau

8Franck Poupeau, recién egresado del IFEA y actualmente encargado de investigación en el CNRS, intervino luego sobre el tema: «La identidad aymara: herencias y ambivalencias de una construcción política». De entrada, quiso subrayar que aunque constituyen el segundo grupo étnico de Bolivia en términos demográficos, los aymaras tienen mayor peso simbólico en este país. Destacó luego cómo para unos, el vínculo de Bolivia con la identidad aymara tiene arraigo en épocas muy remotas cuando para otros se trata de una construcción reciente, de una invención de la tradición. Empero, para Poupeau, ninguna de estas visiones da acceso al entendimiento de los conflictos actuales. La famosa pregunta del «¿Quiénes somos?» (Albó, 1986 [1976]) permanece abierta y seguirá dando materia a debate (Lavaud & Daillant, 2007). Por lo tanto, Poupeau confesó tener mayor interés, como sociólogo, por el proceso mismo de la lucha por el control del poder. En esta veta, decidió analizar en paralelo la trayectoria de dos «indios», Víctor Hugo Cárdenas Conde y Evo Morales. La trayectoria de Cárdenas es la de un intelectual aymara, sindicalista moderado formado dentro del ámbito del Katarismo (Movimiento Revolucionario Tupaj Katari de Liberación o MRTKL), que llegó a ser vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997) y se presentó contra Evo Morales en los comicios de 2009. Sus repetidas tomas de posiciones a favor del muticulturalismo y de la educación bilingüe lo llegarían a hacer considerar como «traidor» (llunk’u) en 1994 por el sexto Congreso de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia. En enero de 2009, bajo la misma acusación, la comunidad de «campesinos» indígenas Omasuyos de la ciudad de Sankajahuira decidió expropriarlo. En marzo llegarían a invadir su casa y a agredirlo en persona. La trayectoria de Evo Morales brinda algo mucho más radical, siendo más heredero de la Revolución Nacional de 1952 que del indianismo profesado últimamente por su gobierno. Como lo señalan los trabajos recientes de Hervé Do Alto (Do Alto & Stefanoni, 2008), su formación sindical y la herencia de su retórica anti-capitalista seguirían conformando muchas de sus actitudes políticas más allá de cierta parafernalia identitaria, como la entronización que recibió de parte de varios líderes indígenas en Tiahuanaco, el 21 de junio de 2008. Según Franck Poupeau, el éxito electoral de Evo Morales tiene que ver en gran parte con la adhesión de la burguesía aymara de pequeños empresarios de El Alto. El MAS sería por ende un partido de pequeños productores. Pero reducir El Alto a una especie de baluarte anti occidental sería cometer un grave error de interpretación: una sociedad compleja se está gestando allí, con referentes culturales complejos que ni siquiera remiten a una sencilla hibridación.

9Jean-Pierre Chaumeil, Director de investigación del CNRS asignado al IFEA, intervino luego sobre la temática de la «politización del movimiento indígena en la Amazonía peruana». De entrada recalcó un importante cambio de paradigma: las investigaciones recientes han devuelto a las culturas amazónicas una antigüedad y un rango de organización social y política muy superior a los que se postulaban tradicionalmente. Hasta se podría decir que la selva sirvió de cuna al desarrollo de las culturas precolombinas desde periodos muy remotos. La propia cerámica policroma tendría su origines en la selva unos 2 000 años antes de Cristo. Hoy en día los pueblos indígenas de la Amazonía peruana cuentan con 330 000 individuos, organizados en 1 497 comunidades censadas. Sin embargo, los territorios indígenas no representan sino 16,7 % de la Amazonía peruana. Jean-Pierre Chaumeil hizo luego un breve repaso histórico de la politización de los indígenas. Destacó la época del general Juan Velasco Alvarado (1968-1975), y la promulgación en 1974 de la Ley de Comunidades Nativas (DL 20653) que garantizó su existencia legal y títulos de propiedad. Aquel fue el momento de las primeras federaciones políticas indígenas. Mostró luego cómo el general Morales Bermúdez (1975-1980) dio varios pasos atrás, cerrando el proceso de atribuciones de tierras y favoreciendo el auge de las concesiones privadas. El presidente Fernando Belaúnde Terry (1980-1985) seguiría estos pasos. Esta época fue la de la creación de Aidesep (Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana), la mayor organización de pueblos amazónicos a escala nacional. También recalcó Jean-Pierre Chaumeil que durante el primer gobierno del presidente Alan García Pérez (1985-1990) surgió una nueva organización: la Conap (La Confederación de Nacionalidades Amazónicas del Perú). A los dos años, en 1989, fue promulgada una nueva ley (L 24994), sobre el desarrollo rural de la Amazonía peruana y, de hecho, se inició la privatización y la explotación intensiva de la selva. Bajo el gobierno de Alejandro Toledo, serían creados dos organismos de Estado sucesivos: la Conapa, ya mencionada, y el Indepa (El Instituto Nacional de Desarrollo de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuano). En la segunda parte de su ponencia, Jean-Pierre Chaumeil recalcó la politización creciente de Aidesep a favor de la defensa de los derechos indígenas y enfatizó el por qué del enfrentamiento de las poblaciones awajún y wampi (de idioma Jívaro) con la política del segundo gobierno de Alan García Pérez, que desembocó en la masacre de Bagua. En la tercera parte de su ponencia, Jean-Pierre Chaumeil explicó las evoluciones sociológicas del leadership amazónico: recientemente ha surgido un nuevo tipo de líder indígena más cercano al hombre político de corte occidental (Romio, 2010). También recalcó la nueva actitud colectiva de los indígenas: integrarse al Estado, a través de los comicios y, a la par, seguir involucrándose en formas de protestas tradicionales (Mouriès, 2010).

Inicio de página

Bibliografía

ALBO, X., 1986 [1976] – Khitïpxtansa? ¿Quiénes somos? Identidad localista, étnica y de clase entre los aymaras de hoy. In: Identidades andinas y lógicas del campesinado (L. Necker, ed.); Lima: Mosca Azul (versión española de De l’empreinte a l’emprise, Paris: PUF, 1982). El artículo fue publicado inicialmente por el CIPCA, La Paz, 1976.

DO ALTO, H. & STEFANONI, P., 2008 – Nous serons des millions. La gauche bolivienne à l’assaut du pouvoir; París: Raisons d’agir.

ALVIZURI, V., 2009 – Mecanismos de cristalización aymara en Bolivia. In: El regreso de lo indígena. Retos, problemas y perspectivas (V. Robin Azevedo & C. Salazar-Soler, eds.): 135-156; Lima: IFEA, CBC, MASCIPO, LISST y Cooperación regional para los países andinos.

ESTENSSORO, J. C., 2003 – Del paganismo a la santidad. La incorporación de los indios del Perú al catolicismo. 1532-1750, 586 pp.; Lima: IFEA, PUCP-Instituto Riva-Agüero.

FAVRE, H., 1996 – L’indigénisme, 127 pp.; París: PUF. Colección «Que sais-je?», n.° 3088.

GALINIER, J. & MOLINIÉ, A., 2006 – Les néo-Indiens. Une religion du IIIe millénaire, 329 pp.; París: Odile Jacob.

GAMARRA CARRILLO, J., 2009 – Filósofos y guerreros: nacionalismo, etnicidad y modernidad en el etnocacerismo. In: El regreso de lo indígena. Retos, problemas y perspectivas (V. Robin Azevedo & C. Salazar-Soler, eds.): 105-133; Lima: IFEA, CBC, MASCIPO, LISST y Cooperación regional para los países andinos.

GARCÍA, PÉREZ, A., 2007-2008 – El síndrome del perro del hortelano: El Comercio, 28/X/2007; Receta para acabar con el perro del hortelano: El Comercio, 25/11/2007; El perro del hortelano contra el pobre: El Comercio, 02/03/2008.

GARCÍA LINERA, Á., 2001 – Indios y q´aras: la reinvención de las fronteras internas. In: bibliotecavirtual.clacso.org.ar

LAVAUD, J.-P. & DAILLANT, I., 2007 – La catégorisation ethnique en Bolivie. Labellisation officielle et sentiment d’appartenance, 298 pp.; París: L’Harmattan.

MOURIÈS, T., 2010 – Les autochtones amazoniens dans la fabrication du politique au Pérou: entre subalternisme et représentation politique; París, EHESS. Proyecto de tesis.

ROMIO, S., 2010 – Analyse socio-politique de l’AIDESEP, organisation interethnique de l’Amazonie péruvienne; París, EHESS. Memoria de Master 2 (Mención: Estudios políticos).

Inicio de página

Índice de ilustraciones

URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/1699/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 364k
Título De la izquierda a la derecha: Georges Lomné, Carmen Salazar-Soler, Jean-Pierre Chaumeil y Franck Poupeau
URL http://bifea.revues.org/docannexe/image/1699/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 389k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Georges Lomné, « Mesa Redonda: « L’indien et la politique » », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 40 (1) | 2011, 223-228.

Referencia electrónica

Georges Lomné, « Mesa Redonda: « L’indien et la politique » », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 40 (1) | 2011, Publicado el 01 octubre 2011, consultado el 23 noviembre 2017. URL : http://bifea.revues.org/1699 ; DOI : 10.4000/bifea.1699

Inicio de página

Autor

Georges Lomné

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CNRS
  • Logo Ministère des affaires étrangères
  • Revues.org